Diseñador/a:Henri Pym
Ilustrador/a:Édouard Guiton
Editorial:Ankama
Idioma:Inglés, con reglamentos traducidos en la web.
Número de jugadores:2-5
Duración:45-60 min
Edad mínima recomendada:+14

¿DE QUÉ VA?

Una casa en el bosque. Mucha niebla y unos cuantos humanos, confiados y demasiado inocentes para salir con vida de lo que les espera. Tú, con tu monstruosa familia quieres acabar con la presencia de estos débiles humanos. Ponte manos a la obra, búscales en sus escondites y atácales cuando menos se lo esperen. ¡Solamente tienes hasta las 8AM para acabar con ellos!

Bajo el clásico tema de las películas de terror de los 80, en Monster Slaughter tenemos un juego que nos propone una gestión de puntos de acción con elementos ocultos. Con una curiosa y cuidada producción y una interacción más que suficiente, se trata de un juego con bastante azar, pero que muchos aceptaremos por la inmersiva experiencia que nos ofrece.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

El contenido de la gigantesca caja es:

  • 31 miniaturas únicas, incluidas familias de monstruos y valientes supervivientes.
  • Un tablero formado por varias habitaciones, que se forman mediante cajas de cartón.
  • 4 paredes interiores para el tablero.
  • 5 losetas de jardín, para los alrededores de la cabaña.
  • Una caseta de herramientas.
  • 9 puertas y 5 barricadas, fabricadas en cartón.
  • 10 dados personalizados.
  • 200 marcadores de cartón, en distintas formas y con diferentes funciones.
  • Un reglamento, en inglés.
  • Un libro independiente con escenarios, en inglés.

Debemos destacar del título su producción casi impecable. Contamos con una original caja que hará a su vez de tablero de juego, con sus distintas salas, al más puro estilo Escuela de Pingüinos, además de contar con un inserto plástico bastante funcional. En cuanto al modelaje de las miniaturas, encontramos un detalle por encima de la media, algo que no teníamos claro viniendo de una editorial que no suele trabajar con plástico. Lo peor es, sin lugar a duda, la calidad de las puertas, fabricadas en cartón, que hace que sea difícil de colocar en algunas unidades por su estrechez de espacio en ellas. Curiosamente, en su expansión Monster Slaughter: Underground se decidieron por unas puertas en plástico, algo que mejorará la experiencia y hará que las quejas disminuyan por completo. En cuanto al idioma, todo el juego se encuentra en inglés y francés. Solo las cartas de evento dependen de idioma, pero debéis saber que las reglas están en castellano en formato digital de forma oficial, así como el anuncio por parte de Last Level en nuestro país.


¿CÓMO SE JUEGA?

En Monster Slaughter tomaremos el rol de una familia de monstruos con un objetivo clásico: eliminar a los inocentes humanos que están pasando el fin de semana en la casa del bosque. El problema es que no somos los únicos con esa misión, por lo que deberemos actuar rápido y, si es necesario, ayudar a los humanos.

Detalle de las posibles familias de monstruos disponibles, que aumenta si fuimos mecenas en Kickstarter.

Cada jugador tomará el rol de una familia de monstruos. Tenemos aliens, momias, zombies y hasta hombres lobo. ¡El repertorio completo de las pelis de miedo de los años 80 sin excepción! Cada familia tiene tres componentes: padre, madre e hijo. Cada familiar tiene dos atributos distintos: tendrán un valor para la cantidad de acciones que podrán realizar por turno y, por último, un valor de dados que podrán lanzar cada vez que una acción requiera lanzamiento de dados. Así, mientras los hijos son hiperactivos, pero lanzan pocos dados, el padre tiene menos acciones pero realiza mejores tiradas.

Entre las distintas familias, aunque los atributos de cada familiar sean idénticos entre ellos, cada una poseerá una habilidad única. Por ejemplo, los aliens tienen facilidad para asustar, mientras que los vampiros, por eso de la visión nocturna, serán más buenos haciendo búsquedas en las habitaciones.

Antes de empezar la partida deberemos preparar los mazos de cartas. Cada habitación contiene objetos, trampas y bonificaciones, que barajaremos y colocaremos en distintas proporciones. Las habitaciones más grandes contienen más cartas porque, como ya veremos más adelante, buscar entre las cartas del mazo se asemeja a buscar el escondite de nuestras presas. Arriba de cada mazo colocaremos, al azar y de forma oculta, una de las cinco posibles presas. ¡El WC es tan pequeño que no hay hueco para esconderse por lo que solo hay una carta que ya sabemos que pertenece a la carta de personaje de uno de los inocentes humanos!

