Virus!

Por fin sacamos tiempo para dejaros la esperada reseña de la nueva edición de Virus! de Tranjis Games.

26802189111_6a59360f95_z

Caja pequeña, perfecta para llevarla a cualquier cena.

Se trata de un juego diseñado por Domingo Cabrero, Carlos López y Santi Santisteban e ilustrado por David GJ. Virus! admite de 2 a 6 jugadores a partir de 8 años y será jugado en 20 minutos aproximadamente.


¿DE QUÉ VA?

En el hospital Nuestra Señora de Tranjis, saltan las alarmas cuando los novatos del laboratorio se dan cuenta demasiado tarde de que los contenedores de muestras no estaban vacíos como pensaban. En su interior contienen brotes de virus experimentales que ahora campan a sus anchas por todo el centro y sólo tú puedes detenerlos.

En el juego nos pondremos en el papel de unos médicos que quieren aislar un cuerpo completamente sano, sin virus alguno. Para ello deberemos perjudicar a nuestros rivales con todo tipo de triquiñuelas. En definitiva, nos encontramos ante un filler donde deberemos dedicarnos al set collection con una interacción constante.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

26494574774_7913eee8ef_z

El contenido de la colorida caja es el siguiente:

  • 68 cartas de las cuales:
    – 5 órganos de cada uno de los cuatro colores, más un órgano comodín.
    – 4 virus de cada uno de los cuatro colores, más un virus comodín.
    – 4 medicinas de cada uno de los cuatro colores, más cuatro comodines.
    – 10 cartas de tratamientos, con efectos especiales.
  • Cartas en blanco para poder crear nuevas (ya hay ideas en la BGG)
  • Un manual en forma de prospecto. El manual viene en ingles, francés y alemán, además de castellano.

Como vemos, el conjunto de 70 cartas viene en una caja de tamaño contenido, por lo que no habrá excusa para dejarlo en casa en todas las reuniones con amigos. La portada, por su parte, ha tenido una mejora de contraste en la tanda actual, mejorando notablemente la primera edición que fue agotada en poco tiempo. Desde aquí agradecemos que las segundas ediciones tengan esta dedicación y pequeñas mejoras.


¿CÓMO SE JUEGA?

El juego tiene todos los alicientes para ser sacado en cualquier momento y, para ello, cuenta con unas reglas sencillas, bien explicadas e ilustradas, y un turno imposible de olvidar.

Para comenzar la partida, cada jugador necesitará 3 cartas en su mano. Al final de cada turno, los jugadores deberán volver a robar cartas hasta completar su mano de tres cartas.

En su turno, cada jugador podrá hacer una única acción de entre las siguientes:

  • Jugar una única carta de la mano.
  • Descartar tantas cartas como desees.

Tras esto, robaremos y finalizaremos el turno. ¿Sencillo verdad?

26494572144_249619328b_z

Los tres tipos de carta: medicinas, órganos y virus.

Nuestro objetivo es muy sencillo: tener un cuerpo con 4 órganos sanos frente a nosotros. Como comentábamos más arriba, en el mazo hay 4 órganos distintos (corazón, estómago, cerebro y hueso) representados por cuatro colores. Aun así, podemos ganar sin tener estos cuatro, puesto que hay un órgano comodín.

¿Qué significa tener al órgano sano? Pues bien, en cuanto bajemos un órgano a la mesa, queda expuesto a los virus de nuestros rivales. Por eso, un órgano que contenga un virus, se considera infectado. Para evitar perder el órgano, debemos estar atentos a que nadie juegue un segundo virus sobre ese mismo órgano. Para ello, iremos usando medicinas: podemos eliminar un virus con una medicina, o podemos vacunar un órgano sano para defenderlo del primer virus que nos infecte más adelante. Para acabar, si logramos usar dos medicinas sobre un mismo órgano, lo lograremos inmunizar, y ese órgano pasará a ignorar cualquier carta que pretenda dañarlo.

27005814202_6d83f563d9_z

El estómago ha sido inmunizado, con dos medicinas. Una de ellas es el comodín. Para indicar su inmunidad, giraremos el conjunto para facilitar su identificación.

Como es de suponer al ver las cartas, solamente los virus rojos afectarán al corazón, así como las medicinas. De ese modo, a excepción de los comodines, todo lo que juguemos sobre un órgano deberá coincidir con el color de lo anteriormente jugado.

26494570874_8ffab33ce6_z

¡El hueso está infectado! Si no usamos una medicina pronto, que eliminaría al virus, pueden usar un segundo virus y destruirnos el fémur.

Para darle un poco de emoción al conjunto, en Virus! hay 10 cartas de tratamientos, lo que comúnmente podemos llamar cartas especiales. Estas cartas, divididas en cinco tipos, sirven para alterar los cuerpos de tus rivales e intercambiar órganos.


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

Virus! no es un juego que necesite un gran despliegue, además de poca preparación. Por todo ello, se puede montar una partida en pocos minutos en cualquier mesa pequeña que tengamos cerca.

En la mesa solo necesitamos espacio para el mazo de robo con su mazo de descartes. Cada jugador tendrá sus cartas en la mano y necesitará un espacio, frente a él, para colocar sus órganos, que no ocuparán mucha área.


¿QUÉ ME PARECE?

Se trata de un filler donde la interacción es constante. En un juego de esta categoría, el hecho de tener que estar constantemente pendiente de lo que sucede en la mesa es un aspecto que considero muy positivo.

Además, los turnos son tan sencillos que no da lugar a que los entreturnos sean demasiado largos, el dinamismo empapa la experiencia y, nuevamente, es un aspecto que se agradece en un filler.

Las reglas son sencillas, por lo que todo el mundo puede estar preparado para jugar, incluso los no jugones o los familiares de cualquier edad, en pocos minutos. Esto, unido al hecho de que no haya texto en las cartas, lo convierten en un apetecible juego de sobremesa.  Vale la pena remarcar que, aunque no deja de ser un set collection con colores, la temática está bien implementada. Incluso las cartas especiales realizan actos divertidamente plausibles en la vida real.

26494569494_ea0278e2e0_z

La baraja solamente tiene 10 cartas especiales, las justas para generar un caos soportable. Siempre tendremos la sensación de que, aunque todo esté de nuestra parte, en el siguiente turno puede que estemos en una situación completamente distinta. La única excepción, en mi humilde opinión, es la carta de «Error médico» en la que intercambias un cuerpo por otro, incluyendo los órganos inmunizados. De ese modo, aunque puede dar situaciones de lo más divertidas y alocadas, rompe con el concepto de que inmunizar te va a salvar de todo lo malo. Aun así, debemos recordar que solamente hay una copia de esta caótica carta, y creo que siempre estamos a tiempo de retirarla si en el grupo no acaba de gustar. Sin ella, la partida se puede volver algo más corta y sin alguna futurible jugada maestra que rompa las expectativas. ¡Queda a vuestra elección!

En resumen, nos encontramos con un juego de un precio y una caja muy contenidos. Estas dimensiones son de lo más atractivas para el objetivo principal de un filler: ser usado a menudo, en cortos periodos de tiempo, donde prime el metajuego y la diversión de la gente, por encima de la complejidad y el equilibrio de las reglas y sus mecánicas. El manual está tan bien ilustrado y explicado que, con sus escuetas dos páginas, nos muestra sin lugar a dudas, todo lo que necesitamos para ponernos a jugar. Es por eso que creo que puede vivir alegremente al lado de otros juegos. No será un juego para la tarde del domingo, pero sí puede ser el juego que echemos entre un Mombasa y un Tzolk’in. Nos servirá para reirnos y, sin lugar a duda, relajar esas neuronas que tanto quemamos en otros juegos de nuestra ludoteca.


PUNTOS POSITIVOS

  • Un tema muy atractivo y lleno de humor: Virus! es original, tomándose con humor el tema médico.
  • Visualmente cuidado: el arte de David y los colores tan vivos nos ayudan a incrementar el dinamismo de un juego, ya de por sí, rápido.
  • Interacción constante: no pararemos de molestar y ser molestados.
  • Para todos los públicos: seguro que a tu primo y a tu abuela les puedes convencer de infectar unos cuantos órganos y echarse unas risas.
  • Duración contenida: siempre habrá 15 minutillos para una revancha, ya lo veréis.

PUNTOS NEGATIVOS

  • El azar puede jugar malas pasadas: hay alguna carta especial que puede dar completamente la vuelta a la partida. Pero es un filler y venimos a reírnos, ¿no?
  • Se disfruta más con más jugadores: una partida a dos pasa a ser algo más táctico y controlable de lo que la idea original pretende transmitirnos. Aun así, habrá situaciones más que graciosas si jugamos en pareja.

Este juego ha sido cedido por Tranjis Games para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: