Nos encontramos ante una reedición de Knizia con casi tres décadas a las espaldas que vuelve a las tiendas con un estilo renovado pero sin cambios mecánicos.

Classic Art es una propuesta de apuestas con información creciente y repleta de obras de arte.


Diseñador/a:Reiner Knizia
Ilustrador/a:Chris McGloughlin
Editorial:CMON Global Limited
Idioma:Español
Número de jugadores:3-5
Duración:30-60 min
Edad mínima recomendada:10+

¿DE QUÉ VA? 

En Classic Art intentaremos predecir los estilos artísticos más famosos de la siguiente temporada para poder apostar de forma eficiente. Arriésgate y juega con los movimientos de los rivales para poder ser el más prestigioso curador de arte.

Classic Art boardgame juego de mesa

¿CÓMO SE JUEGA?

Para jugar deberemos mezclar las cartas y repartir una cantidad que depende del número de participantes. Cada jugador tendrá un color que los define, obteniendo marcadores para las cinco categorías de arte, empezando en la casilla cero al inicio de la partida, y obteniendo fichas de apuesta para la partida. Classic Art se desarrolla en tantas rondas como se requiera hasta que en todas las categorías algún jugador haya llegado a los cinco puntos.

Classic Art boardgame juego de mesa

En Classic Art tenemos un mazo de cartas divididas en cinco tipos, correspondientes a cinco estilos artísticos, desde los paisajes a la escultura o los retratos. Para cada tipo tenemos once cartas de arte y dos cartas de arte bajo préstamo, de las cuales hablaremos más adelante.

Al inicio de cada ronda se revelarán dos cartas tras repartir las correspondientes a cada jugador. Esto genera una situación de inicio de partida, sobre la que se empezará con una ronda de apuestas.

Empezando por el jugador inicial, el cual iremos pasando a la izquierda en cada nueva ronda, los jugadores pueden hacer una apuesta inicial. Las apuestas en Classic Art se hacen sobre cualquiera de los cinco tipos de cartas que hay en el tablero, y apostaremos si creemos que al final de la ronda va a haber «más cartas que…» o «menos cartas que…». De esta forma, en esta apuesta inicial es el único momento en el que podremos utilizar nuestra ficha de apuesta inicial, por lo que podremos hacer una apuesta simple, doble o triple.

Classic Art boardgame juego de mesa

Como vemos en el ejemplo de arriba, podemos apostar que al final de la ronda habrá tres o menos bodegones, obteniendo dos puntos si acertamos. Si tomamos más riesgos y apostamos por un rango de bodegones menor, los puntos aumentan. Por cada ficha colocada, de una a tres, apiladas, multiplicaremos las potenciales ganancias. ¡Ten en cuenta que en cada casilla sólo podrá colocarse un jugador!

Después de que cada jugador decida si quiere hacer una apuesta inicial o no, la partida empieza con su fase de jugar cartas. Volviendo a empezar por el jugador inicial, y continuando en sentido horario, los jugadores irán jugando dos cartas por turno hasta tener tres en la mano, que indicará el turno de final de ronda.

Al empezar nuestro turno debemos jugar dos cartas de nuestra mano, las cuales otorgarán información al resto de jugadores. Elige bien el orden en las que las quieres ir jugando para crear confusión en los rivales… Cada carta se coloca en la zona correspondiente del tablero, coincidiendo con su color. Si bajamos una carta con icono de fondo blanco es de «arte en préstamo» y lo que provoca es que se retire una de las cartas ya presentes en la zona, reduciendo en uno la cantidad final de cartas para sorpresa del resto de jugadores.

Classic Art boardgame juego de mesa

Tras jugar dos cartas podremos realizar una apuesta nueva. Para ello, recordemos que la ficha de apuesta inicial ya no puede ser utilizada. Podremos hacer una apuesta sencilla o doble, apilando dos fichas, para colocarnos en alguna de las casillas vacías del tablero. Las apuestas tempranas son más arriesgadas, pero al final de la ronda habrá pocos sitios donde colocarnos… ¡Solo podemos apostar una vez por turno!

La partida se desarrolla hasta que todos tengamos tres cartas en la mano. En este punto se lleva a cabo un turno simultáneo en el que deberemos elegir una carta para descartar, boca abajo, y dos que se jugarán a la vez que la de nuestros rivales, sin posibilidad de hacer nuevas predicciones. Esto alterará el mercado lo suficiente antes de que la partida termine.

Classic Art boardgame juego de mesa

Cuando esto ocurra, deberemos revisar qué apuestas han sido acertadas. Por cada tipo de obra de arte revisaremos las predicciones de cada jugador. Un mismo jugador puede haber realizado varias apuestas en la misma categoría, aunque nunca sobre la misma casilla. Cada acierto otorga tantos puntos como indique la casilla multiplicado por la cantidad de fichas utilizadas. Los aciertos permiten que recuperemos las fichas para la siguiente ronda. Los fallos no solo dejan de sumar puntos, sino que las fichas utilizadas se perderán, a excepción de la ficha de apuesta inicial. Los puntos se anotan subiendo en el marcador de la columna correspondiente del centro de la mesa.

Classic Art boardgame juego de mesa

Si al final de la ronda nos hemos quedado con una sola ficha de apuestas, recuperaremos todas las fichas de nuevo. Esto nos permite ser más alocados cuando nos queden pocas fichas para, posiblemente, recuperarlas o sacar un buen puñado de puntos. Si en cada tipo de obra artística algún jugador ha llegado a cinco puntos, la partida termina. De lo contrario, el jugador inicial pasa a la izquierda y se barajan todas las cartas para una nueva ronda.

Cuando el final de partida se desencadene deberemos puntuar. Cada jugador obtiene puntos por cada estilo artístico en el que posea, al menos, cinco puntos. El jugador con más puntos será el vencedor. Sorprendentemente, no hay desempate.

Classic Art boardgame juego de mesa

¿QUÉ ME PARECE?

Classic Art es una reimplementación de Reiner Knizia que propone apuestas con información creciente, mucha tensión y no poco azar. Con un estilo artístico memorable basado en obras reales, se presenta como una propuesta familiar con una producción menos brillante.

¡Compra este juego en nuestra tienda colaboradora!La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 0-Blogjugamos-una.png

Classic Art se basa de una forma casi inalterada en Member’s Only, un juego con una premisa mecánica idéntica y una temática basada en acuerdos y lujos. Traer de nuevo, casi treinta años más tarde, una reedición es una buena señal que la editorial aprovecha para, además, sacar a relucir medio centenar de obras de arte reales, de las cuales tenemos una ficha técnica en el manual.

Classic Art boardgame juego de mesa

Mecánicamente tenemos unas apuestas sencillas y fáciles de asumir, con alguna mecánica que chirría, como esa posibilidad de una apuesta triple al inicio de la ronda, con una ficha exclusiva para ello. El juego se apoya en crear una mecánica muy familiar y un azar nada despreciable para que la experiencia sea tensa, con margen a muchas sorpresas y, especialmente, divertida.

Lo interesante de Classic Art es que la información con la que jugamos es parcial y creciente. De esta forma los jugadores podrán apostar con intuición, sacando conclusiones de los actos de los jugadores rivales y las rondas crecerán en tensión gracias a esta información cada vez más completa. El modo de apostar, que excluye a los rivales en la misma casilla, hace que tomar riesgos tenga sus beneficios.

A esta mecánica se le añade esa pérdida de fichas en apuestas no acertadas, que crea dinámicas que oscilan entre lo potencialmente conservador y unas apuestas más extremas cuando nos quedamos sin fichas para la siguiente ronda. Esto no solo incentiva apostar alto, sino que pretende ayudar a que los jugadores más rezagados puedan remontar.

Classic Art boardgame juego de mesa

Viniendo de Knizia, el cual probablemente haya diseñado los mejores juegos de subastas, nos debe hacer controlar las expectativas. Classic Art es más divertido que controlable y eso no tiene porque ser negativo, siempre que lo asumamos. Este juego se mueve en el terreno de los fillers y ahí es donde se puede disfrutar.

Y en conjunto Classic Art es disfrutable, pero molestan algunos detalles de producción. Viniendo de CMON, no encontramos la habitual sobreproducción de la editorial, algo que para muchos es una buena señal. Por desgracia, encontramos todo lo contrario. Una producción escueta, poco acorde con el precio del juego, que además presenta algunos descuidos gráficos que denotan poco cuidado. Por una parte, las cartas de «arte en préstamo» podían tener mayores diferencias para evitar confusiones, pero lo más molesto es ver como los marcadores de puntos, con un diseño cuadrado, tienen una iconografía horizontal aunque dichas fichas se coloquen en diagonal. Este detalle me parece algo molesto que, sobre todo, se aleja del mimo que CMON suele poner en sus productos.

En cuanto a la escalabilidad, el juego parte necesariamente de los tres jugadores y se disfruta de ahí para arriba. Cuantos más jugadores menos control pero, a su vez, más diversión en este juego que quiere que intuyamos y nos arriesguemos. Precisamente a un número elevado es donde mejor se transmite la sensación temática y la tensión está más presente.

Classic Art boardgame juego de mesa

En definitiva, Classic Art nos presenta una idea de Knizia que tiene casi treinta años a su espalda con un arte renovado. Propone unas apuestas divertidas con un control relativo que pretende que nos divirtamos e intuyamos a nuestros rivales. Todo ello bajo una buena cantidad de obras de arte reales que le dan un punto positivo, aunque por otro lado encontremos una producción para nada esperable por parte de CMON. Classic Art es una propuesta ligera y para todas las edades, que disfrutaremos si nos gusta el arte y la interacción constante sin buscar grandes decisiones.



Pros

  • Un sistema de pujas basado en información parcial que da lugar a mucha intuición y faroleo.
  • Una propuesta familiar que pretende ser más divertida que controlable.
  • Una reedición con tres décadas a la espalda que mejora con ilustraciones basadas en obras de arte real, que siempre es un punto añadido.

Contras

  • No sorprende especialmente a nivel mecánico.
  • Los detalles gráficos denotan poco mimo en la producción.

Este juego ha sido cedido por Asmodee para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.