En cada ronda se revelará un evento que afectará a todos por igual, y tras esto, cada jugador activará uno de sus monstruos disponibles. Tras su uso, éste se volteará y no volverá a estar disponible hasta que hayamos agotado a los tres familiares disponibles, cosa que pasará cada tres rondas. 

Los eventos dan aleatoriedad al desarrollo de la partida, haciendo que aparezcan distintos handicaps durante las rondas.

Cada monstruo posee una cantidad de acciones disponibles, que podrán elegirse entre las seis posibilidades siguientes. Recuerda que si requiere una tirada de dados, cada familiar posee una cantidad distinta de dados. ¡Elige bien a quien activas en cada ronda para poder aprovechar el potencial del personaje!

Por poner un ejemplo, este personaje podrá llevar a cabo dos acciones y dispondrá de tiradas de tres dados para cada acción que lo requiera.
  • MOVERSE
    Con esta acción los jugadores desplazarán a sus monstruos por los alrededores de la casa. Ésta se divide internamente en cinco salas y el exterior cuenta con cuatro posiciones, cada uno de los lados de la cabaña. Para entrar en las distintas salas deberemos usar las puertas pero, como ya veremos, inicialmente están bloqueadas, así que habrá que usar la fuerza…
  • ECHAR UN VISTAZO
    Con esta acción los jugadores pueden mirar la carta superior del mazo de una habitación a la que estén adyacentes. Temáticamente, estamos mirando en las habitaciones desde la ventana. Sin ruidos ni sustos de por medio, por lo que podremos ver la carta superior del mazo.
    Los mazos de cada habitación simbolizan el contenido de la misma. De esta manera contienen objetos que los humanos podrán usar para defenderse, trampas y, al menos inicialmente, un humano en cada habitación.
    Dado que al principio de la partida cada humano está tranquilo en una sala, inconsciente de que los monstruos estén a punto de atacarle, su carta se encontrará en la parte superior del mazo correspondiente a cada habitación. De esta manera, los jugadores que echen un vistazo al inicio de la partida podrán ver qué personaje se esconde en esa habitación.
    Durante la partida, cada vez que una puerta sea destrozada o un personaje sea asustado y desplazado a otra habitación, el mazo de ese lugar será barajado, intentando transmitir que el humano acaba de esconderse al oir el ruido, intentando que no lo busquen. A partir de ese momento no será tan eficaz echar un vistazo dado que, posiblemente, la carta del personaje no se encuentre en la posición superior.
  • ASUSTAR A UNA PRESA
    Mediante esta acción los jugadores pueden asustar a un humano que sea visible. Todo humano que haya sido encontrado en el mazo de alguna habitación pasa a estar presente y en escena, representado por una miniatura en la casa. Si el humano se quedara solo en una habitación, ya sea porque todos los monstruos se han ido o porque ha sido asustado, el mazo de la habitación debe barajarse y retirarse la miniatura porque, evidentemente, se ha vuelto a esconder.

    Esta acción, como las que os contaremos posteriormente, requiere una tirada de dados. Cada dado cuenta con 4 éxitos y 2 fallos, los cuales se anulan los unos a los otros. Por cada éxito conseguido, el jugador activo desplaza una habitación a la presa, que debe acabar en un lugar distinto al que ocupe el monstruo que asusta. Allí donde acabe el movimiento, si puede, el humano intentará esconderse.
  • REGISTRAR UNA HABITACIÓN
    Tras el primer golpe o susto en una habitación, el mazo será barajado y el humano ya no estará en su posición superior. ¡Habrá que buscarlo!
    Mediante una tirada de dados el jugador activo roba un dado por cada éxito. Recuerda que encontraremos objetos, de los que os hablaremos en breves, pero también trampas, que nos perjudicarán, y cartas de bonificación, con acciones especiales gratuitas.
  • DERRIBAR UNA PUERTA
    Los monstruos no abren puertas, ¡las destrozan! Para poder acceder a las distintas habitaciones deberán romper las puertas que las bloquean. Para ello, el monstruo necesita un éxito que romperá una puerta estándar, la cual guardará quien la derribe pues genera un punto de victoria. Durante la partida puede que se construyan barricadas, que requieren de dos éxitos para ser desmontadas.
    Sin derribar puertas no podrás entrar al interior de la cabaña…¡Dale duro!
  • ATACAR
    De esto va el juego. No te olvides. Al principio de la partida cada jugador, de forma oculta, intentará colocar a los cinco huéspedes de la casa en el orden que cree que van a ser eliminados y, además de eso, colocará una ficha de objetivo sobre el que crea que va a conseguir asesinar con sus propias manos.

    Para atacar, los monstruos deben estar en la misma habitación que la víctima y le quitarán una vida por cada éxito que consigan. ¡Pero cuidado, que los humanos pueden defenderse! Antes de lanzar los dados, cualquiera de los rivales puede usar una carta de objeto para ayudar a que el humano se defienda. Esto evitará o complicará que le hagas daño, haciendo que ganes menos puntos y, sobre todo, intentando evitar que muera aquel que no coincide con el orden de fallecimientos que tú has marcado.
    Las cartas de equipo sirven para proteger a los humanos y perjudicar a tus rivales. Fíjate bien en la esquina inferior derecha, que indica contra que enemigos puede usarse, mientras que la cantidad de dados que añade para los supervivientes viene en el lado izquierdo.

     

    Si el humano se defendiera, un rival deberá lanzar los dados blancos para contrarrestar los éxitos del ataque. El sistema de dados de los humanos es idéntico al de los monstruos, contando con fallos que anularán sus éxitos.

    Ambos dados tienen éxitos, en forma de puños, y fallos, en forma de cruces, que anulan a los primeros.

    Tras esto pueden pasar tres cosas:

    • En caso de empate no pasará nada. El monstruo podrá seguir con su turno si aún le quedaran acciones, incluso intentar atacar de nuevo.
    • Si el monstruo obtiene más éxitos que el humano, le inflige tantos puntos de daño como éxitos tenga. La vida se reducirá en el contador de vida y obtendrá un trozo de carne por cada daño provocado, lo cual dará puntos al final de la partida. Si consigue infligir la última herida obtendrá uno de los huesos.
    • Si el humano obtiene más éxitos que el monstruo, empujará al mismo fuera de la sala. Siempre intentará echarlo de la cabaña, incluso rompiendo la puerta si fuera necesario, de modo que para volver a atacarle deberá moverse de nuevo a la habitación.

Tras una muerte, el juego debe pararse y  todos los monstruos deberán mirar entre su apuesta inicial. Si el personaje recién asesinado coincide en el orden que tú determinaste, roba un cerebro, lo cual dará puntos al final de la partida. De esta manera, podemos conseguir carne por los ataques, huesos por ser el que aseste el golpe final, cerebros por adivinar el orden y la ficha de objetivo si eliminamos nosotros al humano elegido al inicio de la partida. ¡Fíjate bien en todo!

Después de que todos los jugadores hayan activado uno de sus monstruos, el marcador de luna avanza, para indicar que hemos completado una de las ocho rondas. Tras esto, revelaremos un evento. Este evento tendrá efecto durante toda la ronda futura, hasta que será tapado por la siguiente carta de evento. Cada tres rondas, al haber agotado el tercer y último familiar, deberemos dar la vuelta a las cartas para volver a tener disponibles a los tres integrantes de nuestra monstruosa familia.

La partida prosigue hasta que lleguen las 8AM, momento en que, tras la octava ronda, la partida llegará a su fin si aun quedaran huéspedes con vida. De lo contrario, en cuanto acabemos con el último superviviente pasaremos a contar los puntos de victoria, basados en todas las fichas que os hemos contado anteriormente:

  • Por cada carne, sinónimo de golpe realizado, obtendrás 2 puntos de victoria.
  • Por cada golpe mortal, sinónimo de haber matado algún superviviente, obtendrás 2 puntos de victoria.
  • Por cada pronóstico necrológico, un cerebro que signifique que hemos acertado en el orden de cada una de las muertes, obtendremos 3 puntos de victoria.
  • Por la comida preferida, que es uno de los supervivientes que hayamos elegido al inicio para determinar a quien queremos matar, obtenemos 5 puntos de victoria. ¡No todos los supervivientes saben igual!
  • Por último, las puertas dan 1 punto de victoria adicional.

El jugador con más puntos será el ganador de la partida, desempatando a favor del que más cerebros tenga, ya que premiará al jugador que mejor pronóstico haya realizado. ¡Eres un monstruo de lo más letal!


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

No escatimes en mesa con este Monster Slaughter. Es inmenso como queda una vez montado, y eso que fuera de la caja-tablero necesitarás espacio para más elementos. Dado lo vistoso que es en mesa, mejor que sobre espacio y todos podamos colocar de forma cómoda a nuestra familia de monstruillos y tener bien ordenadas nuestras premoniciones de las muertes. 

Partida a tres jugadores lista para dar comienzo. ¡Que empiece la caza!

¿QUÉ NOS PARECE?

Monster Slaughter es  uno de los juegos más temáticos que hemos jugado recientemente y consigue transmitir la sensación de las peliculas de terror clásicas ochenteras. Una cabaña en medio del bosque, unos personajes estereotipados hasta las cejas, y una presencia maligna que les persigue y les obliga a esconderse. ¡Todo esto estará sobre la mesa!

Con este juego, que captó nuestra atención por su curiosa caja que usaremos como tablero de juego al más puro estilo Escuela de Pingüinos, encontramos un ejemplo de como las mecánicas parecen haber sido creadas para encajar con el tema, y no al revés. Mientras juegas una partida a Monster Slaughter te das cuenta de como este juego no tendría sentido si no fuera por una temática tan original como las peliculas de terror de hace un par de décadas.

No somos de los que compramos kilos de plástico en los juegos, aunque luego disfrutemos como niños afotando las miniaturas. Además, todos conocemos ejemplos en los que las miniaturas son un añadido que no es necesario y que acaba encareciendo el producto. En Monster Slaughter no podemos decir que sean necesarios, ni mucho menos, pero tras montar un escenario en tres dimensiones, con unas puertas colgadas de las paredes, es imposible de imaginar que hubieran optado por poner losetas de cartón en lugar de miniaturas. 

Puede que la primera partida resulte caótica o algunos malinterpreten la fase inicial en la que debemos colocar el orden de las víctimas. Es evidente que no sabemos nada, así que no es una apuesta, sino más bien un propósito para el que deberemos poner toda la carne en el asador. Esto no es fácil de ver en la primera partida y puedes sentirte muy perdido, algo que en cuanto juegas se ve más claro: hay que intentar que esa predicción se cumpla, no adivinar lo que va a pasar.

Las reglas son mucho más sencillas de lo que podrían parecer. Aunque se hubiera agradecido una referencia rápida entre la multitud de cartas que incluye el juego para no olvidarnos de las diferentes acciones posibles. Gracias a lo bien que encajan estas acciones temáticamente hablando, hace que una vez interiorizadas se queden bien guardadas en la memoria. Solo hace falta imaginarse a la animadora escondiéndose al huir y llegar a una habitación vacía, algo que se representa con el barajeo de cartas, por poner un ejemplo. 

Cabe destacar lo repleto que viene el juego, sin tener una caja descomunal, pero que justifica sus medidas.

En cuanto al número de jugadores, en Monster Slaughter hemos disfrutado más en su rango alto de participantes. A dos jugadores la partida se esfuma sin mucho margen para registrar la casa a fondo y sin la interacción que el juego propone mediante el uso de cartas para proteger a los supervivientes. Está claro que el juego se enriquece de, al menos, un tercer jugador, aunque cuatro es su número. No debemos olvidarnos de que podemos jugarlo incluso a cinco, un número menos habitual y que hace que las partidas sean tan divertidas como caóticas. Y es que, en cierto modo, el caos forma parte de la experiencia de Monster Slaughter, que tiene varios elementos difícilmente controlables y azarosos, que nos dejan claro que no es un juego para ir sobre seguro, sino un divertimento para los que no se enfaden si sacan menos éxitos de los probabilísticamente esperables.

Ya hemos hablado de las miniaturas, como elemento más destacable de su edición, pero no podemos dejar de nombrar los añadidos que se incluyeron en la campaña de Monster Slaughter: Underground, que además de añadir una interesante expansión con un nivel inferior de esa terrorífica casa, nos permitía comprar puertas de plástico dado que las de cartón generan algún problema, estando algunas muy jutas y dificultando su colocación sobre las paredes. Y es que Monster Slaughter no solo nace de un Kickstarter sino que encontramos uno de esos juegos que desbloqueó tanto contenido que hace que los completistas puedan llegar a echar de menos algunas familias de monstruos que nos faltan en su edición retail.

En definitiva, Monster Slaughter es un juego que no pasa de familiar y que por su temática original y unas reglas que acompañan al tema, se convierte en un título muy divertido siempre que sepamos tolerar el descontrol que propone. Cogiendo todo el azar y la interacción esperable de un ameritrash, en Monster Slaughter los jugadores deberán intentar hacerse con la mayor cantidad de puntos de victoria mientras nos molestamos unos a otros. Ankama vuelve a ofrecer un título cuidado y, en este caso, sin cortarse en la edición, sobreproduciéndolo a su antojo para ofrecer algo que brilla más en mesa que la media de juegos de este año y que no se queda en ser una buena fachada, sino que ofrece un juego original en todos los aspectos.

Pros

  • Una producción que roza la excelencia.
  • Una temática original junto con mecánicas exquisitamente implementadas.
  • Un juego familiar que prioriza la diversión.

Contras

  • Cuantos más mejor.
  • La campaña de Kickstarter desbloqueó mucho contenido exclusivo.

Este juego ha sido cedido por Ankama Boardgame para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.