Reseña de Snowman Dice

Aunque estemos en pleno verano os queremos hablar de un juego tan fresco que es una bola de nieve. Os enseñamos Snowman Dice, de Brain Games.

Este juego ha sido diseñado por Mike Elliot (Thunderstone, Quarriors!). El apartado artístico, como viene siendo habitual en Brain Games, corre a cargo de Reinis Pētersons (ICE COOL (aquí su reseña), Pikoko (aquí su reseña)). Es un juego que puede disfrutarse de 2 a 4 jugadores, con una duración tan efímera como 10 minutos y una edad mínima recomendada de 6 añitos, haciéndolo perfectamente apto como juego infantil.


¿DE QUÉ VA?

En Snowman Dice deberemos ser los más rápidos en nuestra tarea. ¡Y la tarea parece fácil! Deberemos montar nuestro muñeco de nieve, con sus piernas, cuerpo y cabeza. ¡Espera! La cosa no acaba aquí. Debes llevarlo al mismísimo Polo Norte, pero esquivando las bolas de tus rivales…

En otras palabras, Snowman Dice es un juego de dados competitivo y en tiempo real con elementos de habilidad muy marcados. El juego se apoya en una impactante presentación, con una bolsa textil y dados personalizados como protagonistas.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

El contenido de la bolsa de tela en forma de bola de nieve es:

  • 20 dados de muñeco de nieve, cinco para cada posible jugador.
  • Un marcador de Polo Norte

Es un juego independiente de idioma que, aunque solo está disponible en inglés, creemos que es probable que SD Games, partner de anteriores lanzamientos de Brain Games, lo acabe publicando en español. Sin duda es un juego que, como pasa con Happy Salmon, entra por los ojos y genera risas en cuestión de segundos.


¿CÓMO SE JUEGA?

Nuestro objetivo es sencillo: hacer un muñeco de nieve de tres piezas y, tras esto, llevarlo al Polo Norte sin que nos lo derrumben los rivales.

En este juego en tiempo real, cada jugador obtiene cinco dados. En el medio de la mesa colocamos el marcador de Polo Norte, para que se mantenga a la misma distancia de cada jugador.

En cuanto digamos que empieza la partida, todos los jugadores lanzarán dados sin parar, sin contar con turnos establecidos.

Todos los dados cuentan con estas seis caras personalizadas:

Los dados los podremos lanzar tanto como queramos, dejando a un lado los que nos interesen, y relanzando constantemente. ¡Tenemos que ir muy rápido si queremos ganar!

Para construir el muñeco debemos coger las piezas e ir apilándolas unas sobre otras. Tenemos una parte inferior con las dos pequeñas piernas, una parte media con sus tres botones y la cabeza del muñeco. Debes apilarlas, sin importar que luego no se vea la silueta completa dado que sus caras superiores estarán tapadas, eso no importa.

Ese copo de nieve nos sirve como comodín, de modo que podemos colocarlo en lugar de alguna de las partes normales de nuestro muñeco. ¡Si usas comodines irás muy rápido pero tu muñeco dará menos puntos!

Cuando ya tengas el muñeco, deberás lanzar los dados hasta que tengas la flecha.

Cuando tengas un dado con flecha debes gritar: «Allá va el muñeco de nieve». Ahora deberemos, con un dedo, empujar a nuestra creación hasta que toque la ficha de Polo Norte. Al haber avisado en voz alta a tus rivales, éstos pueden relanzar sus dados para buscar la bola de nieve.

Los jugadores pueden usar un dado que muestre una bola de nieve para lanzarlo, en forma de flicking con su dedo índice, para intentar derribar al muñeco que está intentando llegar al Polo. Si lo consigue, el muñeco deberá ser reconstruido.

El primer jugador que llegue al destino hará que se termine la ronda. Este jugador ganará dos puntos por su muñeco, aunque si alguna de sus tres partes es un comodín, solo otorgará un punto de victoria.

La partida termina cuando algún jugador puntúe su tercer punto.


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

Una mesa amplia es importante para Snowman Dice, donde todos lanzaremos dados constantemente y el espacio hará que la cosa sea más cómoda para todos. Recuerda empezar de forma equidistante al Polo Norte para que podamos tener igualdad de condiciones en medio de este caótico juego.

Partida a tres jugadores lista para dar comienzo.


¿QUÉ NOS PARECE?

Snowman Dice es un juego infantil que, dado su frenético ritmo, lo hace disfrutable para los adultos menos serios.

Brain Games es sinónimo de, en casi todos los casos, juegos infantiles o que funcionan bien con niños. Aunque Pikoko (aquí su reseña) se sale de la norma, y Doodle Rush (aquí su reseña) cuenta con cartas avanzadas para complicar las cosas a los más mayores, su catálogo es principalmente infantil y muy divertido. Por suerte, saben pensar en juegos que diviertan a los adultos que se unan a los más peques, y en ese sentido Snowman Dice lo consigue.

Puede que tras leer el cómo se juega penséis que esto no tiene mucho misterio. Tenéis razón. No tiene misterio alguno. Un juego tan sencillo como transparente. Aun así, tras una partida la cosa cambia, como nos pasó al ver a gente jugando a Happy Salmon. ¡Hay que jugarlo para ver el potencial que tiene! Y es que estos juegos buscan que la experiencia sea rápida y divertida.

Aunque en Snowman Dice tuviéramos miedo que eso de lanzar bolas hiciera las partidas interminables, no es así. Cuando todos estamos construyendo muñecos de nieve a la velocidad de la luz, es probable que no nos queden muchos dados para relanzarlos y conseguir la cara que nos permite disparar el dado y derribar al enemigo, o simplemente podemos pensar que otro jugador se encargará de derribarlo y que nosotros podemos seguir a lo nuestro. Esa incertidumbre, que debe resolverse de forma inmediata o el jugador habrá llegado al Polo Norte, es otro elemento que nos sorprendió y que no supimos ver al leer las cortas reglas.

No deja de ser un juego muy sencillo, que no espera que nadie se ponga a pensar. Se trata de lanzar dados y colocarlos, donde la decisión más importante será si usar comodines para construir nuestro muñeco pero ganar un punto de victoria menos o, por el contrario, si queremos lanzar bolas al rival. Esas pequeñas decisiones son lo más intelectual que se espera de nosotros, dejando claro que esto es un juego para relajar neuronas entre otros títulos más exigentes.

En resumen, Snowman Dice es un juego para niños, pero no exclusivamente para críos. Sus sencillas reglas dejan mucho margen para que todos podamos proponernos lanzar dados lo más rápido posible, convirtiéndolo en un filler muy recomendable para todas las edades. Una producción vistosa y un packaging que gustará al publico familiar, convierte a Snowman Dice a un buen compañero de estantería de Happy Salmon.


PUNTOS POSITIVOS

  • Directo y rapidísimo: es un juego de dos reglas que se juega en pocos minutos, haciendo que sirva perfectamente como filler que, además de rápido, despejará a los jugadores por las risas y la tensión condensadas en la partida.
  • Una producción vistosa: con una caja poco ortodoxa y unos dados azules personalizados.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Echamos de menos un quinto jugador: en este tipo de juegos no cuesta poner más contenido para jugadores adicionales que, en este caso, variarían poco la experiencia.

Este juego ha sido cedido por Brain Games para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: