Haru Ichiban

Ya tenemos aquí la nueva creación de Bruno Cathala, licencia para el cual ha sido adquirida en nuestro país por GDM.

26509468584_bfdff209ee_z

Haru Ichiban es un juego diseñado por Bruno Cathala (conocido por juegos como 7 Wonders, Cyclades o Mr. Jack) e ilustrado de forma muy colorida por Stefano Collavini (un artista polivalente que dibuja y participa en creación de cómics, juegos e ilustración). Es un juego exclusivo para dos jugadores y se puede disfrutar a partir de 8 años, pero no esperéis que vuestra prima pequeña os gane en esto.


¿DE QUÉ VA?

En Haru Ichiban tomamos el papel de jardineros japoneses que tienen como misión cuidar de un estanque repleto de nenúfares, flores y alguna que otra rana. Quien sepa gestionar mejor las plantas y seres vivos que pululan por este estanque se convertirá en el Maestro Jardinero, un título tremendamente respetable.

Bajo la atractiva estética de Haru Ichiban se esconde un abstracto sólido y atractivo, de duración muy contenida y una estrategia difícil de dominar, pero sin problemas para aprender sus entresijos en nuestra segunda partida.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

27109984235_54a6173d3b_z

El contenido de la caja es el siguiente:

  • 8 flores rojas (que tiran para el rosa)
  • 8 flores amarillas.
  • 16 nenúfares divididos en:
    • 13 nenúfares normales.
    • 1 con ambas caras oscuras.
    • 2 con huevos de rana en el reverso.
  • 2 ranas, una de cada color: rojo y amarillo.
  • Manual de reglas a todo color.
    • La edición que nos trae GDM está traducida al castellano.

La caja tiene un grosor notable, pero un tamaño ligeramente mayor del esperado. Es el tamaño que comparte con, por ejemplo, Celestia, donde el espacio está más justificado. En este caso, nos entristece el hecho de tener un juego con un despliegue tan escueto, que la caja más pequeña podría convencer a muchos usuarios para llevarlo encima más a menudo. Sin duda, y como diré al final, es un buen juego para tomar un café. Por su parte, el cartón tiene un grosor que asegura una buena duración pese a echarle muchas partidas. Además, como curiosidad, el juego viene con dos pegatinas de los dos jardineros, que podéis ver en la foto. Esa pegatina no tiene ninguna utilidad, parece ser un vestigio de un diseño previo, por lo que puede ser usada como decorativo en el inserto para darle color.


¿CÓMO SE JUEGA?

El juego comienza organizando el estanque lleno de nenúfares colocados de un modo determinado. Para la primera partida, debemos mezclar los 16 nenúfares con su cara oscura hacia arriba, de modo que todos serán idénticos. La disposición inicial es la siguiente:

Captura

Como podéis ver en la imagen, tras colocar los nenúfares del modo indicado, debemos ir volteándolos uno por uno. De ese modo, el nenúfar oscuro, y los dos nenúfares con huevos de rana habrán sido colocados de forma aleatoria. Las ranas de cada uno de los colores van sobre el nenúfar que contenga huevos de rana en ese mismo color.

Ahora debemos colocar, boca abajo y cerca del estanque, las flores de nuestro color. Estas flores van numeradas del 1 al 8. Tras marearlas sobre la mesa, cogeremos tres de ellas y las colocaremos frente a nosotros. Ya tenemos preparada la partida.

El juego, por su parte, tiene como objetivo llegar a 5 puntos de victoria o más. Los puntos los ganaremos si logramos realizar ciertas formaciones con las flores de nuestro color en medio del estanque. Hay varias formas que podemos realizar y que nos ofrecerán distinta cantidad de puntuación en relación a la dificultad y cantidad de flores que necesitemos para ello:

Captura

Como podéis ver a la derecha, podemos realizar una forma cuadrada, que nos reporta un punto, o incluso formas diagonales que nos ofrecerán 3 o 5 puntos, dependiendo de la longitud de la misma.

La manera de puntuar es muy sencilla y, del mismo modo que el resumen de las fases de un turno, vienen ilustrados frente a cada jugador, en el tablero de juego. Un buen detalle que se agradece, alejándose de necesitar un resumen de reglas:

26506015493_a9339bb318_z

El turno resumido a la izquierda y las formas de puntuar a la derecha. Un espacio muy bien aprovechado.

Guiándonos con el esquema del turno, lo podemos dividir en 5 fases:

1- Cada jugador elige en secreto una de sus tres flores que tiene frente a sí mismo. Puede mirar su valor, pero no debe mostrarlo a su rival. Tras esto, se revela su valor, volteándolas al unísono. A partir de ahora, el jugador con la flor de mayor valor será el jardinero senior, mientras que el del valor más bajo será el jardinero aprendiz.
En caso de empate pasa algo gracioso, a la par que original. Cada jugador deberá colocar, automáticamente, su flor en el nenúfar que contenga la rana y, por consiguiente, mover la rana a cualquier nenúfar vacío. ¡Pero si dices «croac» antes que tu rival podrás ser el primero en hacerlo, teniendo la oportunidad de elegir con mayor libertad la posición de tu rana!

27015481802_2ca1f94365_z

Las flores, con valores del 1 al 8. De esos valores dependerá que seamos un aprendiz o un maestro en este jardín zen.

2- El jardinero aprendiz debe colocar su flor sobre el nenúfar oscuro que hay en el estanque. No podrá elegir otra casilla, solamente deberá colocar su flor. ¡Es solo el aprendiz!

3El jardinero senior, con su gran sabiduría, podrá colocar su flor sobre cualquier nenúfar vacío. A diferencia del aprendiz, aquí si tienes margen de maniobra, pudiendo elegir la que más te convenga.

4- Ahora, el jardinero novato, tiene la oportunidad de mover los nenúfares del estanque. El jugador puede elegir cualquier nenúfar, con flor o sin ella, y desplazarlo una casilla en horizontal o vertical. No importa si al mover ese nenúfar se mueven otros con él, siempre y cuando ninguno de ellos vaya a parar fuera del estanque. De este modo, como comprenderéis, se moverán las formaciones que se hayan podido iniciar en turnos anteriores y, así, perjudicar al rival o ayudarnos a nosotros mismos.

5– Para acabar, el jardinero senior elige un nenúfar vacío para voltearlo y dejar su cara oscura visible. Este nenúfar será el ocupado en la siguiente ronda por el jardinero aprendiz, por lo que puedes colocarlo a tu gusto e intentar elegir la flor del valor más bajo, o colocarlo donde a nadie le interese, y forzar al rival a ser el novato, eligiendo un valor alto. Podemos elegir un nenúfar con una rana encima, pero deberemos mover la rana a otra localización vacía y eso nos puede interesar si confiamos empatar en el siguiente turno…

Tras estos cinco sencillos pasos, si no se ha generado ninguna combinación puntuable, debemos coger otra flor de nuestra reserva. Siempre debemos empezar la ronda con tres flores con su valor oculto frente a nosotros.

Si se consigue cualquier forma que dé puntos, debemos puntuarla al momento, acabándose así la ronda actual. Tras subir los puntos en el contador, debemos retirar todas las flores y barajarlas de nuevo, para empezar una nueva ronda, hasta que algún jugador llegue a los 5 puntos o los supere.

27015482802_3e61c564b6_z

Contador de puntuación, con dos puntos por cabeza.

En el caso excepcional en que, tras jugar ocho turnos y haber colocado ocho flores sobre el estanque, nadie haya conseguido realizar ninguna forma de las necesarias, la ronda terminará, por lo que nadie puntúa y se prepara la siguiente ronda como acabamos de describir.

El primero que llegue a 5 puntos o más, se convierte en ganador y será coronado como Maestro Jardinero… ¡por el momento!

Como veis, si no propiciamos el análisis-parálisis, las partidas no deben exceder los 20 minutos y, además, tendremos el estanque preparado para la siguiente partida.

Para empezar una nueva partida, debemos voltear hacia su cara clara a todos los nenúfares que la tengan. Además, colocaremos a las ranas sobre el nenúfar con los huevos de su color. ¡Ya está! Ya tenemos preparada la siguiente partida en menos de un minuto con una formación inicial distinta a la propuesta. ¿Quién no echaría una segunda partida si ya la tienes preparada?

26506014813_a7fcda1937_z

Debemos voltear los nenúfares hacia su cara clara (a la derecha), exceptuando aquel que tiene dos caras oscuras.


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

Haru Ichiban es apto para llevar de paseo. Es relativamente fácil de llevar tanto por su caja como por el despliegue para jugarlo.

28058966604_13723424d5_z

Como podéis comprobar, es un juego que prácticamente se juega sobre el tablero, con muy poco contenido fuera de él.

Como me pasa con juegos pequeños como Exploradores, creo que es un buen compañero de mesa de cafetería, para pasar la tarde con un buen amigo o, mejor aún, con la pareja.


¿QUÉ ME PARECE?

Haru Ichiban es un juego abstracto con mucho encanto. Parece ser que viene una época, ojalá así sea, donde los abstractos bien maquillados tienen cierta cabida. En ese sentido, creo que Patchwork, del diseñador de juegos de ovejas Uwe Rosenberg, ha abierto una veda que ya tocaba explotar.

Haru Ichiban tiene otra ambientación, pero se aleja de otros juegos más herméticos donde solo usamos fichas de colores, ayudando así a que el público no tenga esa sensación de abstracción que, en el fondo, está ahí. En resumen, creo que es un buen momento para aquellas personas que se alejan de los juegos de mover fichas negras contra fichas blancas, y a veces lo único que necesitaban para jugarlo era que fueran nenúfares y flores amarillas y rosas. Que cosas, ¿no?

Bruno sigue su odisea de diseñar juegos variados y sencillos en cuanto a reglas. En esta ocasión ha elegido un artista de mucho renombre para darle un aire japonés hipnótico. Los pocos componentes que configuran Haru Ichiban cuentan con un diseño sobrio y un colorido que ayuda a sacarlo a la mesa.

27015481222_1ab8522e98_z

Las ranas. Croac

Como cualquier abstracto que se preste, debemos tener en cuenta que tiene una curva de aprendizaje corta, pero muy pronunciada. No me extrañaría que en vuestra primera partida no comprendáis la función de mover la rana, o qué nenúfar oscurecer… ¡Eso mismo nos pasó a nosotros! Sobra decir que, tras una partida o dos, ya comprenderemos las razones de los movimientos. Muchos pensaréis que eso pasa en cualquier juego, y no os falta razón, pero la diferencia es que en un eurogame puedes hacer algún punto sin querer. Aquí en un primer momento nos sentiremos incapaces de realizar las formas que nos dan puntos, hasta que cojamos el ritmo al asunto. En el fondo, esto no tiene mucho problema, pero hay que tenerlo en cuenta si tras muchas partidas queremos enseñar el juego a un novato, pues puede verse abrumado y deberemos comentarle que la paciencia (zen, muy japonés todo) es necesaria en la primera partida.

Las reglas, aunque sencillas, dejan alguna duda en el aire. El movimiento de los nenúfares por el jardinero aprendiz no queda claro al hablar de «uno o un grupo de nenúfares», o tampoco especifica si al formar dos conformaciones que sumen puntos se consideran puntuables ambas. Por su parte, Bruno es un usuario activo en la BGG y ha comentado en diversas ocasiones clarificando cualquier duda que haya podido surgir. ¡Gracias por la ayuda!

En definitiva, gracias a GDM podemos encontrar en nuestro país un juego de un diseñador fructífero y que no defrauda. Se trata de un juego que puede ir al lado de 7 Wonders: Duel o del mítico Exploradores, sin molestarse ni hacerse sombra unos con otros. Si os atrae la temática tenéis un buen abstracto con un bonito envoltorio y unas mecánicas que esconden más estrategia de la que parece a simple vista.


PUNTOS POSITIVOS

  • Mecánicas sólidas: tras un par de partidas veréis lo bien equilibrada que está la balanza de ser aprendiz o senior, y de la importancia de elegir bien cuando jugar nuestra flor de mayor y menor valor.
  • Perfecto para revanchas: sé que lo digo a menudo pero…¡aquí el estanque nos queda perfecto para volver a empezar!
  • Juego de mochila: aunque su tamaño no sea el más adecuado, su preparación y montaje es tan reducido que nunca estará de más si vamos a tomar algo en una cafetería limpia.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Abstracto: no esperéis un tema que se adapte a la perfección. La temática japonesa y el estanque han sido una buena elección, pero aquí lo atractivo son las mecánicas.
  • Podría ser más portable aún: si incluyera un marcador dentro del tablero central del juego y si las dimensiones de la caja fueran inferiores.

Este juego ha sido cedido por GDM Games para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: