Reseña de TEAM UP!

Hoy hablamos del puzzle colaborativo de Helvetiq, que encontraremos en tiendas españolas a través de Gen X.

El diseño corre a cargo de Sébastien Pauchon (Jaipur, Jamaica) y Hadi Barkat (BabyIQ, Matchmaster). Se trata de un juego que puede disfrutarse de 1 a 4 jugadores, siendo especialmente brillante en solitario, con una duración de unos 20 minutos, aunque el juego te lleve a rejugar la partida y mejorar tu puntuación. La edad mínima recomendada es de tan solo 7 años, aunque necesitaremos alguno más para exprimir los potenciales puntos.


¿DE QUÉ VA?

En TEAM UP! encontramos un puzzle producido en madera en el que nos proponen el reto de montar un palé del mejor modo posible, haciendo que la organización de las piezas deba ser exquisita para lograrlo.

Sin demasiado tema que describir, TEAM UP! es más un puzzle que un juego, que puede disfrutarse solo o de forma cooperativa y que juega con las tres dimensiones para ponernos a prueba.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

La caja de cartón reciclado contiene:

  • Un palé sobre el que jugaremos las distintas piezas.
  • Una pieza neutral.
  • 27 cajas que iremos apilando sobre el palé, en tres colores distintos.
  • Un mazo de 36 cartas numeradas.
  • Una bolsa de tela.

Todo esto viene presentado en un formato vertical. Abunda la madera, que le otorga un acabado muy agradecido para un juego que, de haber sido plástico, no nos hubiera gustado tanto ni a la vista ni al tacto. En España, es Gen X quien distribuye este juego, por lo que no habrá problemas de idioma a la hora de leer el manual, el único elemento del juego que tiene letras.

También encontramos una bolsa de tela que nos permite guardar todas las piezas de madera, incluso transportarlo con mayor facilidad.


¿CÓMO SE JUEGA?

El objetivo en TEAM UP! es cooperar con tus compañeros, si no es que estás jugando solo, para gestionar de la mejor madera el conjunto de cajas sobre el palé central. ¡Sé ordenado si quieres ganar!

Para empezar la partida, tenemos dos opciones: su modo estándar y su modo puzzle.

Mientras que en el juego estándar las 36 cartas deben ser barajadas, el modo puzzle necesita que el mazo mantenga su orden inicial, determinado por el número de la esquina superior izquierda.

Detalle de las cartas de construcción.

Una vez preparado el mazo, colocamos el palé en el centro de la mesa y colocamos la pieza neutral en el lugar que prefiramos. Todo el juego se desarrolla sobre las barras de madera del palé, del cual no podremos extralimitarnos a la hora de colocar ninguna de las piezas.

Ejemplo de posible colocación de la pieza neutral. Como todas las piezas, deberemos respetar la orientación, colocándolas en vertical o transversal al eje del palé. De esta manera, no se permite colocar piezas en diagonal, ¡queremos ser ordenados!

¡Ya podemos empezar!

El turno es sencillo y debemos seguir en orden estas dos acciones:

ROBAR UNA CARTA

El jugador activo roba la primera carta del mazo. Eso se traduce en que las partidas tendrán un máximo de 36 rondas, aunque probablemente sean menos.

COLOCAR UNA CAJA SOBRE EL PALÉ

El jugador activo debe elegir una de las cajas que aún no hayan sido colocadas sobre el palé, que sigan en la reserva general, para colocarla en el mismo.

Para ello debe respetar tanto las restricciones que le haya puesto la propia carta recién revelada, como las normas de construcción.

Las normas generales de construcción son las siguientes:

  • La caja que estés colocando debe tocar, al menos, a otra caja.
  • Las cartas deben tener su lado coloreado siempre mirando hacia arriba.
  • Ninguna caja puede sobrepasar lateralmente los límites del palé.
  • Dos cajas de tamaños idénticos no pueden entrar en contacto.
  • Tampoco podemos colocar cajas que dejen huecos por debajo de las mismas. Cada caja debe tocar por completo a otra caja o al palé.

Teniendo en cuenta esto, la carta nos añadirá una restricción adicional que deberemos tener en cuenta. Hay tres tipos de cartas que podremos encontrar:

Algunas cartas te indican el tamaño de la caja que debemos coger, permitiéndonos elegir el color entre el rojo, azul y blanco. Es importante tener en cuenta que, como os contaremos luego, que se agote algún color o tamaño de caja puede traernos problemas…

En este caso nos piden que coloquemos una caja roja, pero el tamaño lo podremos elegir.

De vez en cuando, aunque no sea lo habitual, también encontramos cartas con dos opciones. Éstas ofrecen algo más de flexibilidad y permiten reestructurar mejor nuestro crecimiento vertical.

Después de colocar la caja, esa carta completada debe quedar boca arriba sobre una pila. En turnos venideros, coloca las cartas de modo que se superpongan y podamos calcular la cantidad de piezas usadas hasta el momento. A medida que avancemos la partida, habrá momentos en los que no tengamos ninguna caja de las requeridas disponible, ¡problemón! En esas situaciones lo que deberemos es colocar la carta boca abajo en esa pila de cartas usadas, recordándonos que perderemos puntos.

La partida se acaba cuando no quedan más cajas que colocar en el palé o cuando ya hemos agotado el mazo de robo. Alternativamente, si creemos que nuestra puntuación es buena, podemos decidir, como grupo, dejar de robar cartas y finalizar la partida. Esta última opción es la más habitual, cuando ves que la proporción de cajas disponibles y de cajas que podamos colocar en el palé completando un nivel adicional sea baja. Una retirada a tiempo es una victoria.

Para la puntuación final deberemos calcular lo siguiente:

  • Cuenta el número de pisos que estén completos al 100%. Cada piso otorga 5 puntos.
  • Resta un punto por cada caja que no hayamos colocado sobre el palé.
  • Resta otro punto por cada carta que hayamos dejado boca abajo por no poder completar sus requisitos.

La suma os dará una puntuación final, partiendo de los 25 puntos que sería la puntuación perfecta. ¿No queréis volver a jugarlo? Pues TEAM UP! tiene una manera de enganchar a los jugadores a volver a darle vueltas a las piezas. Si queréis retaros a vosotros mismos, el juego nos propone reiniciar el mazo de cartas sin modificar su orden y colocar todas las cajas fuera del palé. De esta manera podremos volver a jugar el mismo escenario pero, probablemente, con mejores ideas de desarrollo. Una tontería así puede llevarte a jugar tres partidas seguidas, os lo podemos asegurar.

De forma alternativa, y como contábamos al principio, también tenemos la posibilidad de jugar a su modo puzzle. En este caso, decapitando el azar que genera el mazo barajado, el juego nos propone ordenar el mazo con el valor de sus cartas e intentar llegar a la solución perfecta, que otorga 25 puntos.


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

Aunque la superficie sobre la que jugaremos sea un simple palé, todas las piezas deberían estar ordenadas para saber cuales nos restan en la reserva y poder darle las vueltas suficientes al puzzle que nos propone TEAM UP!


¿QUÉ NOS PARECE?

TEAM UP! es un puzzle que puede disfrutarse con otros compañeros si queremos compartir esta experiencia quemaneuronas de cuidada producción.

Si buscáis una experiencia más cercana a un juego puede que os llevéis una sorpresa, porque TEAM UP! es una experiencia fría y calculadora, que nos propone un reto que podremos encarar de dos formas, con sus dos modos distintos. A diferencia de otros juegos, en TEAM UP! la mejor solución es una y solo una, y eso es lo que deberemos intentar conseguir, ya sea solo o acompañado.

Si bien la variante con el mazo barajado hace que cada partida sea distinta y el problema al que nos enfrentemos vaya cambiando por momentos, no deja de ser un reto que no tiene demasiadas vías para ser resuelto. Por si esto fuera poco, el juego nos permite rebobinar la partida, dándole la vuelta al mazo agotado, para replantear lo que has jugado y volver a empezar con nuevas ideas que nos permitan mejorar la puntuación.

Como puzzle, encontramos pocas pegas a TEAM UP!. El resto no es sencillo y sueles quedarte con ganas de reiniciar la partida, siempre que disfrutes de este tipo de juegos. Aunque su propuesta es cooperativa, a poco que queramos ser finos con la colocación de piezas, el juego se disfruta por completo en solitario o con pocos jugadores adicionales, haciendo que la discusión se reduzca y el dinamismo aumente.

Por otra parte, si nos centramos en su reto más controlable, usando el mazo de forma ordenada, el juego no es sencillo de resolver. Tiene suficientes cartas y pasos a seguir como para que debamos echarle varias partidas antes de conseguir esa máxima puntuación.

Está claro que elegir la madera como material principal encarece el juego, pero es que Helvetiq siempre hace las cosas con mimo y el juego luce mejor así que con unas piezas plásticas. Por todo ello, y por el juego con las tres dimensiones del mismo puzzle, el producto tiene un precio más elevado que otros juegos de acertijos con losetas, como Brains (aquí su reseña), alternativas mucho más económicas que TEAM UP!

En definitiva, TEAM UP! es un puzzle con ganas de ser un juego. Se trata de un proyecto que será más disfrutado por los amantes de los rompecabezas, que aquí tienen tres dimensiones. Como cooperativo, la experiencia es disfrutable, pero más complicada si cabe. Todo ello viene producido en madera, algo que luce bien, aunque encarezca el producto. La rejugabilidad viene dada por esa variante de juego en el que las cartas vienen barajadas, haciendo que cada partida sea distinta a la anterior. Un producto diferente que debemos conocer para saber si puede encajarnos en la ludoteca.


PUNTOS POSITIVOS

  • Una producción en madera: otorgándose una gran presencia en mesa y al tacto. No concebimos este juego de otro material, por lo que tampoco consideramos que sea sobreproducción, sino el mejor modo de crear este puzzle tridimensional.
  • Un puzzle cambiante: que mediante la caja neutral y el orden de las cartas, hacen que cada partida sea distinta y un reto nuevo al que enfrentarte. Además, no solo te enfrentas una vez, sino que podrás probar de mejorar tu puntuación con tan solo girar la pila de cartas usadas. ¡Inténtalo de nuevo!
  • Reto alternativo más controlable: con el mazo ordenado, TEAM UP! se convierte en un puzzle más sesudo y neuronal.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Más puzzle que juego: dado que encontramos una única solución posible para cada situación, puede que no sintamos estar tomando demasiadas decisiones. Es más frío que otros juegos y la cooperación a veces puede acomplejar la toma de decisiones.
  • Mejor solitario que muy acompañado: por la dificultad de elegir la mejor decisión posible, si jugamos en compañía, es probable que tengamos ideas diferentes y los resultados finales sean peores o más frustrantes.

Este juego ha sido cedido por Helvetiq para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: