Reseña de Password Express

Teníamos ganas de hablar del party game de Looping Games… ¡Password Express!

38222973721_d56ae6db62_z

Junto con Brain Picnic, Looping Games trae su primer juego en caja cuadrada. Se trata de un proyecto diseñado por Roberto Pisonero Trapote (Secuenzoos) e ilustrado por el artista inseparable de la editorial: Pedro Soto. Se trata de un juego por equipos que permite de 2 a 10 jugadores, con una duración de unos 15 minutos y una edad mínima de 10 años.


¿DE QUÉ VA?

Acabamos de encontrar un antiguo ordenador en el trastero. ¿Qué tendrá? ¡Cachis! Una contraseña nos imposibilita entrar a echar un vistazo al disco duro. ¡Espera! Por aquí hay unos cuantos post-it que nos pueden servir de pistas… ¿Probamos las palabras que te vengan a la mente?

26446651059_e2c0597fd8_z

Bajo un tema arbitrario pero que encaja bien en el diseño del juego, se encuentra una propuesta de party game de palabras. Deberemos pensar en palabras que coincidan en las categorías que se desvelen en cada ronda y contengan la letra que dictamine una carta en las distintas posiciones dentro de la palabra. Un juego donde debemos pensar palabras en los escasos 15 segundos que tiene cada turno. La velocidad y la adrenalina le otorgan a Password Express un punto diferencial y adictivo.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

La cuadrada e informática caja contiene:

  • 16 cartas de posición que nos servirán para colocar las fichas tras nombrar palabras.
  • 18 cartas de puntuación para poder llevar la cuenta de los puntos de cada equipo.
  • 56 cartas de tema/letra con incontables combinaciones.
  • 24 fichas, en rojo y azul, para los dos equipos.
  • Un reloj de arena de unos quince segundos. Obsesivos abstenerse, id directos a la aplicación disponible de forma gratuita.

37512205334_98cb9eba9c_z

Otro juego de caja pequeña y original a partes iguales. Vale la pena destacar el diseño de la caja, perfectamente ilustrada en forma de ordenador. Sus lados externos de la parte inferior de la misma nos muestran en cuatro pasos el mecanismo básico de juego. Las cartas, como la caja, también son cuadradas.


¿CÓMO SE JUEGA?

Lo primero es lo primero: forma dos equipos. Si estás cansado del cliché de chicos contra chicas, elige otro, pero es el primer paso para que empiece la fiesta.

El objetivo es sencillo: ganar puntos y superar al equipo rival. Para ello, debemos buscar palabras que contengan la letra que se revele a la izquierda de cada fila y que coincida en la categoría revelada a la derecha de cada fila. La palabra puede contener la letra en cuestión en primera, segunda, tercera posición o incluso más adelante. ¡Cuidado, no da los mismos puntos encontrar una palabra que empiece por la letra que tenerla en su tercera posición!

37512206654_a239aaeb95_z

Si la palabra contiene la letra correcta en la tercera posición otorgará tres puntos al equipo que la diga, tal como indican las tres estrellas en su esquina inferior izquierda.

Un equipo tomará las fichas rojas y el otro las fichas azules. Ya solo queda montar el tablero a base de cartas. En él, debemos desplegar cuatro filas con las cartas de posición. Debemos separar las cartas de categorías/letras en cuatro montones. A la derecha de cada fila colocamos uno de esos montones, preparados para empezar. ¡Ya casi estamos, impacientes! Para más detalles véase el apartado «¿cómo queda en la mesa?»

38190976222_d9f182b288_z

En cada fila se colocará una montón de cartas con una categoría mostrada en la parte superior a la derecha de las cartas de posición. A la izquierda colocaremos una carta mostrando su reverso: una letra. En el caso del ejemplo, estas dos cartas nos indicarán que debemos buscar palabras de la categoría «nevera» que contengan la letra C en las distintas posiciones posibles.

La primera ronda la empieza uno de los equipos al azar, pero cada partida se compone de cuatro rondas que se empezarán por el equipo que vaya a la cola en puntos. Ser primero nos da una ligera ventaja al poder decir las palabras más sencillas y evidentes, pero también le otorga al rival 15 segundos para pensar palabras que otorguen mayor puntuación.

En cada ronda tenemos solo 15″ para pensar palabras. Cada una de las cartas de posición que tenemos sobre la mesa solo puede ser usada por uno de los equipos en una sola ocasión. Si alguien dijo Cthulhu como personaje de ficción con la letra C, nadie puede buscar otro personaje que empiece con la C, ¡piensa otra cosa! Las cartas tienen una interrogación para, sin romper el dinamismo de la partida, colocar la ficha que el rival haya puesto y discutir si se adecua a la categoría y las normas del juego. ¿Qué normas? Pues pocas y muy claras: solo podremos usar la letra en cuestión en la primera posición en la que aparezca en la palabra. Almería solo vale con la A en primera posición, no en la de «cuarta o más».

26446649049_b9709f18e9_z

¡Se acabó el tiempo! ¡No hay pausa! El otro equipo empieza a decir palabras para las casillas que aún sigan vacías.

¿Ha pasado un turno consecutivo de cada uno de los equipos sin que nadie diga nada? ¡Pues fin de la ronda!

Antes de empezar la siguiente ronda se cuentan los puntos y se discute, como buenamente se pueda, acerca de las palabras que están en interrogación. Dicho sea de paso, recomendamos no entrar en sutilezas acerca de las discusiones que, en muchos casos, no llegan a ningún lugar. Si alguien dice que Lovecraft es un personaje de ficción (eso me pasó en Essen frente a Pedro Soto, abogado del diablo) pues no hay mucha discusión, es un error y punto. Algo más turbio sería debatir acerca de si la fruta es un artículo que pueda tener cabida en la categoría nevera….por ejemplo. Sin duda alguna, que las discusiones no nublen el objetivo principal que es la diversión y el dinamismo que caracterizan a Password Express.

37512203974_7c6941cc03_z

La ficha roja cubre la interrogación, indicativo de que el equipo azul duda de la validez de esa palabra.

Al inicio de cada ronda debemos girar las categorías vigentes y colocarlas sobre las letras de la ronda anterior con su reverso visible. Así, cambiaremos tanto las categorías como las letras. Como dijimos más arriba, el equipo que vaya a la cola en cuánto a puntos será el jugador inicial de la siguiente ronda. Tras cuatro rondas, se lleva a cabo el recuento final y, posiblemente, se prepare la siguiente partida.

37512202224_b96aa8d158_z

Detalle de las cartas que sirvan de contador para la puntuación. Un apaño que funciona, pero la aplicación añade una comodidad adicional que merece la pena.


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

Deberemos colocar la parrilla de 4×4 para colocar las fichas cuando adivinemos cada palabra. A lado y lado de cada fila debemos colocar las cartas que darán lugar a categorías y letras. Más allá de esto, recomendamos el uso de la aplicación por la cuenta regresiva sonora y la emoción que eso conlleva.

26446638889_ccc7ce6416_z


¿QUÉ NOS PARECE?

Password Express es el Codenames de corte nacional que estábamos esperando.

Nos llamó la atención ver que, por fin, Looping Games daba el paso y presentaba un juego más desenfadado e informal. En todo catálogo que se preste hay un hueco para un proyecto menos serio y apto para las noches donde las neuronas no quieren trabajar. Por si fuera poco, han editado el juego en cuatro idiomas gracias a la escasa dependencia idiomática y el diseño de las categorías de las palabras.

26446641139_b878505ac3_z

Con Password Express se mantenía lo de la caja pequeña, aunque en esta ocasión encontramos una caja cuadrada que lo diferencia de los juegos 19XX. Dicho sea de paso, nos encontramos ante un trozo de cartón que emula un monitor de una forma muy original y vistosa, detalle de Pedro Soto.

El juego no pretende complicarse con las reglas y tiene una similitud importante con el exitazo del tito Chvátil, el uso de palabras. Aunque, si algo aleja a Codenames de ser un juego «de fiesta» al uso es la polisemia de las palabras incluidas, haciendo que la cosa se ponga seria si quieres jugarlo bien. Nos encanta Codenames, tanto en palabras como en dibujos, no lo dudéis, pero es menos festivo de lo que parecía cuando leíamos la idea, y se vuelve un juego serio y relativamente neuronal si quieres dar buenas pistas. Éste, por su parte, no juega con la polisemia, haciendo que el resultado sea algo más superficial y, por lo tanto, más ligero en su ejecución.

En Password Express se ha querido eliminar la parálisis que pueden generar algunos juegos. Aquí no va a haber margen para eso. Tanto los turnos de 15 segundos como la finalización de la ronda tras treinta segundos de silencio lo convierten en dinamismo puro. ¡No hay que preocuparse de ese amigo precontemplativo que se toma su tiempo a la hora de nombrar un concepto en Dixit o dar su pistaza de 4 palabras en Codenames!

La rejugabilidad del juego también es considerable. La inclusión de 56 cartas, que sirven tanto de letras como, por su reverso, de categorías para nuestras palabras, son más que suficientes para jugar varias partidas. Si bien, dicho sea de paso, nos parece que algunas palabras pueden verse repetidas en próximas partidas. En otras palabras, aunque la combinación entre categoría y palabra sea difícil de repetirse a medio plazo, una misma palabra puede descubrirse en una categoría y empezar a usarse en las rondas donde alguna de sus letras sea la indicada. Por ejemplo, si alguien dice «podcast» en la categoría de «medios», esta palabra puede ser lo suficientemente ingeniosa para que el resto de jugadores la graben en su hipocampo y la usen en partidas futuras. ¡Vale! No decimos que sea algo frecuente, pero se antoja una situación posible conociendo las mecánicas del juego.

26446641709_7cb5cbe626_z

Pese a ese pequeño detalle, nos parece un juego estupendo, original y que cumple con la función de atraer a cualquiera. Sus reglas harán que todo invitado se sienta cómodo jugando y su duración acompaña para que se juegue más de una y de dos partidas en la misma sesión. Para acabar de redondear la experiencia, el simple hecho de ser jugado en grupos hace que, en este aspecto, nos parezca mejor opción que Codenames para grupos relativamente grandes, ya que no es indispensable poner en común nuestras palabras, sino que cualquier componente del equipo puede gritar su propuesta y colocar una fichita de su color sobre la carta.

Sin duda alguna, un juego que verá mucha mesa y que nos sigue demostrando que Looping Games no saca cualquier cosa, sino que mantienen el mimo en sus proyectos tanto a nivel de diseño como a nivel gráfico. Nos cuesta recomendar otro juego nacional de palabras que sea tan divertido como este, así que ya ha encontrado su lugar en nuestra estantería.


PUNTOS POSITIVOS

  • Un hueco en la editorial que tocaba llenar: Looping Games nos tiene bien acostumbrados. Juegos relativamente profundos de Perepau, sinónimo de calidad y constancia, con una caja pequeña y una duración y reglamento contenido. Eso está bien, pero faltaba algo más banal para ser disfrutado cuando vienen los menos adeptos a casa, o cuando no queremos pensar más de 15 segundos de forma intensa. Roberto Pisonero ha sabido llenar ese hueco que encontrábamos en la editorial. ¡Ya solo falta un juego de culo duro!
  • Diseño agradable y multilenguaje: Pedro ha sabido tematizar Password Express más de lo que cabría esperar. El diseño de las categorías y de la maravillosa caja hacen atractivo el juego para aquellos comensales o amigos que se quedan en lo superficial cuando les enseñamos un juego.
  • Rápido y adictivo: su mayor punto a favor es tener turnos de solo quince segundos. Es imposible bajar la guardia. Nadie dejará de pensar en qué palabra nos podría dar unos puntos. Por si esto fuera poco, la aplicación requiere que, una vez llegado a cero, alguien pulse la pantalla para cambiar de turno. ¿Un error? ¡Para nada! Nos encanta que alguien del equipo espere al pitido para pulsar y evitar que digan una palabra fuera de tiempo.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Puede tener un ligero efecto de aprendizaje: cuando se repita, tras varias partidas, una categoría, el juego puede sufrir cierto efecto memoria como explicamos detalladamente en nuestra opinión.
  • Las cartas de puntuación son algo liosas: el juego se compone, más allá de las fichas y el reloj, de cartas. El uso de cartas como marcadores queda ochentero, pero no es lo más práctico para nuestro gusto. La aplicación mejora la usabilidad y experiencia, aunque por el momento solo esté disponible para Android.

Este juego ha sido cedido por Looping Games para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: