Impresiones de Green Box of Games

En nuestra visita a Essen SPIEL ’17 nos topamos con Jørgen Brunborg-Næss, diseñador, ilustrador y editor de un curioso proyecto que nos llamó la atención desde el primer momento. Se trataba de Green Box of Games, una caja verde que anuncia en su portada ser un sistema de juego con 16 juegos incluidos.

La verdad es que los sistemas de juego siempre nos han parecido interesantes. Tanto que, aun reacio a los print and play, uno de mis pocos pedidos a ArtsCow fue para obtener uno de los sistemas de juego más populares en formato de cartas, el llamado Decktet. Bajo una licencia de Creative Commons, se trata de un mazo de cartas que puede imprimirse libremente y que ha generado una wiki alrededor, en la que se van añadiendo nuevos juegos, ya sean de su autor o de la comunidad.

Detalle de mi primer Print&Play de The Decktet de PD Magnus y su juego Magnate.

Con Green Box of Games tenemos algo similar, pero sustancialmente más libre. A diferencia del proyecto anterior, en Green Box of Games no tenemos solamente cartas, sino que encontramos una variedad mayor de componentes, con la libertad creativa que esto genera.

Dada la envergadura del proyecto, hemos decidido contaros qué nos ofrece este proyecto nacido del mecenazgo y que nos parece como herramienta lúdica tanto para jugadores como para diseñadores, especialmente aquellos que siempre tienen una idea en la cabeza y quieren plasmarla sobre la mesa.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

El contenido de la caja verde es el siguiente:

  • 54 cartas con un sistema de variación de colores, números y símbolos.
  • 36 losetas a doble cara, también basadas en símbolos.
  • 80 cubos de madera de agradable tamaño, divididos en cuatro colores.
  • Dos dados de seis caras, en blanco y negro.
  • Un reglamento con dieciséis juegos, en ingles, alemán y francés.

Echamos de menos un reglamento en español, pero en estos proyectos es complicado traducir lo que la comunidad vaya generando. En la web de Green Box of Games tenemos más reglas, todas ellas en el idioma de Shakespeare.


Para empezar, debemos hablar de la producción de este juego. Se trata de un título autoeditado, con lo que eso conlleva en la mayoría de ocasiones. En cuanto a calidades, nos encontramos con unas losetas bien impresas y de un grosor y rigidez poco criticable, junto con unos cubos de un tamaño superior a los que incluyen otros juegos, haciendo que puedan ser usados como marcadores, o colocarlos sobre cartas y losetas con facilidad.

Las cartas, por desgracia, se llevan la peor parte. Aunque su flexibilidad es notable, su tamaño no es agradable para juegos que se basen exclusivamente en ellas y su gramaje podría ser superior para asegurar su durabilidad.

Dejando de lado los materiales, si nos centramos en las reglas incluidas dentro de la caja, encontramos 16 juegos de lo más variados. Debemos saber que cinco de ellos son juegos clásicos como Backgammon o el Mentiroso, pero los once restantes son juegos originales, con mayor o menos influencia de otros juegos. El propio diseñador escribe unas líneas afirmando que, en algunos de los juegos, se aprecian elementos de grandes títulos como Diamante o Carcassonne, por nombrar algunos, y que es innegable que un sistema de este tipo nos permite adaptar algunas mecánicas conocidas y añadir elementos nuevos y frescos a lo ya creado con anterioridad. El repertorio de juegos incluye desde un complejo solitario, a juegos de corte más filler, todo ello catalogado por duración, número de jugadores y complejidad, además de ordenados por su nivel de estrategia. ¡Nada mal!

Si bien es cierto que los juegos incluidos en las reglas son suficientes para justificar la adquisición y probar qué ofrece un solo conjunto de componentes y como se desarrolla como sistema, lo bonito de este proyecto es su comunidad y la actividad que se genere en ella. Un sistema de juegos muere si nadie lo usa, y de eso tiene que encargarse Jørgen. Por el momento, podemos decir que el autor ha lanzado el primer concurso de diseños para su sistema en la conocida plataforma de la BGG. Como podéis ver, dieciséis nuevos diseños han sido lanzados por diez diseñadores distintos, cosa que expande aun más el sistema y reafirma que es funcional y útil. Pese al concurso, lejos queda de la propuesta de Wibbell++ del simpático Bez, el cual se propuso lanzar un juego al año para ser jugado con su baraja y mantiene su promesa. No debemos olvidar que Behrooz es un diseñador colaborador de gran cantidad de proyectos, por lo que se antoja más prolífico que el autor del proyecto que hoy nos ocupa, el cual se basó más en cubrir las necesidades de los jugones con intención de diseñar.

Las cartas, aún con un reducido tamaño, cuentan con un sistema numérico, simbólico y de colores, por lo que puede dividirse en tres mazos idénticos ya sea por color o símbolo.

Se agradece que, al final del reglamento, encontremos un glosario con una descripción del sistema de categorías de cartas, su uso de colores y los distintos símbolos. Lo mismo para las losetas reversibles y sus posibles utilidades. Queda claro que el sistema quiere ser atractivo para los diseñadores que andan probando cosas nuevas, y el autor nos lo quiere poner fácil. Cabe destacar el sistema de iconos que, dentro de lo abstracto que pueda parecer, usan unas formas que pueden usarse, según su autor, con diferentes significados. Se han buscado unos elementos polisémicos que pueden representar elementos comunes en los juegos de mesa, como un arma, un escudo, un recurso, etc.


En resumidas cuentas, es un proyecto que nos ha gustado y que tiene una utilidad muy concreta y diferencial. No solo encontramos unas ideas y reglas dentro de la caja, sino que desde su portada ya se nos recuerda su función creativa para aquellos que quieran diseñar alguna idea y plasmarla en un sistema. Si algo echamos en falta es que este proyecto no haya sido impulsado por una editorial que le hubiera asegurado una visibilidad de la que, actualmente, no goza Green Box of Games. Pese a esto, vemos a un editor comprometido y una wiki que nos permite estar en contacto con una comunidad que, sin ser abrumadoramente extensa, sí es activa. La distribución del juego, tras su Kickstarter, se reduce a la web del proyecto, en la que se incluye el envío a cualquier parte del mundo.


PUNTOS POSITIVOS

  • Un sistema con suficientes grados de libertad: basándose no solo en cartas, sino con losetas y cubos de madera para aumentar las posibilidades a la hora de crear un juego.
  • Componentes de notable calidad: a excepción de las cartas. Se percibe una buena calidad en sus losetas y unos cubos de tamaño generoso, pero sus cartas no son las más impresionantes.
  • Una comunidad que sigue viva: gracias al entusiasmo del editor y sus concursos. Esperamos que esto se mantenga, dado que es el elemento que le da valor al producto.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Sin soporte en nuestro idioma: con un reglamento en inglés, francés y alemán. Pese a la independencia de los componentes, sería de agradecer que sus reglas se tradujeran a nuestro idioma.
  • Un precio elevado para sus componentes: que fue mucho más bajo durante el mecenazgo. Si bien puede salir barato para aquellos que pretendan usarlo como herramienta creativa, o se pueda justificar con las decenas de juegos disponibles, basándonos en los componentes no es un juego barato.

Este juego ha sido cedido por Jørgen Brunborg-Næss para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: