No solo una, sino tres variantes para Crokinole es lo que encontramos en esta pequeña cajita de polipiel con cartas completamente plásticas.

En Crokinole Imperium encontramos una nueva y complementaria forma de disfrutar del juego de flicking por excelencia.


Diseñador/a:Dr. Steven BrownColter Hahn
Editorial:BrownCastle Games
Idioma:Inglés
Número de jugadores:2-4
Duración:30 min
Edad mínima recomendada:6+

¿DE QUÉ VA? 

En Crokinole Imperium encontramos un estuche de símil piel con cartas divididas en tres módulos independientes para jugar a Cokinole con objetivos ocultos, habilidades de un solo uso o normas que cambiarán la partida. ¿Qué te apetece?

Crokinole Imperium boardgame juego de mesa

¿CÓMO SE JUEGA?

Para disfrutar de Crokinole Imperium debemos elegir uno o varios de los módulos que lo componen y pasar a puntuar nuestras partidas de modo que el jugador o jugadores que ganen cada ronda reciban un punto, mientras que en caso de empate ambos bandos ganen un punto. Las partidas terminan cuando algún jugador llegue a diez puntos. No se puede jugar a sumar la diferencia de puntos entre jugadores por ser incompatible con la forma de puntuar Sub Rosa, por lo que es la única necesidad añadida.

Los tres módulos incluidos son los siguientes:

SUB ROSA

Crokinole Imperium boardgame juego de mesa

El primer módulo nos ofrece objetivos ocultos. Los jugadores reciben un objetivo que indica una hazaña que deberán llevar a cabo durante la ronda. La carta se mantiene oculta durante la partida y nos indica como puntuarla, ya sea In Media Res, indicando que cuando la cumplamos podremos enseñarla y puntuarla de forma inmediata, o Post Eventum, teniendo que esperar al final de la ronda para ver si dicha condición sigue vigente. Si cumplimos con lo indicado en la carta obtendremos un punto de victoria, que se sumará al potencial punto de ganar la partida o empatar con nuestro rival.

Crokinole Imperium boardgame juego de mesa

FREE LANCES

Crokinole Imperium boardgame juego de mesa

En este segundo módulo no nos darán puntos, pero sí habilidades o ventajas que los jugadores también mantendrán ocultas hasta su uso. De nuevo las habilidades pueden activarse In Media Res o, por el contrario, Post Eventum. Cuando las activemos tendremos algunos tiros especiales, algunas beneficios añadidos o tiros adicionales, por poner ejemplos. Otras cartas, de final de ronda, nos permiten puntuar de forma más beneficiosa o de formas alternativas. En este caso no generan puntos concretos, sino que nos lo dan dependiendo de nuestras acciones.


TERRA NOVA

Crokinole Imperium boardgame juego de mesa

El último módulo es el único que no se mantiene oculto. Con este módulo revelaremos una carta que cambiará las reglas de juego para todos los jugadores durante esta ronda. Puede que las formas de puntuar cambien, o que los tiros válidos se describan de otra forma, pero permanecerá vigente durante toda la ronda actual y para todos los jugadores por igual.

Crokinole Imperium boardgame juego de mesa

Dado que puede entrar en conflicto con alguno de los módulos anteriores, este módulo puede tener algunas cartas nombradas como incompatibles en el centro, que si los jugadores poseen en sus manos deberán cambiar, siendo ésto algo poco frecuente.


¿QUÉ ME PARECE?

Lo que Crokinole Imperium ofrece son tres módulos que nos harán variar la experiencia de Crokinole al gusto del consumidor añadiendo nuevas formas de disfrutar del clásico juego. Dichos módulos son independientes, por lo que podremos combinarlos para tener acercamientos al gusto del consumidor que se adapten a la situación que busquemos en cada momento y dar variedad constante.

¡Compra juegos en nuestra tienda colaboradora!La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 0-Blogjugamos-una.png

Seguramente pensaréis que es innecesario añadirle accesorios a un juego como Crokinole, pero cuando llevas cientos de partidas es un añadido poco intrusivo para un juego que permite darle variedad sin grandes complicaciones. Y es que Crokinole Imperium precisamente pretende eso: no cambiar la experiencia central del juego pero añadir un poco de tensión para incomodar a los jugadores con ciertas sorpresas, ya sea obligándoles a modificar su forma de juego o sorprendiendo a sus rivales con habilidades ocultas.

Crokinole Imperium boardgame juego de mesa

Esta no es la primera vez que se añade contenido para Crokinole, sino que Crokinole Cards, de uno de los autores de Crokinole Imperium, ya hizo algo parecido. Mientras que en Crokinole Cards se añadían dos modos de juego que cubrían un modo solitario y un modo con eliminación de jugadores, el juego que hoy nos ocupa viene a cubrir tres formas muy distintas de jugar. En este sentido, se respetan sus parcelas y es de agradecer que un producto de nicho como el que lanzan no perjudique al anterior, aunque, dicho sea de paso, Crokinole Cards merece un lavado de cara.

Los tres módulos de Crokinole Imperium están perfectamente diferenciados y su independencia es perfecta. Tenemos tres juegos en uno y posiblemente a cada lector le interese uno más que otro. Personalmente, por la mayor uniformidad en cuanto a lo intrusivo, prefiero el módulo Terra Nova. Una nueva regla que afecta por igual a todos los jugadores es lo más objetivamente justo, sin precisar de balanceos. Puede dar partidas menos tensas, más aburridas para algunos, pero claramente justas para que no haya quejas por ningún lado. Al fin y al cabo, dichas reglas durarán solo una ronda, y todos sabemos que una ronda dura pocos minutos.

Crokinole Imperium boardgame juego de mesa

Del resto de módulos los valoro por igual. He disfrutado tanto de Sub Rosa como de Free Lances, pero en ambos veo la misma aspereza, y es que hay ligeros desequilibrios. Para ello es sencillo compensarlo con una oferta mayor de cartas a los jugadores, o un draft, algo frecuente en cualquier juego de cartas. Aunque en ambos casos lo que se quede nuestro rival se mantiene oculto, si las cartas que el jugador recibe son más de las que nosotros le damos, mantiene la incertidumbre, y así se equilibran los poderes de algunas cartas. Personalmente, y consensuado con otros jugadores, hay cartas que me parecen más potentes que otras, en el caso de Free Lances, así como objetivos más sencillos de cumplir, o menos circunstanciales, en el caso de Sub Rosa. Por poner un ejemplo, hay una carta que nos otorga +5 puntos por cada Crokinole anotado, siendo algo muy potente, versus otra que nos permite realizar un tiro en una ocasión como si no hubiera fichas rivales en tablero. Por poner otro ejemplo, ahora de objetivos, hay algunas cartas que nos requieren tener fichas al final de la ronda en alguna posición concreta, como por ejemplo entre los pegs metálicos, algo que dependiendo del orden de turno, ni siquiera dependerá de nosotros mismos. Son ejemplos que, si en lugar de una carta, nos ofrecen dos, pueden hacer que el jugador decida no arriesgarse tomando dicha decisión y obtenga, en su lugar, una carta que dependa más de su propia habilidad.

Crokinole Imperium boardgame juego de mesa

Lo destacable es la personalización que permite. Nadie nos impide banear algunas cartas y quedarnos con las que más disfrutamos, mezclar módulos o lo que buenamente se nos ocurra. Eso nos otorga libertad absoluta en un formato muy adecuado. Dicho sea de paso, todos los módulos han sido ideados para que las partidas de Crokinole se jueguen con las reglas de campeonato, que otorgan un punto al ganador y no la diferencia de puntos entre jugadores, haciendo que los objetivos cumplidos con las cartas de Sub Rosa nos ofrezcan un punto adicional.

A nivel de producción, el formato es ideal. Debemos tener en cuenta que no podemos adquirir el juego en Europa, pero que su precio, en dólares, es muy contenido para su presentación. Las cartas fabricadas en plástico más que sobreproducción parece una buena elección que nos facilita limpiarlas si hemos usado fécula de patata o polvillos blancos al jugar al juego y su estuche de polipiel es duradero y práctico, compacto para meterlo en mochilas o fundas de Crokinole. Todo ello por 25 $ me parece adecuado, aunque en mi caso las aduanas han hecho lo que cabría esperar…

Crokinole Imperium boardgame juego de mesa

En definitiva, Crokinole puede que ya sea un juego redondo pero Crokinole Imperium no le hace ningún daño. Este título tan solo añade una capa de nuevas experiencias que pueden ser utilizadas para variar nuestra forma de disfrutar del juego con tres módulos que pueden utilizarse como el jugador desee. Objetivos ocultos, habilidades para la partida o nuevas normas durante la ronda es lo que nos ofrece en un formato portable y bien producido que se decide por fabricarse en cartas plásticas, que asegura su durabilidad y su compatibilidad para aguantar estoicamente las partidas y los polvos blancos que siempre acompañan las partidas del juego de flickeo canadiense. La lástima, sin duda, es no verlo en español o, al menos, tener distribución europea.



Pros

  • Tres módulos independientes que pueden tratarse como tres productos distintos dentro de una misma caja.
  • Las combinaciones entre los tres módulos permiten adaptar la experiencia de Crokinole al gusto de cada grupo de juego de una forma muy personal.
  • La variedad permite que con el tiempo encontremos partidas prediseñadas muy satisfactorias con reglas que quizás no hubieras pensado o con un mazo de cartas más escueto pero a nuestro propio gusto.
  • Los dos módulos de cartas ocultas nos permiten añadir incertidumbre a un juego que, anteriormente, no contenía información oculta.

Contras

  • Extraña no encontrar una regla de draft para compensar el azar o el desbalance que pueda haber, no solo subjetivo por el estilo de juego de los jugadores, sino incluso el más objetivo tras varias partidas.
  • La falta de distribución europea, desvinculado del juego.

Este juego ha sido cedido por BrownCastle Games para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.