Reseña de Mini Rails

Hoy os hablaremos de otro proyecto de Moaideas que pudimos obtener en Essen SPIEL’17. Se trata de Mini Rails, otro juego sencillo en reglas pero con una rejugabilidad y profundidad suficientes para querer repetir.

Se trata de un juego diseñado por Mark Gerrits (autor de SteamRollers, otro juego con trenes de por medio) que cuenta con los trazos y colores de Steve Tse (ilustrador que se estrena en el mundo lúdico con este proyecto). Un juego que, como pasaba con Tulip Bubble (aquí su reseña), y totalmente comprensible al conocer sus mecánicas, solo puede ser jugado de 3 a  5 jugadores. Cuenta con una duración aproximada de unos 45 minutos y una edad mínima recomendada de 15 años según el reglamento, aunque lo vemos excesivo.


¿DE QUÉ VA?

Seis empresas ferroviarias compiten por desarrollar sus conexiones y establecer rutas alrededor del país por las mejores regiones del lugar. Como inversores, deberéis elegir qué acciones comprar así como el sentido en el que se irán desarrollando las distintas vías. Con las decisiones adecuadas, podremos hacer aumentar el valor de nuestras acciones o disminuir el de nuestros rivales, ¡pero no te olvides de que tus empresas paguen impuestos o perderán todo su valor al final de la partida!

Se trata de un juego económico en el que iremos comprando acciones y modificando el valor de las mismas. Con una gran dosis de interacción, puesto que las acciones podrán y casi deberían ser compartidas con otros jugadores, el valor de las empresas fluctuará con cada turno, por lo que debemos intuir las intenciones de nuestros rivales si no queremos perder la partida o, en el peor de los casos, ver como nuestras empresas quedan descalificadas por no pagar impuestos.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

El contenido de Mini Rails es el siguiente:

  • 7 losetas hexagonales a doble cara para formar el mapa de juego.
  • 6 fichas que formarán el marco del tablero de juego.
  • Un tablero central de mercado.
  • 5 tableros de jugador.
  • 10 losetas de acción, dos por jugador.
  • 10 peones de orden de turno, dos por jugador.
  • 72 fichas de compañía ferroviaria, 12 en cada uno de los 6 colores.
  • Una bolsa de tela.
  • El manual de juego en inglés.

Como viene siendo habitual, Moaideas ha diseñado un inserto realmente práctico en el que tenemos espacios concretos para, por ejemplo, las piezas que forman el marco del hexágono que servirá de tablero de juego. Las piezas del juego pueden sufrir, ya que el tablero modular necesita ser colocado y recolocado en cada partida. Por suerte, el material de estos componentes mezcla el cartón y el plástico, con un acabado curioso pero que, tras varias partidas, podemos deciros que mantiene sus esquinas y bordes a salvo. El reglamento puede ser encontrado en inglés, pero no cuenta con una versión española. Dada la independencia de idiomas, podemos disfrutar del juego con jugadores que no se sientan cómodos con el inglés tras conocer las pocas reglas con las que cuenta el juego.


¿CÓMO SE JUEGA?

Para empezar, deberemos colocar el marco que delimitará el mapa sobre el que jugaremos.

Una vez formado el marco, podremos colocar las siete losetas que conformarán el interior de lo anteriormente delimitado. Baraja las losetas y gíralas a tu elección, respetando que la gran ciudad siempre quede en el centro del mapa, rodeada por las seis losetas restantes. ¡Ya tenemos el mapa formado y seguro que será distinto al de tu siguiente partida!

La casilla central, con la Gran Ciudad, será un punto de interés para todas las compañías.

Cada jugador recibe un tablero de juego en el color elegido y las dos acciones que llevará a cabo en cada ronda.

Las dos acciones, que repetiremos en cada ronda, serán construir vías, como vemos a la izquierda, o comprar acciones, como vemos a la derecha.

En el tablero de mercado se llevará a cabo gran parte del juego. Para establecer el orden de turno de la primera ronda, muy importante en Mini Rails, se establecerá el jugador inicial según quién haya comprado el último billete de tren. Tras esto, se colocarán los peones del modo siguiente:

En este ejemplo, el jugador naranja compró el último billete de tren, por lo que es el jugador inicial. Tras esto, colocamos los peones de los jugadores en sentido horario: el verde y el rosa. Los tres peones restantes se colocarán en orden inverso. ¡Ya podemos empezar!

La bolsa de tela contiene un número de fichas de cada una de las seis empresas ferroviarias del juego. Dependiendo del número de jugadores, el número de fichas variará pero siempre se usarán todas las fichas durante la partida, de modo que podemos saber cuántas fichas de cada color quedan dentro de la bolsa con una simple resta. ¡No me gusta contar cartas ni fichas, pero es necesario a la par que sencillo!

Al inicio de cada una de las seis rondas, se deben sacar tantas fichas de la bolsa como peones en juego haya más uno. De este modo, siguiendo con el ejemplo superior, se revelarán siete fichas por ronda.

El diseño del tablero nos permite ver con claridad cuantas fichas por ronda serán reveladas.

En orden de juego, siguiendo los peones previamente colocados, los jugadores llevarán a cabo las siguientes acciones. En cada ronda los jugadores deben realizar obligatoriamente estas dos acciones, aunque elegirán el orden que deseen:

COMPRAR ACCIONES

Para llevar a cabo cada acción, el jugador activo debe retirar la loseta de acción correspondiente fuera de su tablero. Si elige la acción de comprar una acción puede elegir cualquiera de las fichas de compañía sobre el tablero de mercado para obtener la acción correspondiente y colocar en esa casilla su peón.

La jugadora rosa ya usó la acción de construir vía, por lo que tiene fuera la loseta correspondiente. Ahora le toca comprar una acción. Toma la ficha amarilla del tablero de mercado y coloca su peón rosa en la casilla que acaba de dejar vacía. La acción adquirida se coloca en la casilla cero del tablero de juego. El valor de esta acción se modificará en el futuro ya sea hacia arriba, con valor positivo, o hacia abajo.

Al colocar nuestro peón en una casilla vacía estamos construyendo el orden de juego de la ronda siguiente. De este modo, si elegimos una ficha cerca del borde izquierdo, jugaremos antes en la ronda siguiente, mientras que quien elija la última ficha de la fila, la de más a la derecha, será el último en jugar en la próxima ronda.

CONSTRUIR VÍAS

Con esta otra acción, representada por la locomotora, el jugador activo, del mismo modo descrito en la acción anterior, tomará una ficha de compañía de las reveladas en el tablero de mercado y colocará ahí su peón. La ficha de compañía obtenida deberá ser colocada en el mapa, adyacente a alguna de las fichas de la compañía de ese color.

Al colocar la ficha, todos los jugadores deberán subir, si la casilla contiene puntos blancos, o bajar, si los puntos son rojos, el valor de las acciones de la compañía correspondiente.

El jugador verde no posee acciones de la compañía roja, pero sus rivales sí. Por eso construye una vía sobre una casilla con tres puntos rojos, cosa que hará que cada acción de esta compañía se devalúe tres puntos. ¡Ups!

El propio desarrollo de las vías hará que ciertas compañías bloqueen a otras, obligando a que crezcan en una dirección concreta o, incluso, bloqueando su crecimiento.

En el momento en que no queden peones, después de que cada jugador lleve a cabo sus dos acciones, quedará una última ficha de compañía sobre el tablero. Esta ficha será colocada en la parte inferior del tablero de mercado y tendrá dos usos. Por una parte, cumple la función de marcador de ronda, para que podamos contar cuántas rondas de juego nos quedan por completar. Por último, y más importante, indica qué empresas han pagado sus impuestos. Este elemento, como veremos a continuación, es muy importante a la hora de puntuar la partida.

Para preparar la siguiente ronda solamente debemos colocar los peones en la fila superior del tablero central según el nuevo orden establecido, que dependerá de las fichas que hayan ido cogiendo los distintos jugadores. Se revelan nuevas fichas de compañía y se empieza la ronda siguiente, hasta completar las seis que forman la partida.

Tras seis rondas tendremos seis fichas sobre las casillas inferiores del tablero de mercado. Estas fichas, además de indicar el fin de la partida, indican qué compañías han pagado impuestos y, por lo tanto, tienen valor en el juego.

Siguiendo el ejemplo de la fotografía superior, las compañías amarillas, roja, azul y gris tienen valor en el juego, puesto que han pagado sus impuestos. La compañía blanca y la color crema no han pagado sus impuestos y esto repercutirá negativamente a los accionistas de la empresa.

Todas las empresas que hayan pagado impuestos permiten que los jugadores mantengan sus acciones que tengan un valor positivo y que eliminen acciones de esa compañía que tuvieran un valor negativo. En otras palabras, como la compañía roja ha pagado impuestos, la jugadora rosa mantiene sus acciones rojas de valor 4 y 7 y elimina su acción azul, ya que esta empresa pagó impuestos y su acción tiene un valor negativo. De la misma manera, mantiene su acción gris de valor 2 y elimina la ficha amarilla que le restaría 5 puntos.

Por desgracia, las empresas que no han pagado impuestos nos penalizarán. Así, los jugadores deben eliminar las acciones de valor positivo de empresas que no han cumplido sus obligaciones fiscales y mantendrán las acciones que tuvieran un valor negativo. ¡Efectivamente! Cualquier acción de una empresa que no salga sobre las casillas que marcan las rondas solo nos pueden restar puntos, jamás nos harán ganar puntos.

Ahora ya podemos sumar los puntos, tanto negativos como positivos, para calcular nuestra puntuación final, que es de 13 puntos en el ejemplo de la jugadora rosa. El jugador con más puntos es el ganador.


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

El mapa del juego es grande. Lo suficientemente grande para jugar de forma cómoda, pero más de lo que os podáis imaginar antes de verlo desplegado. Fuera del mismo necesitamos colocar el tablero de mercado y los tableros de cada jugador. No te olvides de que la bolsa irá usándose en cada ronda para reponer las fichas de las compañías. En definitiva, un juego que ocupa más de lo que parece, pero que incluye espacios para todos los elementos de juego, presentando un diseño funcional.

Partida a tres jugadores lista para dar comienzo. Cada compañía empieza con tres fichas sobre el tablero en las partidas con menos de cuatro participantes, como vemos en la fotografía.


¿QUÉ NOS PARECE?

Mini Rails es un juego rápido de tablero modular con una interacción casi constante.

¡Menuda sorpresa de juego! Así resumo mi experiencia con este juego, y creo que coincidimos con aquellos con los que lo jugamos. A veces, el no ir condicionado te permite disfrutar de un juego sin pretensiones y apreciar que, incluso sin hacer mucho ruido, hay juegos que merecen ser recordados y tenidos en cuenta. Mini Rails es uno de ellos.

Este Essen fue un año interesante para Moaideas. Además de presentar su atractivo Tulip Bubble (aquí su reseña), también seguían vendiendo este juego que, aunque inicialmente nos atrajo por temática y aspecto, nos ha ganado con su elegancia y sencillez. Estos dos adjetivos forman parte de un principio casi constante en el corto pero sólido recorrido de la editorial taiwanesa. ¿Qué nos prepararán para este año?

Aunque su autor sea belga, el juego demuestra como Moaideas sabe elegir unos proyectos que transmitan suficiente profundidad sin la necesidad de sobrecomplicar las reglas, como pasa con sus proyectos previos.

Mini Rails nos ofrece un juego de compra de acciones, aunque lo ha sabido asociar con un tablero modular sobre el que construiremos una ruta hacia el centro. Nada revolucionario, lo sabemos, pero transmite un equilibrio tan sobrio que merece la pena tenerlo en cuenta, mostrándose fresco y original en su conjunto.

Sin duda alguna, este juego agradará a los que disfruten con la interacción. Tanto la compra de acciones como la colocación de las vías irán en relación a los actos y los movimientos de nuestros rivales. Si pretendes establecer una estrategia propia y no modificarla teniendo en cuenta lo que hagan los otros jugadores, deberías alejarte de este juego. Aunque el juego se base en seis rondas, por lo que llevaremos a cabo doce acciones por jugador, nos replantearemos nuestros actos a casi cada instante, sabiendo que todos los elementos de la bolsa van a salir en algún momento de la partida, por lo que contar cuántas piezas de cada compañía quedan por salir es algo fundamental, sin necesitar ser un genio a la hora de contar, técnica que no disfruto habitualmente en los juegos ya que suele descentrar nuestra atención y enfría bastante el desarrollo.

Es estimulante ver como un juego con solo dos acciones por ronda puede transmitir tanto durante la partida. Aunque el reglamento sea escueto, claro y conciso, deberás jugar un par de partidas para ver las consecuencias de las acciones que llevaremos a cabo en cada ronda. En la primera partida puede ser confuso el hecho de tener que dejar que nuestra compañía favorita siga en mercado para poder asegurarnos de que pagará los impuestos, será cobrada al final de la partida y nuestras acciones no perderán su valor. Esa es una de las mecánicas que más me gusta de este pequeño proyecto, ya que permite que los rivales controlen parcialmente el devenir de las empresas sin tener que devaluarlas o comprar acciones. Ya veréis como, durante las partidas, vas descubriendo que, como en la economía real, es necesario que las acciones de alguna empresa no sean de un solo jugador, puesto que necesitaremos algún aliado para hacer crecer el recorrido de la ferroviaria y que ésta se despliegue por tramos que hagan aumentar su valor. Por otra parte, si varios jugadores obtienen acciones de la misma empresa, será muy complicado que alguna ficha de ese color acabe en el marcador de ronda y permita pagar impuestos a la compañía ferroviaria.

No hay que olvidar la variabilidad entre partidas que da el pequeño añadido del tablero modular. Parece ser, aunque quizás me equivoque, que está resurgiendo este elemento que, si se implanta de forma adecuada, promueve una rejugabilidad muy alta. En Mini Rails es interesante ver cómo, a veces desde el principio, hay algunas empresas ferroviarias poco atractivas que nacen rodeadas de casillas de poco valor. Es una situación abierta y que todos los jugadores conocerán desde el primer momento, por lo que tendrá repercusión a lo largo de la partida y afectará a todos los jugadores por igual.

En resumen, Mini Rails es un juego que mezcla la compra de acciones y la creación de rutas sin añadir elementos originales pero que, por otra parte, funciona de forma elegante. Un juego que, aunque no puede disfrutarse en pareja por las limitaciones propias de su mecánica principal, encaja con cualquier número de participantes propuestos en la caja. No es nada diferente a lo que proponen otros juegos económicos en los que manejemos acciones u otros bienes, pero el añadido de la creación de la ruta lo distancia suficiente de otros y, junto a su contenida duración y su elevada rejugabilidad, nos parece una alternativa fresca y sólida.


PUNTOS POSITIVOS

  • Sencillez en reglas pero no en estrategia: un juego sencillo de contar que tiene más profundidad de la que pueda parecer. Con un control relativo sobre el devenir, debemos contar cuántas fichas quedan de las distintas empresas e intentar predecir los movimientos de los rivales.
  • Interacción constante: algo que me encanta. Toda acción repercutirá de forma activa e inmediata sobre los planes de tus rivales, por lo que no podemos dejar de fijarnos en qué hacen y porqué.
  • Materiales notables: tanto el inserto del juego como las losetas del mapa central tienen una calidad por encima de la media. Es una gozada ver los componentes organizados y saber que no se verán afectados por el uso tras varias partidas.

PUNTOS NEGATIVOS

  • No es posible disfrutarlo en pareja: cosa totalmente comprensible dadas las mecánicas del juego. Aun así, es algo que veremos en todos los juegos de Moaideas, que requieren un mínimo de tres jugadores.
  • Está prácticamente agotado en estos momentos: aunque esperamos una reimpresión pronto y, con suerte, distribución en nuestro país.

Este juego ha sido cedido por Moaideas para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: