Impresiones de Escape Tales: The Awakening

Por fin podemos hablaros de este original proyecto que pronto traerá en español TCG Factory. Se trata de Escape Tales: The Awakening, el escape más completo en muchos aspectos, editado por Board&Dice.


Se trata de un juego diseñado por Matt Dembek, Bartosz Idzikowski y Jakub Caban, contando con el arte de Magdalena Klepacz y Paweł Niziołek, dibujante habitual de la editorial. El juego, al tratarse de un escape, no tiene un número de jugadores cerrados y la duración, que puede ser fraccionada en tantas sesiones como deseemos, no bajará de las tres horas de juego.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

El contenido de la tenebrosa caja es el siguiente:

  • 122 cartas que incluyen objetos y acertijos.
  • 18 cartas de Localización.
  • 9 cartas de Maldición.
  • Un tablero sencillo donde colocar las localizaciones sobre unas coordenadas.
  • Un libro con las casi 200 entradas.
  • 18 tokens de acción que usaremos para movernos.
  • Una web a la que podemos acceder desde cualquier dispositivo y plataforma para poder introducir los códigos y solicitar las pistas.


¿CÓMO SE JUEGA?

El funcionamiento del juego es tan sencillo que viene explicado en un par de páginas del reglamento. La idea general del juego es que el libro en el que encontramos toda la narrativa nos irá dictando qué elementos estamos obteniendo y como desplegamos las habitaciones sobre el tablero de juego. Nuestro único recurso son los tokens de acción, que invertiremos sobre las doce casillas que forman el suelo de la habitación que estemos pisando.

El libro de entradas contiene fragmentos narrativos de lo que le sucede a Sam en su peligroso y tenebroso periplo.

Cada token usado nos desvela un pedazo de información y, con suerte, acertijos u objetos. Cuando los tokens se acaben, cosa frecuente al principio, deberemos revelar una carta de Maldición, que además de contarnos un párrafo más del trasfondo de Sam y la angustia que está padeciendo en estos momentos, puede llevarnos a la perdición si avanzamos lo suficiente. ¡No te preocupes por los tokens, de forma habitual, adquirimos algunos al superar salas o completar enigmas! Lo que sí que os podemos avanzar es que no nadaremos en la abundancia…

Cada ficha colocada sobre la habitación nos llevará a una entrada del libro, con lo que iremos avanzando en nuestra búsqueda.

Mecánicamente poco más se puede desvelar. Como buen producto de escape, habrá sorpresas en cuanto a los enigmas y los materiales que usaremos para resolverlos. No quiero meter la pata, pero nos recordó al uso de la caja que hemos visto que hacen los Brand en los EXIT. ¡Ya lo descubriréis!


¿QUÉ NOS PARECE?

Desde que anunciaron este proyecto y pudimos probarlo en la UKGE de este año, le teníamos unas ganas tremendas al juego completo. Nos hacemos todo escape que salga y se deje atrapar, pero es que Escape Tales tenía varias peculiaridades que nos deleitaron al verlas en movimiento. Para empezar, en Escape Tales no hay un factor tiempo como tal, cosa que a muchos les podrá horrorizar. Por el contrario, en este título los jugadores gestionan tokens que son puntos de acción. Este recurso, que nos permite movernos a través de las distintas salas, nos hace a la vez de tiempo, ya que es finito y puede llevarnos a consecuencias negativas si lo agotamos. En ese sentido, pese a que el contrarreloj es algo inherente de las salas de escape, nos pareció muy interesante el hecho de moverte por la sala, tener que desplazarte y elegir a cuándo y dónde quieres ir.

Otra particularidad es el sistema de pistas. A diferencia de los segundos que te quitan en Unlock! o las penalizaciones en estrellas de EXIT (aquí su reseña), aquí no hay nada de eso. Los jugadores pueden, inicialmente, pedir cuántas cartas componen el acertijo actual para saber si, al menos, tienen todo el material necesario o deben seguir investigando. Tras esto, cada enigma contiene tres o cuatro pistas y, posteriormente, la resolución del mismo de forma directa por si los jugadores se atascan. Al no haber un tiempo que nos oprima, los jugadores deberán tomarse con calma cada acertijo ya que las pistas pueden ser pedidas sin ninguna penalización, delegando la responsabilidad sobre los jugadores. A nosotros nos parece justo y, a decir verdad, esta manera de pedirlas nos ha frenado, haciendo que siempre acabáramos esperando cinco minutos más antes de pedir una ayuda.

Por si esto no lo diferencia del panorama actual de juegos de escapismo, en Escape Tales se potencia, muy por encima del resto de productos de la misma categoría, la narrativa. Aquí no aparecemos en una mansión porque hayamos sido invitados y finalmente debamos escapar, ni tampoco estamos en una isla perdida de la mano de Dios. Aquí el trasfondo es algo más que una temática que nos sirva para justificar el diseño artístico de los acertijos. Aquí encontramos a un padre que desea salvar a su hija Lizzy por todos los medios, intentando despertarla de ese extraño coma en la que vive sumida. Claramente, dicho sea de paso, vemos una ambientación más seria y adulta, que no por eso mejor que el resto, pero que deja claro que las emociones van a surgir en nuestro interior mientras juguemos a The Awakening. ¡Y así es! Durante el periplo de Sam, vamos a sufrir con él las distintas apariciones mágicas, oscuras y antinaturales, así como una serie de decisiones que, lejos de tener una sola opción correcta, nos van a frustrar independientemente del camino que deseemos tomar.

La web se puede anclar al escritorio de tu móvil para simular una app, pero sin requerir descargas adicionales ni espacio en tu dispositivo. Dentro de la misma encontramos cada acertijo, bajo un sencillo sistema de símbolos, que nos permitirá resolverlo o pedir alguna pista. ¡Pero no te precipites en pedirlas!

Y es que elegir el camino tiene repercusiones de peso en el desenlace de la aventura. Se trata de un juego con varios finales posibles, a los que llegaremos dependiendo de nuestras decisiones y de los objetos que vayamos dejando atrás. En nuestro caso, no fue un buen desenlace, pero tampoco fue el peor de los finales posibles. Desde luego que no se trata de hacerlo mejor o peor, sino de que las decisiones, algunas poco fundadas, nos lleven a salvar a Lizzy, algo poco probable.

No faltan unas cuantas decisiones dicotómicas, que bifurcarán nuestro camino hacia unos u otros finales… ¡Elige bien!

En lo que no podemos estar muy de acuerdo es en la rejugabilidad que destaca su editorial. Si bien es cierto que con una única pasada te puede quedar alguna sala por explorar, siendo una en nuestro caso, no nos parece un aliciente  suficiente para repetir el proceso de varias horas de duración, conociendo más de tres cuartas partes de los acertijos. Eso no es nada negativo, pero es una cualidad que no consideramos que podamos otorgarle a este juego, como tampoco se la damos al resto de juegos de escape room. En nuestro caso, al acabar y fracasar en nuestra misión, lo que hicimos fue echar un ojo a los distintos finales para ver cual podría haber sido nuestro sino si hubiéramos cambiado nuestras decisiones.

Al final del libro de reglas tenemos varias filas sobre las que escribir los datos necesarios para guardar la partida hasta la próxima sesión. Si lo metes todo en una bolsita zip, será muy sencillo ponerse de nuevo a salvar a Lizzy.

Lo que nos sorprende muy positivamente es su duración por el precio al que se vende. Con un PVP de 25€, algo más que una entrega de EXIT, nos encontramos ante un producto que supera con holgura las tres o cuatro horas de duración. Sí, asumimos que el no ser jugado contrarreloj hace que se dilate más su duración, pero sigue siendo un juego más largo que la mayoría con un precio muy contenido.

Por todo esto, pensamos que Escape Tales era lo que faltaba en el panorama de los juegos de escape. No teníamos ningún juego que nos sumergiera de este modo en la temática que rodea a los acertijos, y mucho menos, con una ambientación tan cuidada y adulta como la que nos propone este The Awakening. También nos ha encantado el sistema de puntos de acción, que nos recuerda al hecho de movernos por una sala en un escape, y que viene a sustituir, de un modo más o menos polémico, el factor contrarreloj más clásico. Por todo esto, por sus múltiples y frustrantes finales, y por su suficiente duración como para desarrollar una historia con sentido pero sin abrumar con largas parrafadas, podemos decir que nos encontramos ante el mejor escape room que hemos probado hasta el momento. Desde luego, si has hecho escapes reales y buscas algo que te haga sentir que vas de un lado a otro, que llevas objetos entre salas sin saber muy bien su utilidad, Escape Tales te ofrece eso y un desarrollo nada lineal, lo que hace que tu experiencia te lleve a un, más que probable, mal puerto.

Este juego ha sido cedido por Board&Dice para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: