UK Games Expo 2018 – Diario del día 2

Hoy sin retrasos acudimos a la feria. Es el día con mayor afluencia y queremos seguir hablando con quien nos permita hacerlo para poder conocer nuevos juegos que estén por llegar. Incluso, a través de Facebook hemos podido quedar con dos españoles que trabajan cerca de aquí y se han acercado a la feria, cosa que nos ha encantado.

HOLY GRAIL GAMES

Teníamos muchas ganas de conocer a Owen y Georgina y que nos presentaran algunos proyectos de la editorial de los conejos.

En Dominations se nos presenta otro juego de civilizaciones. Me parece que es la tercera vez que nos paramos a pensar que este tipo de juegos se está popularizando, junto a los de turnos en tiempo simultáneo. Este juego es más ambicioso que el anterior, Museum, en todos sus aspectos: desde la complejidad del mismo, que se mueve en el euro medio con alguna capa adicional para que los jugadores expriman sus neuronas, a la cantidad de componentes, que le otorgan, al menos sobre el prototipo, una  gran variedad de estrategias que nos abrirán caminos a la victoria.

Por último, pese a que Museum no ha pisado las tiendas, era mostrado en otro stand y podía ser probado por los visitantes. Aunque el primer juego de Olivier y Eric nos parece una mezcla de set collection y drafteo de cartas que no arriesga demasiado pero funciona, parece que los autores tienen unos planes más grandilocuentes para su siguiente proyecto, que pronto saldrá en campaña de mecenazgo. Museum es un juego que funcionó, creo que con ayuda del cuidado apartado artístico que Vincent Dutrait ha dibujado para el mismo, y con una gran retahíla de expansiones que amplían la experiencia con más y más cartas.

WIZKIDS

Entre las mesas llenas de gente, pudimos encontrar unos minutos para que Zev nos pudiera contar un par de novedades y su funcionamiento. Os adelantamos de que Endless Pass lo veremos mañana, con Núria Casellas en persona, diseñadora del juego con ambientación nórdica.

Primero pudimos ver SEAL Team Flix, un juego que nos recuerda directamente a los dungeon crawlers o juegos de mazmorreo. En este caso el tema se avanza en el tiempo y tomamos el rol de un equipo de intervención táctica actual, con sus armas de fuego de última generación y todo tipo de equipo bélico. El juego, a través de una serie de escenarios, nos propone un juego cooperativo, en el que la mayoría de acciones se resuelven con dados, como en el resto de juegos de esta categoría, pero que mezcla algunos elementos de flicking, especialmente en tableros accesorios al central, como con los disparos del fusil francotirador. Sin duda, un juego vistoso que se aleja de la edad media o el espacio para hacernos explorar otro tipo de terrenos y localizaciones más actuales y que aporta algunos elementos diferenciales, que puede ser jugado en una hora por escenario, aproximadamente.

Luego pasamos a algo más desenfadado llamado Kung Fu Zoo. Como su nombre indica, los animales se pelean por las noches en amistosos pero estimulantes combates de Kung Fu.

Con unas mecánicas centrales de flicking, usando el propio inserto de la caja y el borde de la misma  como lugar inicial de los lanzamientos, se trata de un juego claramente familiar. Un filler simpático que nos ofrece, y damos fe de ello con nuestra partida de prueba, situaciones totalmente inesperadas. Las partidas se contienen en unos quince minutos, finalizándose cuando los animales queden bloqueados, mostrando una cara concreta del dado, o cuando todos los jugadores menos uno hayan quedado encerrados dentro de las jaulas del lugar. No esperéis un control absoluto, pero la técnica de lanzamiento puede dominarse ligeramente y disfrutarse de movimientos bastante impresionantes. Además, el juego contiene dos modalidades de juego, siendo la segunda una especie de royal rumble el que iremos adquiriendo puntos hasta ganar los suficientes para coronarnos ganadores.

OSPREY GAMES

En Osprey seguía Martin Wallace hablando de su nuevo juego de miniaturas. Siempre encontrábamos a alguien esperando por intercambiar unas palabras con el diseñador, especialmente por el estilo de juego que está preparando. Hay que decir que, aunque Osprey no se centra en miniaturas, ya sabe algo del tema con el Frostgrave y ahora en Wildlands encontramos un modelaje más que notable.

Pero nosotros íbamos a conocer cositas de la expansión del juego de Peer Sylvester, The Lost Expedition (aquí su reseña), que ya cuenta con el sello de aprobación de The Dice Tower, que tanto peso tiene últimamente…

Afortunadamente, aunque la expansión se presentará en septiembre, Pete Ward nos ofreció enseñarnos un prototipo del cual solo hemos podido sacar cuatro fotos, contadas por el trabajador de la editorial y de material muy concreto. Aun así, es suficiente para que os contemos de que tratan los cuatro módulos de juego que pueden ser añadidos por separado o en conjunto:

Uno de los módulos incluye cartas alternativas de nuestra ruta hacia El Dorado. En este caso, por poneros un ejemplo, al pisar este tramo se nos permitirá revelar el resto de cartas que conforman nuestro recorrido por la jungla, aunque hay otras, como el campamento, que nos otorgan comida. ¡Os adelantamos que no todas son beneficiosas!

Este otro módulo contiene nuevas cartas de evento en las que encontraremos al mismísimo Francisco de Orellana, en una versión decrépita y más muerta que viva. Las ilustraciones mantienen su detalle y carácter, característico Garen Ewing.

Por si lo anterior no os motivara, también encontramos un módulo que añade, junto a unas cartas de eventos que activan esta acción, la posibilidad de transformarnos en una bestia pantera. Aunque la fuerza de esta criatura, que reemplazará a nuestro explorador, es sobrehumana, no todo son beneficios…

Por último, el juego incluirá algunos compañeros de aventura que, en lugar de reemplazar a los tres exploradores necesarios, se añaden de forma adicional. Aunque también encontramos un aborigen y una musculada mujer, solo nos han dejado mostraros una carta y nos hemos decantado por Rinty, el perro que nos ayuda a que nuestra fila de eventos sea más corta, con menos problemas a resolver. ¡Dadle un hueso antes de dormir!

HABA

No podíamos dejar de visitar a la editorial infantil de las cajas amarillas, especialmente cuando nos cruzamos con Claudio Yoldi, con el que habíamos coincidido hace un año, en la edición anterior. El amable jugón nos prestó parte de su tiempo para contarnos el Picassimo, un juego en el que los participantes dibujarán lo que las cartas dicten, aunque como añadido respecto a la multitud de juegos con esta mecánica tan clásica, el resultado de nuestro dibujo será descompuesto en seis pequeñas losetas, confundiendo inicialmente al que vea el resultado de nuestra creación artística.

Aunque había una mesa para probar Iquazú, hay evidencias claras de que ambos juegos de rinocerontes son las estrellas, viendo pilas de ellos que van disminuyendo mientras la gente pasa por caja. ¡Es un juegazo que puede que eclipse a otros proyectos de la editorial!

Nos gustó conocer que tanto Claudio Yoldi como su hijo Adam son ahora los Embajadores de HABA en el Reino Unido, encargados de dar a conocer los juegos de la editorial alemana y sus múltiples usos en algunos entornos como las escuelas. Una tarea difícil en un país como este, pero que están tomándose con especial seriedad y un ímpetu envidiable. Fue un placer poder coincidir con él y poder rememorar tiempos lejanos, contándonos como fundaron Ludivers, en Girona, junto a Marta Combis, un festival muy apreciado en nuestro país que ya lleva cinco ediciones de lo más interesantes. Por si la charla distendida fuera poco, consiguió que Christian Vollmer, director de exportaciones de HABA nos invitara a la fábrica de la editorial, un lugar que, según comentan, es un ejemplo a seguir en cuanto a sostenibilidad en la producción de juegos de mesa.

DEVIR

Con más calma en esta ocasión, regresamos al stand de la editorial española para probar Gretchinz! y hablar de futuros lanzamientos preparados para este año.

Gretchinz! fue una experiencia loca y caótica. No podemos sacar muchas conclusiones en una partida, y menos en una feria, pero se intuye su escaso control sobre las acciones, que además se basan en dados y un mazo de cartas del que poco sabremos hasta que sean reveladas. Por otra parte, tanto el nombre de Roberto Fraga como la licencia de Warhammer 40.000 hace que el proyecto se esté vendiendo fácilmente, según pudimos ver durante nuestra visita.

Silk es una licencia que editará Devir de cara a DAU y el Spiel 2018. Un proyecto que no solo es de autor español, sino de autor novel, Luis Ranedo, que mostró su juego a la editorial en un Protos y Tipos. Una apuesta fresca y que agradecemos, arriesgándose pero invirtiendo en nuevas mentes creadoras de juego. Se trata de un juego basado en losetas en el que iremos colocando nuestras ovejas orugas para poder obtener la mejor seda que nos podamos imaginar. Las acciones que llevaremos a cabo vendrán dictadas por los resultados de los dados, a través de las cuales construiremos granjas y algunas zanjas que nos protejan del Okami, un temible lobo con apetencia por las orugas. Intenta controlar al monstruo usando tus perros de pasto para que no sean tus insectos los que sean devorados y modifica tus dados invirtiendo tus puntos de victoria si quieres ganar. ¡Interesante proyecto que muestra mucha interacción para tratarse de un eurogame!

PD: siento una tercera foto, pero los ojos del Okami nos hicieron calzar el macro a la cámara para mostraros su diseño. ¡Cuida a tus orugas!

Su otro proyecto es Papua, un juego de Diego Ibañez, autor de Holmes: Sherlock & Mycroft de la misma editorial e ilustrado por el impecable Pedro Soto. En este caso encontramos otro juego de corte euro que mezcla mecánicas conocidas como las mayorías, un sistema de pujas y una puntuación basada en la colección de sets. Con una producción tremendamente cuidada, con material personalizado y colorida impresión, se trata de un juego clásico que puede cuajar en una feria tan tradicional como Essen.

GREATER THAN GAMES

Acudimos a la cita con Maggie, que nos contó un poco acerca de la editorial americana y su recorrido hasta el momento. ¿Conocéis Spirit Island? Pues deberíais.

No en vano, Spirit Island se trata de un juego que ha escalado en pocos meses hasta el puesto 45 de la BGG, un lugar reservado para los juegos más impactantes del panorama. Se trata de un juego cooperativo, aunque puede ser jugado en solitario, en el que debemos intentar defender una isla, que será construida de forma modular logrando variedad entre partidas, de unos espíritus malignos que intentarán acabar con todo lo que encuentren. No podemos negar que el juego se apoya en un diseño de tablero muy atractivo y unos componentes plásticos que ayudan a la inmersión, pero también encierra algunas mecánicas que lo han llevado a ser nominado a Juego más Innovador del 2017 en BGG.

Por otra parte, pudimos ver y probar Lazer Ryderz, un juego que desprende nostalgia por todos los costados. Dentro de una caja que nos recuerda a un box set de cuatro VHS, encontramos los cuatro posibles personajes que podremos interpretar durante la partida. El juego nos propone deslizarnos sobre un haz láser, similar a las clásicas carreras en TRON, buscando llegar a unas localizaciones concretas sobre la mesa. Una de las curiosidades del juego es que tiene varios elementos manuales, como colocar nuestros puntos de salida con los ojos cerrados o lanzar las fichas de Prisma, lugares donde deberemos conducir a nuestros personajes a toda velocidad, acomodándose forzosamente sobre la superficie de juego que elijamos.

Se trata de un juego familiar con varios elementos curiosos, como tener que colocar nuestras fichas sin poder calcular a pie de mesa como quedará la dirección de nuestro haz de luz, por lo que debemos intentar intuir la trayectoria. La producción también es original, mostrando un brillo que nos recordará a las cartas más buscadas de cualquier colección de cromos o la banda sonora que han ideado para el juego. ¿No os hace sentir un poco McFly? Es otro juego que tenemos en la maleta para probar pronto y hablaros de él, no podíamos dejarlo escapar tras las risas de la demostración.

¡Mira como brilla!

Los personajes, con referencias a los ochenta, cuentan con un marcador que indica nuestra velocidad de movimiento y una habilidad única.

BLACKROCK GAMES

Aunque Blackrock solo tenía una pequeña mesa en una de las esquinas del Hall 1 de la UK Games Expo, Hervé nos quiso mostrar varias de sus novedades, algunas recién salidas de fábrica, y avanzarnos que para Essen serán más de diez los títulos que serán lanzados por este conjunto editorial.

Con un diseño muy cubista y pixel art, CuBirds nos recuerda a What’s Up! (aquí su reseña) por sus ilustraciones y disposición sobre la mesa, pero en mecánicas poco tienen que ver. Se trata de un set collection en el que los combos serán el pan de cada día, teniendo que recolectar varios pájaros idénticos para poder conservarlos en nuestro jardín e intentar colocar algunas cartas sobre la mesa de modo que podamos quedarnos los animales entre dos pájaros del mismo tipo. Rápido pero con decisiones que tomar, basadas en una mano de ocho cartas por jugador, por lo que habrá que darle una vuelta a nuestro turno.

Jurassic Snack es un juego de Bruno Cathala de corte infantil, pero que puede atraernos a los más creciditos. Bajo una producción simpática con mucho plástico, se trata de un juego exclusivo para dos jugadores en el que tendremos que ir desplazando nuestros dinosaurios para ir obteniendo losetas de hierba, que esconden habilidades que se activarán en el momento de ser comidas. ¡Cuidado con los T-Rex, pues asustarán a nuestros prehistóricos peones de juego! Un proyecto con bastante azar, dada la aleatoriedad en la colocación de losetas, que va más encarado al público infantil, pero que puede ser disfrutado por los padres de estos niños o, como vimos en la propia feria, una entrañable pareja jugona de más de sesenta años. ¡Todo vale!

¡RAAAAWR!

Huns es el proyecto que más nos atraía de Blackrock, editado por La Boîte de Jeu, que puede presumir de haber vendido más de cinco mil unidades en tan solo dos semanas… ¡buenas cifras! En este caso, se trata de un juego el que, aunque nuestro objetivo final serán los puntos de victoria, podremos desarrollarnos adquiriendo cartas, que cambiarán de funciones según su color. Mientras que, por ejemplo, las cartas azules nos otorgan beneficios pasivos a lo largo de la partida, las negras son maldiciones que podremos lanzar a nuestros rivales. La mecánica de los dados, que indicarán cuantos recursos o cartas obtendremos del color especificado, no es individual, sino que se tratará de un lanzamiento común que hará que todos los jugadores deban elegir qué dado obtener, por lo que la principal fuente de azar serán las cartas.  Es uno de estos juegos con los que nos quedamos con ganas de jugar, especialmente porque parece transmitir más con una partida que con una explicación, que basándose en varias mecánicas distintas propone un juego con una interacción suficiente y una producción que juega muy bien con los colores. Nos aseguran que este juego pisará nuestro país, cosa que deseamos que sea pronto, pero todavía no pueden saber con qué editorial. ¡Firmad pronto!

Por último, recién sacado del horno, encontramos a Banquet Royal, una reimplementación del sobreproducido Pirates! del mismo autor. En este juego, también de corte infantil, aunque con la inclusión de un modo avanzado para que su rango de edad se ensanche, se usan elementos de memorización con un núcleo central basado en la colocación de fichas, que en esta ocasión son de cartón en lugar de madera, para formar patrones que coincidan con las cartas de objetivos que iremos obteniendo. Simpático y más barato que el juego del 2011, seguro que lo veremos en más de una casa con potenciales proyectos de jugones.

Y con esto cerramos el día de hoy, en el que el cansancio se empieza a notar y, aunque queríamos salir una hora antes del recinto, hemos acabado alargando nuestra visita hasta que nos han echado por megafonía por cumplirse su hora de cierre.

Mañana, por suerte, siendo un día menos abrumador en cuanto a visitantes, podemos acabar de probar los juegos con la calma que se merece. Tenemos alguna cita cerrada para probar algunos juegos, incluso alguna petición personal, por lo que no dejéis de leernos en esta recta final.

Ahora vamos a dormir para poder madrugar, desayunar y tomar fuerzas para probar Shikoku, uno de los proyectos de GDM que Pak nos ha invitado a probar. ¡Menudas ganas!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: