Reseña de Luchador!

Hoy hablamos del enérgico juego de Luchador!, un juego de Back Spindle Games que ha traído a nuestro país la editorial MasQueOca.

Se trata de un juego diseñado por Mark Rivera (Ace of Spies) y que cuenta con las increíbles ilustraciones de MeowGod. Se trata de un juego que puede ser disfrutado en pareja, aunque incluye un modo por equipos para cuatro jugadores, con una duración de tan solo 15 minutos y una edad mínima recomendada de 8 años.


¿DE QUÉ VA?

¿Estás preparado para ser la próxima leyenda de la lucha libre mexicana? ¡Salta al ring y vence a las personalidades más excéntricas y esquizotípicas del panorama wrestler. No lo dudes, intenta realizar un pin que deje a tu adversario fuera de juego, el público lo está deseando.

En otras palabras, Luchador! es un juego de dados de corte claramente familiar. Un filler en el que compararemos tiradas de dados y decidiremos como proceder ante los resultados de los mismos. ¡Pocas reglas y muchos dados girando!


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

La colorida caja contiene:

  • 16 dados de Lucha, divididos en cuatro colores para los cuatro posibles jugadores.
  • 4 dados verdes de Golpe.
  • 4 dados amarillos de PIN.
  • 2 dados negros de ¡Luchador!, de mayor tamaño que el resto y con una atractiva pintura dorada.
  • 1 ring sobre el que podremos lanzar los dados.
  • 1 ring alternativo en tres dimensiones, con sus respectivas cuerdas elásticas.
  • 9 luchadores de cartón, con sus peanas de plástico.
  • 9 cartas para los distintos luchadores, con otra carta diferente para su modo avanzado.
  • 8 cartas de resistencia.
  • 8 marcadores de resistencia.
  • 2 cinturones, el de Campeón del Mundo y el de Campeón por Equipos. ¡A por todas!
  • 8 discos de orden de juego.

¿CÓMO SE JUEGA?

Para empezar la partida deberemos elegir un luchador y un modo de juego. Dejando de lado el modo de lucha por equipos, nos centraremos en el modo básico y detallaremos los cambios añadidos en el modo avanzado al final de este apartado.

Cada jugador recibe una carta de resistencia en la que iremos anotando los golpes recibidos e indicará la resistencia que le queda a nuestro musculoso luchador. El objetivo, evidentemente, será vencer a quien tenemos en la otra esquina del ring.

La resistencia inicial es de 21 puntos pero debemos tener en cuenta que, al bajar de 14, indicado en rojo, nuestro luchador quedará expuesto a que nos realicen un PIN que, si se lleva a cabo con éxito, acabará llevándonos a la derrota de forma prematura.

Así pues, el juego se desarrolla en rondas en las que los jugadores lanzarán los cuatro dados de lucha que recibirán al principio. El juego incluye cuatro sets, para los cuatro posibles jugadores, en rojo, azul, morado y rosa. Como iremos viendo en estas líneas, todos ellos vienen personalizados en sus caras, ambientando nuestras partidas y haciendo el juego tan inmersivo como puede ser un juego de dados.

¡Uno, dos y… TRES! Los jugadores deben lanzar, al unísono, los dados al ring.

Es altamente recomendable jugar sobre el ring tridimensional en lugar de la alternativa plana incluida. Ver caer a nuestros dados del área de juego nos hará desquiciarnos, os lo aseguro.

Los dados chocarán y pueden echarse unos a otros de la pequeña superficie. Solamente los dados que permanezcan sobre el ring contarán para la resolución de los mismos. Tras esto, juntamos nuestros dados y los exponemos frente a los de nuestro rival.

Los puños representan golpes certeros. Los iconos con dos puños simbolizan o bien un bloqueo o, con sus dos flechas arriba y abajo, un contraataque. El resultado de PIN, ese descenso aéreo tan temido, solo nos interesa cuando la resistencia de nuestro rival esté por debajo de 14 puntos, por lo que podremos relanzarlo en el resto de ocasiones. En este ejemplo vemos como los dos golpes del jugador rojo se ven bloqueados y uno de ellos resuelto en forma de contragolpe. Por su parte, el jugador rojo solo puede bloquear uno de los dos golpes del rival. ¡Tocará lanzar más dados!

En los dados de Lucha encontramos caras de fallo y caras de PIN que no siempre nos serán útiles. Los dados de PIN pueden relanzarse una sola vez, independientemente de su resultado.

Tras esto, los jugadores lanzarán tantos dados verdes como golpes con éxito hayan realizado. Es decir, se lanzará el dado de Golpe tantas veces como golpes no hayan sido bloqueados o contraatacados.

Los dados verdes contienen caras con distintos modos de atacar. En nuestra carta de resistencia encontramos el daño que inflige cada una de las caras.

Si lo preferimos, podemos intercambiar dos tiradas de dados verdes y lanzar, en su lugar, un dado negro de ¡Luchador! Es un dado especial que conlleva una serie de riesgos…

El dado de ¡Luchador!, que puede ser elegido tras dos golpes exitosos en lugar de dos tiradas de dados verdes, puede dar unos resultados de lo más variados. Si el dado es lanzado con éxito, asistiremos más daño que con un dado verde, pudiendo generar hasta 7 puntos. Por desgracia, encontramos caras de fallo e, incluso, una cara de ¡Lesionado! que nos hará perder uno de nuestros cuatro dados de Lucha en la siguiente ronda. ¿Te atreves a lanzarlo?

El juego nos permite guardar, si lo deseamos, uno de los dados de Lucha de bloqueo que no hayan sido usados esta ronda. En otras palabras, si queremos jugar a la defensiva, podemos guardar uno de los dados para asegurarnos el bloqueo de un golpe de la siguiente ronda, aunque esto signifique que nos quedamos sin un potencial golpe.

¡¿Y el PIN?! ¡Todos queremos ver un PIN!

El movimiento en picado más espectacular de la lucha libre tiene cabida en este juego, faltaría más. Como ya hemos comentado, los dados de Lucha con resultados de PIN solo pueden ser usados si la resistencia del rival es de 14 o menos. Si es así, podemos decidir lanzar el dado de PIN, amarillo, para intentar llevar a cabo la llave. De nuevo, nos encontramos ante una tirada más arriesgada que los dados de Golpe, los verdes ya descritos. El riesgo debe valorarse, pero debemos tener en cuenta de que un PIN realizado con éxito nos asegura una victoria inmediata. ¡Atrévete y haz que el público se levante!

Si la resistencia del rival, como en el ejemplo, está por debajo de 14, podremos usar el dado de PIN. Este dado tiene, como el dado negro de ¡Luchador!, varias caras negativas. Si el PIN tiene éxito, como vemos en el dado amarillo de la fotografía, nuestro rival tiene que defenderse si no quiere perder el combate.

Si se lleva a cabo el PIN como en el ejemplo superior, el contrincante tiene tres intentos para liberarse. ¡La cuenta atrás del árbitro ha empezado: tres…dos…uno!

El jugador que ha sido atacado lanza sus cuatro dados de Lucha en busca de bloqueos y contraataques, o lo que es lo mismo, caras en las que salgan dos puños. Podrá reservar los dados y relanzar los que no le gusten hasta su tercera tirada. Si, tras sus tres tiradas, consigue tres o más resultados de salvación el combate continuará. Si, por el contrario, no lo consigue, acabará la pelea y habrá perdido bajo la eficaz llave del rival.

En resumen, eso es todo. El modo avanzado incluye una carta adicional y única para nuestro luchador. Si nos decantamos por usarla, cosa que recomendamos encarecidamente, tendremos una experiencia distinta con cada luchador.

Los nueve personajes se vuelven asimétricos al jugar al modo avanzado.

Además de una serie de puntos fuertes, en forma de habilidades activas o pasivas, y alguna debilidad, como resultados de dados de Golpe que nos causarán más daño que de costumbre, nuestro personaje tendrá una COMBINACIÓN ASESINA:

La combinación asesina describe un desencadenante, que muestran una serie de resultados de dados necesarios, y una tirada asesina, que nos muestra qué dados podemos lanzar si se cumple el requisito anterior. Así pues, podremos mejorar una tirada si conseguimos que nuestros resultados coincidan con los de nuestra combinación.

Como veis, las reglas avanzadas aderezan el juego sin grandes complicaciones, cosa que lo convierte en una opción muy recomendable para poder, de forma esporádica, poder tomar la decisión de lanzar un ataque tan poderoso como nuestra combinación asesina dicte.


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

Luchador! no requiere una gran mesa. Fuera del ring, que recomendamos montar y usar en su alternativa tridimensional, solamente necesitamos colocar nuestras cartas. Los dados pueden caer del ring, eso tenlo claro.

Partida a dos jugadores lista para empezar. Usamos el modo avanzado, por lo que necesitamos una segunda carta de luchador que describa su habilidad y sus puntos fuertes y debilidades. El ring convierte el juego en algo muy vistoso. ¿Quién se llevará el cinturón de Campeón del Mundo?


¿QUÉ NOS PARECE?

Luchador divierte sin complicaciones, transmitiendo el dinamismo de la lucha libre mejicana de un modo familiar.

No es casualidad que la UK Games Expo le concediera el galardón al mejor juego familiar del 2014 en la feria de Birmingham. Si algo define a este juego es la capacidad de resolver un combate de forma sencilla, con unas reglas aptas para toda la familia.

Sin lugar a duda, la familiaridad del juego recae en la sencillez de sus mecánicas. En el fondo, Luchador es un juego de lanzar dados, de un modo un tanto peculiar y temático, y comparar resultados. En esencia, poco más necesitamos para describir la idea básica. Por encima de esta idea solo debemos colocar una capa muy fina de decisiones y un modo avanzado con una decisión adicional.

Si os atrae el proyecto no va a ser por su complejidad ni por el control de las variables, eso os lo podemos asegurar. El juego no pretende ser mucho más que un tiradados simpático y con una temática diferente y original.

La producción del juego acompaña a la experiencia y la mejora gratamente. Este juego sin los dados personalizados y el ring tan molón se desinflaría en gran medida. Por suerte, el juego incluye una buena cantidad de dados de notable calidad y un ring que visualmente llama la atención a cualquier niño, y no tan niño.

Las mecánicas no nos han sorprendido demasiado. Las tiradas de cada participante deben ser comparadas con un balance positivo o negativo en forma de ataques, que serán resueltos con una nueva tirada que determina el daño. Nada revolucionario, pero no por ello menos adictivo, especialmente si sabemos que nuestras neuronas no van a salir ardiendo con el juego. Las reglas básicas nos proponen comparaciones de dados con la decisión de reservar un dado de bloqueo para la ronda siguiente, la decisión de realizar un pin y la decisión de convertir dos dados de ataque en un dado de ¡Luchador!. Como podéis ver, son solo tres decisiones de poca importancia. El resto de la diversión viene dada por el incontrolable azar y las constantes caídas de dados desde el ring.

El juego contiene unas reglas avanzadas que nos pueden llevar a error. Poco tiene de avanzado el incluir los cambios propuestos y, desde aquí, os recomendamos incluirlas en vuestras partidas tan pronto como hayáis cogido soltura con los iconos de los distintos dados. En resumidas cuentas, este modo incluye una decisión más en forma de ataque especial, que se traduce en la conversión de unos resultados a unos dados con mejores resultados. Además de este pequeño pero diferencial detalle, este modo incluye un punto fuerte y una debilidad única para cada luchador, haciendo que estos se vuelvan asimétricos y pueda cambiar, ligeramente, nuestro modo de juego, reservando algún tipo concreto de resultado o de dado.

Para acabar, el juego nos ofrece la variedad suficiente en personajes, contando con nueve luchadores con gran personalidad y varios modos de juego que completan y redondean la experiencia. No queremos cerrar sin hablar del modo de combate por equipos al más puro estilo Smackdown. Sin modificar las reglas más que en pequeños aspectos, el juego nos obliga a calcular el mejor momento en el que dar el relevo, y chocar las manos con nuestro compañero en el momento oportuno. ¡Las risas estarán aseguradas!

En resumen, Luchador! es un juego visualmente atractivo y con una producción tan llamativa que tiene mucho ganado a la hora de ponernos a jugar. Las mecánicas se resumen en comparar dados y tomar pocas decisiones dicotómicas, por lo que su profundidad es escasa, inversamente proporcional a su dinamismo. Si buscas un juego en el que los dados choquen y las partidas acaben de forma bastante incontrolada, Luchador es una opción a tener en cuenta, dado que ya cautivó a los asistentes de la UK Games Expo hace tres años.


PUNTOS POSITIVOS

  • Producción de gran nivel: no solo en calidad sino en originalidad. Nos han encantado los dados personalizados y de diferentes tamaños, así como el ring con sus cuerdas elásticas. Todo ello envuelve al juego y mejora la experiencia, que es esencialmente familiar.
  • Variedad de modos de juegos: no solo se puede jugar en pareja. El modo de lucha por equipo es un añadido que promete cierta diversión, especialmente como filler. Su modo avanzado, lejos de ser complejo, enriquece la experiencia y la vuelve asimétrica.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Escasas decisiones: especialmente en su modo básico. Si nos decantamos por el modo avanzado tendremos una decisión más a tomar, pero el azar sigue reinando la experiencia.
  • Azar como elemento central: dado que se basa en tirar dados y comparar los resultados. Tenemos que tener claro que unas tiradas poco favorables nos pueden llevar a la perdición. Si aceptamos eso, puede que disfrutemos de este filler.

Este juego ha sido cedido por MasQueOca para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: