Between two Cities

Esta semana traemos una novedad de la editorial SD Games, aunque el juego fue oficialmente lanzado hace ya casi dos años. Se trata de Between two Cities, o Entre dos Ciudades.

33687402015_616e0d1e46_b

El juego ha sido diseñado por Ben Rosset (Brew Crafters y Mars Needs Mechanics) y Mathew O’Malley (Knot Dice), aunque su modo en solitario lo ha ideado Morten Monrad Pedersen (diseñador de los automas de Viticulture y Scythe). El arte corre a cargo de Beth Sobel (Viticulture y Snow Trails). El juego puede ser disfrutado en solitario, una variante para dos jugadores, o de 3 a 7 jugadores como propuesta original. La duración aproximada es de 20 minutos y la edad mínima recomendada son 8 años.


¿DE QUÉ VA?

Corren los años 1800 y el desarrollo urbano está en auge, pero para levantar una gran ciudad no se puede ser un lobo solitario, sino que tendremos que tratar con diplomacia pero sin benevolencia a nuestros vecinos. En compañía de otro urbanista intentaremos levantar la más próspera y elegante de las ciudades.

33303456580_6f5cbc70b3_z

Con una mecánica de draft y de colocación de losetas, Between two Cities nos propone una manera original de jugar en la que debemos construir ciudades con otros compañeros. Nuestros rivales son, a su vez, los mejores compañeros que podamos tener si queremos salir victoriosos.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

La delgada caja del juego contiene:

  • 108 losetas de construcción simples.
  • 24 losetas de construcción dobles.
  • 14 fichas de ciudad, dos copias de siete edificios emblemáticos. Adicionalmente, la versión española del juego incluye dos fichas de la Sagrada Familia.
  • 1 gigantesco tablero de puntuación.
  • 15 cartas de aleatorización de ubicación.
  • 7 cartas de referencias para los siete posibles jugadores.
  • Set de cartas para jugar al modo solitario.
  • El reglamento en perfecto español.

Nos ha gustado mucho el tamaño manejable de la caja y su justo grosor. Se trata de un tamaño contenido que, además, nos permite usar una de sus mitades durante la partida. Por otra parte, el tablero de puntuación es tremendamente aparatoso y, aunque puede ser de ayuda para algunos, en nuestro entorno no nos pareció imprescindible y liberaba mucho espacio el prescindir del elemento.


¿CÓMO SE JUEGA?

Para empezar la partida, debemos sentarnos en un orden concreto alrededor de la mesa. Como esa decisión puede traernos dolores de cabeza y, a sabiendas de que se juega con tus vecinos, el juego ofrece una serie de cartas para ordenarnos.

33558023241_0b74606d8a_z

¡Se acabó empezar por ser el más joven!

Una vez nos hayamos distribuido por la mesa, debemos conocer que el juego se basa en construir dos ciudades, a lado y lado de tu silla, compartidas con los rivales que tengamos inmediatamente a cada uno de nuestros lados. ¡Cuidado! Aunque cooperemos con nuestros vecinos para construir grandes urbes, solamente puntuaremos la de menor valor de las dos en las que estamos participando. En definitiva, debemos hacer dos buenas ciudades, equilibrando los valores de ambas y sin despreocuparnos de ninguna de ellas.

Las ciudades que conformaremos tendrán una forma cuadrada, conformadas por una cuadrícula de 4×4. Todas las losetas deben colocarse con la misma orientación de modo que ambos urbanistas puedan leerlas.

El juego se divide en tres rondas:

RONDA 1

Cada jugador toma siete losetas individuales. No puede mostrarlas a sus vecinos. Debe elegir dos de ellas, una para cada una de nuestras ciudades, y pasar el resto en el sentido que nos hubiera ordenado inicialmente la carta que usamos previamente para establecer el orden. Tras elegir las dos losetas, las revelamos al resto de jugadores y, ahora sí, podemos hablar tanto como creamos conveniente. Podremos debatir cuál de cada una de las losetas que hemos elegido iría mejor en cada una de las ciudades y dónde colocarlas. Recordemos que cada uno de nuestros vecinos tendrá un interés propio, y debemos valorar a quién queremos beneficiar ya que, al fin y al cabo, somos nosotros quienes tenemos la última palabra en la colocación de la loseta.

Iremos usando las losetas de dos en dos hasta que nos quede la última, que será automáticamente desechada.

RONDA 2

En esta ronda, las ciudades ya tendrán cierto volumen y estarán comprendidas por 6 losetas. En esta ronda, cada jugador robará tres losetas dobles. Como anteriormente, deberá elegir dos de ellas, una para cada ciudad, y desechar la restante.

En esta ocasión no hay draft, pero la tensión de la composición doble de las losetas nos traerá dolores de cabeza. Como habíamos dicho antes, la orientación de las losetas debe mantenerse y, por lo tanto, tendremos losetas verticales y horizontales. Llegados a este punto, difícilmente nos caerá en las manos una loseta ideal para nuestras polis…

33530962602_a9a9379571_z

Ejemplos de losetas dobles, con su distinto reverso. Tenemos losetas verticales y horizontales que deberemos encajar en nuestras ciudades.

Debemos prestar especial atención en esta ronda a no excedernos del 4×4 que limita nuestra ciudad. Siempre habrá una opción de colocación, aunque no siempre será nuestra posición soñada.

RONDA 3

Ya solo quedan 6 espacios en cada una de nuestras ciudades. Repetiremos el procedimiento de la ronda 1, de modo que colocaremos tres losetas en cada una de nuestras ciudades hasta completar su cuadratura.

¿Y cómo puntuamos esto? Pues vamos a hablar de cada tipo de loseta y, por último, ejemplificar la puntuación.

33530971332_56a1dea673_z

Las tiendas se puntúan en línea recta. De este modo, a mayor longitud de tiendas en línea recta que construyamos, hasta el límite natural de cuatro por el tamaño de la ciudad, más puntos otorgará.

33530967172_e0188884df_z

Las fábricas van por mayoría, independientemente de su ubicación. Así, la ciudad que tenga la mayor cantidad de fábricas las puntuará, cada una de ellas, con un mayor número de puntos de victoria.

33303455340_631a54b94b_z

Las tabernas siguen la mecánica de set collection. Así, debemos intentar adquirir grupos de las cuatro tabernas distintas para exprimir su máxima puntuación.

33303454940_f8260e8cf4_z

Las oficinas putúan por cantidad de losetas, independientemente de su localización. Además, puntuaremos un punto adicional por cada oficina adyacente a una taberna, como las que vemos en el ejemplo.

33303454080_5341797bce_z

Los parques funcionan de modo similar a las tiendas. Aumentan su puntuación a medida que añadimos losetas adyacentes. A diferencia de las tiendas, no tienen que estar en línea recta, simplemente conectados. ¡Cuidado porque más de tres parques conectados bajan mucho su valor!

33530962622_77bb3afb31_z

Por último, las casas. Cada cada puntúa tanto como tipos de losetas tengamos. Así, su puntuación mínima es uno y la máxima son cinco puntos. Desgraciadamente, si colocamos una casa adyacente a una fábrica, los residentes odiarán la contaminación que genera y nos otorgará un único punto de victoria.

Sabiendo cómo se puntúa cada tipo de loseta ya podemos ponernos manos a la obra con el siguiente ejemplo:

33303457310_74ec70f6d6_z

Empezando por las tiendas, su línea de tres nos otorga 10 puntos. Tenemos un vecino con una ciudad con tres fábricas, por lo que somos los segundos con mayor número de fábrica, así que cada loseta nos puntuará 3 puntos. En cuanto a tabernas, tenemos un set de tres losetas, puntuando así 9 puntos. Las dos oficinas otorgan 3 puntos, pero añadimos 2 adicionales puesto que están adyacentes a tabernas. Las tres losetas de parque las tenemos adyacentes, por lo que nos otorgarán 12 puntos. Por último, las casas valdrían 5 puntos cada una, ya que tenemos todos los tipos de losetas. Desgraciadamente, una de ellas está al lado de la fábrica, por lo que solo otorgará 1 punto. En definitiva, tenemos una ciudad de 48 puntos. No está mal, pero recordad que nuestra puntuación final es la de nuestra ciudad con menor puntuación.

33530956072_a33f9576a5_z


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

Necesitamos espacio para construir nuestras ciudades. Recordemos que al colocar las losetas ENTRE los jugadores debemos separarnos un poco de nuestros amigos/rivales para no tener problemas de espacio. Si usamos el tablero de puntuación debemos aumentar aun más nuestra área de juego.

33558041041_c1dcb0f2cc_c

Partida a cuatro jugadores, finalizada y puntuada.


¿QUÉ ME PARECE?

Between two Cities es uno de esos juegos que aporta frescura al panorama sin necesidad de aburrirnos con reglas complejas ni duraciones desorbitadas.

Cuando probamos el juego por primera vez nos dio la sensación de volver a tener un 7 Wonders entre las manos. Así como aquel nos abría los ojos hacia las mecánicas de drafting, que aquí se mantienen, éste nos presenta un modo de juego cooperativo y competitivo a la vez.

La primera partida fue algo caótica. No sabes exactamente como jugar, en parte por la difícil comunicación que proponen las reglas. En ellas, se nos comenta que no podemos hablar acerca de la selección de nuestras fichas, sino que solamente podemos discutir donde poner cada una de las dos adquiridas. Parece sencillo sobre el papel, pero es difícil mantener silencio cuando acabamos de coger las losetas que nos pasa nuestro compañero/rival. Además, no queda claro si se puede hablar de estrategias para turnos posteriores. ¿Se podrá? Nosotros hemos permitido poder comentar con tus vecinos qué tipo de losetas serían interesantes, sin hablar directamente de las que le estamos pasando en el momento actual.

33558019571_b56a63abb8_z

Nos encantó encontrar esas dificultades de comunicación y esa aparente laxitud de reglas en ese aspecto. Ese mismo fin de semana probábamos de forma intensa el Not Alone y nos ocurría algo similar. Siempre hay opciones de modificar las reglas y acercarlas a tu gusto personal, y la experiencia puede acabar amoldada a las expectativas.

El modo en pareja es para darle de comer a parte. No debemos compararlos en frío, puesto que la experiencia es muy distinta. Me vino a la cabeza el modo para dos jugadores del Bohnanza, en el que la mecánica básica del juego original se cae por su propio peso al no poder comerciar con tu principal y único enemigo. Os parecerá mentira, pero mi novia y yo echamos decenas de partidas al Bohnanza a dos, como si de un juego independiente se tratase. En Between two Cities pasa algo similar. No hay cooperación, pero debes ser minucioso a la hora de elegir tus losetas. Ponderar en la balanza lo que te interesa para tus polis sin dejarle nada que le interese a tu rival. El hacer puntos versus el quitarle potenciales puntos. ¡No dejéis de probarlo!

¿Y qué hay del solitario? El automa ideado para el juego, del creador de otros modos solitarios como Scythe y Viticulture, Morten Monrad Pedersen, es un añadido que Stonemaier Games ha elegido con el buen gusto que le caracteriza. Parece que viene siendo la tónica habitual para Stegmaier eso de incluir un modo onanista, en el que podemos disfrutar del juego cuando el resto de nuestro grupo de jugones no puede asistir a la sesión o nos queremos dar un placer adulto de jugar y disfrutar en solitario. No son simples apaños, sino modos de juego muy pensados y que usan jugadores ficticios con unos resultados casi asombrosos. Esperemos que siga esta costumbre y desde aquí agradecemos que se popularice esa filosofía de abrir el rango de jugadores de 1 a lo que haga falta.

33558021391_a8d5a624ed_z

Las cartas necesarias para jugar al modo Automa.

Solo unas palabras para SD Games por traer un juego que llevaba dos años sin aterrizar a nuestro país. Muchos esperábamos que fuera adoptado por alguna editorial, pero las cosas se han alargado. Aun así, y para todos los que querían adquirirlo de la mano de una editorial española, valió la pena. Nos encontramos ante un buen juego y, quién sabe si por la espera, con una figura exclusiva de la Sagrada Familia. Un detalle que nos ha gustado mucho.

33530959952_fceb74b27f_z

En definitiva, Between two Cities tiene muchos puntos a favor y pocos en contra. Se trata de un juego con una cooperación de lo más agridulce que nos hará quebrarnos la cabeza a la hora de elegir qué losetas queremos en nuestras ciudades compartidas. Será difícil ponderar el desarrollo de cada una de nuestras ciudades y una metedura de pata se pagará cara. Además, no olvidemos que la experiencia a dos jugadores es completamente distinta pero poco menos recomendable, sin olvidarnos del modo solitario tan elaborado que se incluye. Si queréis un juego fresco, atractivo, muy contenido en precio y polivalente en número de jugadores, creo que tenéis una más que buena alternativa.


PUNTOS POSITIVOS

  • La frescura en sus mecánicas: es el primer juego cooperativo/competitivo que reseñamos. La experiencia de tener esa amistad tan volátil es digna de ser experimentada por todo jugón.
  • Duración muy contenida: dura lo justo como para que queramos echar una partida más cambiando nuestros culos de asiento y así tener relaciones con otros urbanistas.
  • El precio: nos sorprendió su PVP por el contenido de más de un centenar de losetas y unas detalladas figuras de ciudad.

PUNTOS NEGATIVOS

  • El tablero de puntuación: nos pareció excesivamente grande y aparatoso. No entendimos porque estaba impreso por ambas caras.
  • La larga espera por disfrutar de este juego sin tener que importarlo de otros países.

 

Este juego ha sido cedido por SD Games para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. 13 febrero, 2018

    […] tarde a nuestro país, SD Games nos trajo Entre dos ciudades hace poco. Se trata de un juego que reseñamos hace poco y que nos ofrece una mecánica en la que debemos cooperar con nuestros vecinos para crear la ciudad […]

  2. 8 mayo, 2018

    […] que las batallas se libran con nuestros vecinos, como pasaba con las ciudades de Between two Cities (aquí su reseña), en Paper Tales se pierde la esencia de esta característica si no somos tres o, preferiblemente, […]

  3. 29 mayo, 2019

    […] esta caja pequeña, de las mismas dimensiones que Capitales para Between Two Cities (aquí su reseña), se presenta como un complemento que nos llega seis años después de su lanzamiento, con […]

  4. 29 mayo, 2019

    […] esta caja pequeña, de las mismas dimensiones que Capitales para Between Two Cities (aquí su reseña), se presenta como un complemento que nos llega seis años después de su lanzamiento, con […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: