Impresiones de Detective: Un Juego de Investigación Moderno

Hoy os traemos algo recién salido del horno. Aunque por el formato de juego no os podamos contar tanto como nos gustaría por no destrozar la experiencia, os contaremos nuestras sensaciones tras acabar el juego y evitando cualquier destripe.

Se trata de un diseño de Ignacy Trzewiczek (Robinson Crusoe, 51st State) con una historia creada por Przemysław Rymer y Jakub Łapot. El diseño artístico corre a cargo de Ewa Kostorz, Rafał Szyma y Aga Jakimiec. Se trata de un juego de 1 a 5 jugadores, con una duración de entre 2 y 3 horas por caso, dentro de una campaña que engloba cinco casos interconectados. Su edad mínima recomendada es de 16 años, por algunas referencias con elevado contenido adulto.


¿DE QUÉ VA?

En la era actual la investigación ha cambiado y las nuevas tecnologías forman parte del día a día de los detectives modernos. Gracias a la base de datos de ANTARES podremos usar la tecnología para guardar información y cotejar datos que vayamos encontrando. ¿Hay coincidencias en ese ADN? Revisa el programa de alta tecnología y pronto lo sabrás. Que nada te detenga ya que, por mucha tecnología, el tiempo vuela y los criminales no esperarán para llevar a cabo sus planes.

Detective: un juego de investigación moderno se presenta como otra alternativa a los juegos detectivescos actuales, apoyándose en una web como complemento para nuestras partidas. Sin ser el elemento principal, y apoyándose mucho en la conexión de mapas mentales, el juego requiere de el uso de dispositivos móviles u ordenadores tanto para usar la ANTARESDATABASE.com como para la búsqueda de ciertos elementos de cultura general o de conocimiento más específico.


¿CÓMO SE JUEGA?

Detective es un juego que contiene pocas reglas y que, además, se irán recordando y remarcando al principio de cada caso.

Como concepto general, aunque puede que cambie algún aspecto de éstas en alguno de los cinco casos de la campaña, los jugadores tendrán una serie de días para completar una investigación. Pasado este tiempo, deberán intentar completar las preguntas de su informe final para poder revisar si sus pesquisas estaban en lo cierto, obteniendo así una puntuación final.

Para empezar un caso, los jugadores deben leer la introducción del mismo y coger el mazo de cartas correspondientes. No las barajes ni las mires, todo a su debido tiempo…

Tras una introducción bien escrita y notablemente inmersiva, tendremos un misterio que resolver y un objetivo específico hacia el que avanzar, para evitar que divaguemos en otros asuntos. Los jugadores tendrán unas horas al día para ir de aquí para allá, recabando información, tras las cuales, si quieren, podrán invertir horas extras. Estas horas fuera de su nómina les costarán estrés, un recurso limitado en cada caso y que, si excedemos, tendremos que pasar a la resolución del mismo.

Cada jugador tendrá un personaje con una habilidad única. El resto de personajes que no usemos en la partida, serán convertidos en asesores, ofreciéndonos unas fichas de habilidad que nos servirán para investigar a fondo.

Por la cara azul encontramos un personaje que podremos elegir, mientras que los que no usemos serán volteados para mostrar su cara verde, de asesor, que no nos ofrece habilidad especial pero sí fichas de habilidad.

Una vez desplegado todo, no te olvides de tener a mano una tablet o un portátil para poder usarlo en la partida. Necesitamos un dispositivo con el que iniciar sesión en ANTARES, la base de datos que es indispensable para poder avanzar en el juego. Esta web nos ofrece perfiles de distintos sospechosos así como ADN y otras pruebas que, haciendo uso de la tecnología de ANTARES nos cotejará de forma automática y relacionará con el resto de pruebas que tengamos.

Al empezar el caso ya tendremos unas cuantas cartas sobre la mesa. A diferencia de otros juegos, aquí no hemos querido enseñaros ni un ápice de contenido que pueda afectar en la experiencia. Lo que debemos saber es que cada carta que vayamos revelando tendrá un coste en horas, que representa cuánto tiempo nos lleva la acción de la carta. Como comprenderás, un interrogatorio puede durar varias horas, mientras que ir al Laboratorio a por resultados de pruebas del caso puede llevarnos una sola hora.

Tras leer el contenido de la carta, podremos dejarla a un lado para poder acceder a las nuevas cartas que especifique en su zona inferior o, en algunos casos, investigar a fondo. Esta acción solo podremos hacerla tras leer la carta, por lo que el grupo deberá decidir si hacerlo o olvidarse de eso para siempre. Es una decisión difícil que requiere descartar una ficha de habilidad. Por desgracia, no todas las investigaciones a fondo aportan datos útiles, así que no te preocupes si no puedes acceder a alguna de ellas y guíate por la intuición, como recomienda el manual.

Y es que en Detective vamos a ir desplazándonos entre varias localizaciones. Aunque cada mañana empecemos en la Sede de Antares con una reunión con el obsesivo Delaware, los jugadores deberán organizarse bien el día dado que cada desplazamiento les costará una hora, por lo que más les vale gestionar qué hacer y dónde hacerlo, antes de gastar más gasolina de la cuenta.

En cuanto a reglas, es tan sencillo como esto: ir revelando cartas y dirigirte a la siguiente cuando creas que puede aportar algo a la investigación, sin excederte en tus horas laborables y teniendo en cuenta que el tiempo es finito. Pero no olvidemos lo más importante en Detective, que es la recogida de información y la creación de mapas mentales.

Y es que en Detective, tras acabar la campaña, os podemos asegurar que tenemos más información de la que necesitamos, y unos textos circunstanciales como poco, obligándonos a cribar lo que leemos. Aunque la información rebose, también os podemos asegurar de que no hay una carta reveladora, sino que necesitamos conectar datos y deducir para llegar a resolver el caso.

Ante tanta cantidad de información nos ha gustado una mecánica que Detective ha sabido implementar para evitar que destrocemos el desarrollo de la campaña. En este juego, si los jugadores profundizan en aspectos poco relevantes para el caso actual es posible que obtengan cartas de Trama. Estas cartas no aportan nada para el caso actual, pero las leeremos cuando vayamos a iniciar el caso correspondiente en el futuro. De esta manera, no hay investigación en vano que nos haga cojear durante la campaña y, de forma indirecta, tenemos estos indicadores de que las cosas importantes para el crimen actual van por otro lado.

En cualquiera de los casos, ya sea porque nos hemos quedado sin tiempo o porque hemos decidido parar de investigar, la web de ANTARES nos ofrece un informe final del caso. En este informe veremos preguntas, algunas de las cuales se consideran principales y nos otorgarán una gran cantidad de puntos, y otras adicionales. Al final de esto se nos enseñará una puntuación numérica y, por supuesto, al más puro estilo Sherlock Holmes Detective Asesor, un fragmento describiendo las respuestas correctas y las explicaciones que Delaware ha encontrado, aunque las preguntas secundarias no tienen explicación alguna, dejando el misterio en el ambiente.


¿QUÉ NOS PARECE?

Detective es otra alternativa a los juegos de investigación que están proliferando y que hace uso de una web para adecuarlo a los tiempos que corren como añadido diferencial.

No es raro que la gente relacione, como buenos investigadores, la creación de este juego con la aparición de Crónicas del Crimen (aquí su reseña), un juego que cuajó de forma inmediata en su campaña de mecenazgo y que sigue manteniéndose como una experiencia muy disfrutable en la que la aplicación es un elemento principal en el juego, dejando los componentes físicos en segundo plano. El oportunismo de Ignazy se hace bastante evidente, pero eso no quita que el juego pueda tener un sistema que funcione y que, junto con una buena narrativa, hagan de su producto algo a tener en cuenta.

Si algo nos ha gustado es ver como nosotros mismos evolucionamos durante la partida. Es bastante memorable como te enfrentas al primer caso, con una hoja en blanco, impoluta, sin saber como empezar ese mapa mental que tanto recomiendan crear. ¿Todo es relevante? ¿Tomamos datos de cualquier detalle como el pelo de el hermano de un sospechoso? Si te pasas será difícil buscarlo en casos futuros, pero si no tomas los datos suficientes puede que te sientas cojo a lo largo de la campaña… Porque es una campaña en mayúsculas. Todos los casos tienen un hilo conductor que, aunque en alguno parezca estar lejos de nuestra vista, acaba vislumbrándose y dando coherencia al conjunto de la historia. Fuera de los cinco casos, también encontraréis que hay un sexto caso, Suburbia, el cual se entregaba en los preorders, funcionando como un caso independiente que podía ser jugado de forma aislada, y servir así como tutorial o como experiencia especialmente indicada en caso de tener una sola sesión con un mismo grupo de juego.

Y es que tomar notas es lo más importante de este juego, eso tenlo claro. Si a nadie le gusta anotar lo que descubres y poder ir relacionándolo tan bien como puedas, estás perdido. ¡Así de claro! La creación de mapas mentales es la médula de la experiencia y por eso hay que hacerlo con prudencia y dedicación. No es nada raro pasar a limpio lo anotado en un caso al acabarlo, solo para poder acceder a ello en casos futuros, recordando que es una campaña con un final, dicho sea de paso, bastante enrevesado y emocionante. Tampoco des por hecho que anotando todo lo que leas vas a tener la información necesaria para responder las preguntas del final sin dudarlo, eso no es así. Casi siempre, al menos en nuestro caso, ha habido dudas de qué responder o cosas que, aun pudiendo intuirlas, no hemos podido responder con total seguridad. ¡Seguro que los polis también lo hacen así!

No nos parece que cinco casos sea una cantidad demasiado exuberante, pero debemos tener en cuenta que cada uno de ellos no os llevará menos de 2 horas, sobre todo si lo tomáis con calma, analizáis y deducís, algo que el juego te fuerza a hacer en muchos momentos del juego. El propio reglamento propone que cada caso sea una sesión en la que todos deberíamos estar frescos. Esto no solo lo dice porque el juego sea exigente, que lo es y mucho, sino que también debemos saber que nos encontramos ante una experiencia finita y caduca. ¡Más os vale que cada caso lo viváis despejados y con ganas de pensar!

Es evidente que el uso de una web trae ventajas e inconvenientes. Por una parte, debemos decir que tuvimos un momento de crisis en el que la web no funcionaba, de modo que tuvimos que esperar a que cargara su contenido. Algo así puede ser catastrófico, pero parece que la cosa se mantiene estable desde entonces. Para esas cosas nos parece mucho mejor una aplicación que, una vez descargada, pueda funcionar sin necesidad de internet. Aun así, si lo comparamos con Crónicas del Crimen (aquí su reseña), otro juego con el que hemos disfrutado mucho, vemos que aquí no se usa de forma tan intrusiva la tecnología. Mientras que en el juego de Lucky Duck Games no parábamos de escanear, haciendo que el jugador que poseía el teléfono fuera el protagonista, en Detective encontramos la mayoría de la información sobre las distintas cartas y, si me apuras, con un mayor margen a la deducción y la interconexión de evidencias, algo que haremos sobre un papel, dejando el uso de ANTARES en segundo plano y de forma no puntual, pero menos frecuente que en Crónicas del Crimen. Por otra parte, no podemos olvidar una de las bondades de Crónicas del Crimen, y es que ya dispone de un editor para generar partidas, haciendo que, a diferencia de este Detective, cuya vida útil no sabemos si será prolongada, podamos dar por sentado que algunas nuevas misiones irán apareciendo y que, aunque sean creadas por la comunidad, pueden dar pie a temáticas tan variadas como las ideas de sus creadores.

Aquí no acaba la comparación con el otro gran juego de detectives que salió hace un año. Mientras que, como os decíamos en nuestras impresiones, en Crónicas del Crimen podíamos empezar a escanear cosas aparentemente inconnexas para ver si la aplicación nos ayudaba, dada la imposibilidad de pedir, en algunos momentos, una pista con la que avanzar, en Detective no podemos usar ese recurso. Aquí os veréis con varios caminos a tomar y pocas horas para hacerlo todo. De esta manera, será imposible acceder a todas las cartas que nos gustaría y deberemos tomar decisiones que, como dice el reglamento, a veces se basarán en la deducción o la propia intuición. Es por eso que, al menos por lo que llevamos jugado de Crónicas del Crimen, Detective es un juego más exigente y menos dependiente de un dispositivo móvil.

Otro de los elementos a destacar es que no es un legacy y ninguno de los componentes se verán deteriorados tras su uso. Además, los mazos de cada caso vienen numerados con un código de tres cifras, la primera indicando a que caso nos estamos refiriendo, de modo que será sencillo reordenarlos para dejarlos como venían al salir de la caja. Por desgracia, la expansión de L.A Crimes, que ya ha sido anunciada, deja claro que necesitaremos algunos componentes de esta primera caja, aunque creemos que perfectamente podría ser una standalone. Así, parece que L.A Crimes viene en una caja demasiado grande para lo que ofrece, que son 3 casos, poco más de la mitad de los incluidos en esta primera campaña, y requiriendo algunos elementos que no vienen incluidos. No lo entendemos muy bien… pero tenemos ganas de jugarlo.

Por todo esto, aunque Crónicas del Crimen apareció antes y marcó un antes y un después en el uso de dispositivos electrónicos como elementos de juego, en Detective: un juego de investigación moderno vemos una alternativa con una narrativa más adulta, con un nivel de exigencia elevado y con un uso algo menos marcado de las tecnologías. Aunque hubiéramos preferido una aplicación que no pudiera dejarnos tirados en ningún momento, cosa que fue puntual pero traumático, nos ha gustado mucho el diseño y el uso de ANTARES, algo que se vuelve bastante intuitivo durante el trascurso de la partida y permite dar algunos giros en la trama del juego. Quedamos con ganas de más, aunque estamos lejos de defender el formato de expansión que ha tomado Portal Games, que va a ofrecer poco en una caja demasiado grande y obligándonos a conservar esta caja básica. Si te gusta hacer de detective este juego lo hace muy bien y contiene una campaña con un buen ritmo y un final que nos sorprendió y nos gustó a partes iguales.


PUNTOS POSITIVOS

  • Una investigación exigente y adulta: siendo un juego que te ofrece más caminos de los que puedes recorrer dados los tiempos que te marca cada caso. Nunca vas a poder visitar todo lo que te ofrece, viendo que medio mazo quedará ahí, sin revelar, algo que te pasará factura en el futuro.
  • Los mapas mentales como elemento central del juego: haciendo que tomar buenas notas y de forma ordenada sea primordial. Además de temático en sí mismo, encontramos que eso hace que los propios jugadores vayan aprendiendo a cribar los datos y a reordenar todo lo que han ido anotando en casos anteriores. Usa post-its, folios, subraya en colores, o flípate con una pizarra. ¡Todo vale y eso hace que te metas de lleno en la experiencia.
  • Una narrativa bien hilada: con casos que mantienen un metacaso a resolver de una forma nada forzada y con una gran escala. Es difícil no querer quedar al día siguiente para seguir con la campaña, algo que será de agradecer para no olvidar los nombres relevantes o las relaciones entre distintos personajes del juego.
  • Un uso de la web ingenioso y menos intrusivo que en otros juegos: haciendo que la web parezca una base de datos real con la que ir interactuando. Es la interfaz la que cotejará alguna información de forma automática.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Una expansión en camino, pero algo corta:  con solo tres nuevos casos, que conformarán una nueva campaña, esperamos que podamos encontrar nuevos casos, aunque sean aislados y en formato print&play para poderle dar más vida a este juego, cuyo sistema nos gusta mucho.
  • Preferimos una aplicación que una web: evitando que así pueda haber fallos de carga que interrumpan la partida en algún momento.

Este juego ha sido cedido por Maldito Games para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: