Reseña de Streaming

Hoy os hablamos de un juego que, pese a compartir el tamaño de caja, no forma parte de la saga 19XX de Looping Games. Se trata de Streaming, su apuesta en el mundo de los juegos de apuestas.

Este juego ha sido ideado por Víctor Melo y cuenta con las ilustraciones de varios artistas como Pedro Soto, Chema Román, Carlos Romano, Chema Vicente y Pedro A. Alberto. Es un juego de 3 a 5 jugadores, con una edad mínima recomendada de 10 años y una duración de una media hora aproximadamente.


¿DE QUÉ VA?

Comprar DVDs está pasado de moda, más allá de un 2×1 en los Black Fridays, y los BluRay no han cuajado como deberían. Lo actual es el streaming de contenido. Suscribirse a Netflix o HBO es lo más habitual y tú lo sabes. Es por eso que vas a montar tu empresa de streaming con contenido audiovisual, pero antes deberás pelearte por las licencias del contenido que podrás mostrar en tu plataforma. ¡No dejes que se te escapen las mejores series y películas!

Con Streaming se nos propone un juego de subastas en el que, al final, puntuaremos por mayorías cada tipo de contenido. El juego se reduce a una serie de pujas de puño cerrado aderezadas con reglas que irán cambiando en cada partida y alguna forma de puntuar adicional durante cada una de las cinco rondas.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

La rectangular y contenida caja contiene:

  • 60 cartas de contenido, divididas en ficción, documentales, reality, deportes y animación.
  • Una carta de mando a distancia, aunque nosotros tenemos la promo de Essen, en cartón.
  • 9 cartas de Audiencia a ambas caras, las cuales modifican las reglas del juego básico.
  • 70 monedas en plástico plateado y dorado, con aspecto de mármol.
  • Un cuaderno de puntuación y un lápiz.

El juego, al ser completamente independiente de idioma, incluye reglas en otros idiomas, por lo que el manual en castellano comparte páginas con su traducción al inglés. En la editorial tienen claro que un proyecto así, como pasó con Topoum, tiene posibilidades en mercados internacionales.


¿CÓMO SE JUEGA?

Streaming está dividido en cinco rondas. Tras la quinta ronda tendrá lugar la puntuación final y definiremos el ganador mediante los puntos de victoria obtenidos durante la partida.

Antes de iniciar la partida deberemos escoger cuatro cartas de audiencia, las cuales modulan y cambian reglas del juego. En el reglamento encontramos algunas recomendaciones como propuesta. Cada jugador empezará la partida con diez monedas, aunque iremos adquiriendo más al final de las rondas.

De entre las cartas de audiencia, debemos escoger dos extremos y dos zonas centrales, como vemos en el detalle. Cada una de estas cartas cambian las reglas básicas del juego de forma activa o pasiva.

Cada ronda tiene tres fases bien diferenciadas:

SUBASTAS

En cada ronda levantaremos tantas parejas de cartas de contenido como jugadores más uno. Las cartas de contenido se subastarán de dos en dos, empezando por la más alejada al mazo de robo.

Debemos saber que encontramos cinco tipos de cartas, diferenciadas por su marco en un color específico y el icono del borde inferior derecho. Estas cartas contienen un valor del 1 al 10 en cada uno de los tipos.

Detalle de los cinco tipos de cartas, en cinco colores.

Es importante saber que encontramos un tipo especial de cartas, de las que tenemos dos copias por cada tipo de contenido. Estas cartas «multipantalla» al más puro estilo multifutbol del Canal+ de hace más de una década, no tiene un valor concreto, sino que pasarán a valer tanto como cartas de esa categoría tengas en tu zona de juego. En partidas a pocos jugadores no usaremos estas cartas aunque, si lo prefieres, podrás incluirlas siguiendo las recomendaciones del reglamento.

Carta multipantalla del tipo deportes.

En esta fase subastaremos cada pareja de cartas hasta agotarlas. Cada subasta se resuelve de forma sencilla: una apuesta a puño cerrado que ganará el mejor postor.  En caso de empates, se resuelve teniendo en cuenta el poseedor del mando y prosiguiendo en sentido horario. Nadie ganará sin pujar un mínimo de una moneda. El ganador de cada subasta obtendrá, además de las cartas, el mando a distancia.

Las cartas de contenido se subastan en parejas, de más alejadas a más cercanas al mazo de cartas restante.

Las cartas obtenidas deben ser colocadas en nuestra zona de juego. Estas dos cartas deben colocarse en columnas, agrupando verticalmente todas las del mismo tipo que vayamos adquiriendo, y de arriba a abajo a medida que las obtengamos. De esta manera, tendremos un máximo de cinco columnas que iremos apilando de modo que la última carta colocada sea la que más reciente hemos adquirido.

PROMOCIÓN

Antes de acabar la ronda podemos promocionar nuestro contenido. ¡Oh, blanca Navidad!

En esta fase, si aun nos queda alguna moneda, podremos colocarla en la última carta colocada en cada columna para ganar tantos puntos como el valor de esa carta. Así, si tenemos varios documentales, y el último de los cuales tiene un valor de 8, podemos colocar una y solo una de nuestras monedas restantes para ganar 8 puntos. ¡No está nada mal guardarse alguna moneda para esto!

De esta manera, es importante ver que un valor alto al final de alguna columna puede ser muy rentable durante el trascurso de la partida, lejos de ir a buscar el control de ese contenido, que es la forma principal de puntuar al final del juego.

INGRESOS

Durante todas las fases excepto la última, los jugadores recibirán 10 monedas para afrontar la siguiente ronda. Pese a ello, es importante saber que si tienes algún excedente, lo mantienes entre rondas, por lo que deberías tener en cuenta si el resto de jugadores gasta sus monedas o está ahorrando para el futuro…

Al final de la partida deberemos pasar a contar lo siguiente:

  • Por cada tipo de contenido cada jugador cuenta la cantidad de cartas que posea. El jugador con más cartas de un mismo tipo pasará a ganar tantos puntos como la suma del valor de todas sus cartas de ese tipo. En caso de empates, todos los jugadores puntúan.
  • Por cada moneda sobrante, los jugadores ganan un punto adicional. De esta manera, es mucho más atractivo invertir en promoción que guardar monedas para el final de la partida.

El jugador con más puntos (millones de suscriptores) será el ganador de la partida.


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

No tenemos un gran despliegue para empezar a jugar. Baraja las cartas de contenido, elige o toma cuatro cartas de audiencia y ponte a jugar. Sobre la mesa iremos acumulando cartas frente a cada jugador, además de las parejas de contenido que iremos subastando, por lo que el juego crecerá durante las cinco rondas de duración.

Partida a tres a punto de empezar. ¡El jugador inicial se sienta enfrente, poseedor del control a distancia!


¿QUÉ NOS PARECE?

Streaming es una propuesta en los juegos de subastas que nos ofrece una variabilidad entre partidas interesante y una manera de puntuar que se aleja de la clásica adquisición de nuevas cartas.

¡Otro juego en caja pequeña de Looping! ¡Otra caja en nuestra estantería! Curiosamente, este Streaming no se basa en el 1900 y pico, sino que, pese a compartir continente, no entra dentro de la serie de juegos de Perepau editados editados por Looping. Aquí tenemos una propuesta distinta, aunque casi tan recomendable como el resto de títulos de su catálogo.

Otro juego de subastas a la larga lista. Es una mecánica que parece que ha tomado cierto impulso tras la reedición de juegos del maestro Knizia, como Modern Art (aquí su reseña). Es una mecánica en la que es difícil sorprender dada la sencillez del formato, pero que suele gustar a todo aquel que disfrute con la gestión del dinero. Víctor Melo no lo tenía fácil, pero ha logrado sorprender con dos detalles interesantes que diferencian a Streaming de la mayoría de juegos de su categoría.

Por una parte, la inclusión de las cartas de audiencia hace que cada partida sea distinta a la anterior. El repertorio de cartas, del que tomaremos cuatro por partida, ofrecen cambios en las reglas básicas del juego, modificando alguna de las cuatro fases de la partida. De esta manera, y como notaréis desde la primera partida, deberemos jugar teniendo muy en cuenta estos cambios, dado que suelen ofrecer grandes beneficios ante algunas estrategias y modificarán nuestra forma de progresar.

Aquí no acaba la cosa, y es que el hecho de poder promocionar el contenido proporciona una vía alternativa en la generación de beneficios durante la partida. A diferencia de la mayoría de juegos, donde comprar lo mejor al mejor precio es nuestra premisa principal, en Streaming podemos ahorrarnos unas monedas, dejando contenido de alto valor a la vista en nuestra zona de juego para invertirlo en promocionar y ganar así una gran cantidad de puntos. No es algo que nos deba alejar de la pelea por las mayorías, pero sí que es una fuente importante de puntos que pueden compensarnos en ciertas ocasiones.

Con estos dos elementos ya vemos que la propuesta suena original, pero ahí tenemos a la mano de Pedro Soto haciendo que las ilustraciones que acompañan a cada carta de contenido hagan que se trate de un juego lleno de referencias televisivas y un elevado nivel artístico. En esta ocasión, aunque Pedro haya ilustrado la portada y otros componentes, las ilustraciones del contenido han sido producto de varias colaboraciones, de las que solo los documentales salen de Soto. Pedro A. Alberto se encarga de los reality shows, Chema Román de las películas y series de animación, Carlos Romano del deporte y, finalmente, Chema Vicente del contenido de ficción. Cada uno, con su estilo, aporta una variedad técnica que enriquece el resultado final. De esta manera, el conjunto brilla por su puesta en escena, haciendo que un juego aparentemente frío como las subastas, acabe teniendo un tema actual y tan bien implementado como cabría esperar.

El hecho de que al final solo puntúe el contenido el jugador con la mayoría de cartas de ese tipo no hace que debamos despreocuparnos de algunos contenidos. Dado que, como ya hemos contado, el poseedor de la mayoría de cartas de cada tipo ganará tantos puntos como sume el valor de sus cartas, hace que si se lo dejamos fácil, un jugador no solo puntúe el contenido, sino que lo puntúe de una forma muy eficiente. ¡No te olvides de eso!

La duración de una partida de Streaming es ideal para lo que propone. Unas subastas a puño cerrado no permiten un control milimétrico de lo que ocurre, y el sistema de desempates puede llevarnos a situaciones que desesperen a los más neuróticos, por lo que una duración tan contenida hará que, sin perder la toma de decisiones, nos encontremos ante un juego ligero y con una duración cercana al filler. Desde luego, en nuestro caso, siempre ha salido entre dos juegos más largos y, además de amenizar y relajar al personal, ha mantenido esa tensión en cada apertura de puños que hacen que tenga asegurada otra aparición tras el siguiente juego largo.

A distinto número de jugadores vemos las diferencias esperables. A mayor cantidad de participantes las distintas mayorías se disuelven un poco, haciendo que a tres bandas el juego sea más tenso y una confrontación directa con tus dos oponentes, mientras que es probable que la cosa se diversifique cuando contamos con un cuarto o quinto jugador. En cualquier caso, hemos disfrutado a cualquier número de jugadores en todas nuestras partidas.

En resumen, Streaming es un juego sencillo con algunos elementos originales que lo diferencian dentro de la categoría de subastas, haciendo que pueda atraer a aquellos que disfruten de esta mecánica pese a tener muchos otros títulos en su ludoteca. Una duración contenida, una variabilidad entre partidas y una interacción constante, típica en este tipo de juegos, hacen que Streaming sea un título a tener en cuenta como filler o como algo más, pero como una experiencia divertida y dinámica. Un proyecto original y producido con el mimo que caracteriza a los juegos de Looping Games, aunque no tenga un 19XX delante de su título.


PUNTOS POSITIVOS

  • Subastas con algo original: se agradece que dentro de una categoría como ésta, se haya diseñado un juego con toques originales como la audiencia y la promoción de contenido.
  • Duración justa: los treinta minutos son algo muy acertado en un juego donde el control no es tan fino como cabría esperar, dejándolo en una propuesta con decisiones pero nada sesuda.
  • Buen funcionamiento a todo número de jugadores: que se disfruta de 3 a 5 jugadores pese a sus discretas diferencias en la competencia por las mayorías.
  • Ilustraciones variadas: que ya no son todas de Soto, sino que encontramos un artista por cada tipo de contenido, dejando buen sabor de boca en todas ellas y mostrando estilos variados y cuidados en todos los casos.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Un control parcial: en este tipo de subastas no podemos apostar de forma fina y controlable, haciendo que cada ronda sea más una gestión de diez monedas que una subasta activa.

Este juego ha sido cedido por Looping Games para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: