Reseña de Fantasma Blitz ¡Menudo susto!

En esta ocasión os traigo la primera reseña multilenguaje. Esto mismo que os voy a redactar en esta entrada, podrá ser leído en catalán si así lo preferís.

26244094281_ff37e58ea7_z

Hoy vengo con un juego familiar, publicado por Devir, llamado Fantasma Blitz ¡Menudo susto!. Se trata del cuarto juego de la colección de Fantasma Blitz de Jacques Zeimet, ilustrado por Gabriela Silveira. Es un juego de 2 a 8 jugadores, a partir de 8 añitos. Se puede jugar en unos 15 minutos, dependiendo de la velocidad de los participantes.


¿DE QUÉ VA?

De nuevo nos encontramos con Balduino, el fantasma más famoso de los juegos de mesa. Como siempre, ha usado su cámara mágica que a veces cambia de color los objetos que fotografía. Además, en esta ocasión ha encontrado un sombrero mágico, capaz de contener cualquiera de los otros objetos.

Así pues, nos encontramos ante un juego de reflejos y habilidad, en el que la velocidad lo es todo, siempre y cuando no nos equivoquemos, sobre todo a expensas de ese nuevo objeto turco.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

La preciosa caja de latón con forma de fantasma, con su rojo fez, contiene lo siguiente:

  • Un sombrero rojo, representado por un cubilete.
  • 4 objetos de madera: el fantasma blanco, la botella verde, el barril azul y el ratón gris.
  • 60 cartas.

26037542480_ed0048b12b_z

Para completar los componentes, nos encontramos con un manual multi-lenguaje. De este modo, y gracias a la independencia idiomática de los componentes , podremos leer su reglamento en otros idiomas, incluido el catalán.

26310393095_4defe805ab_b

Reglas sencillas y en varios idiomas.


¿CÓMO SE JUEGA?

El juego tiene una secuencia de juego muy sencilla que no pretende abrumar a nadie:

  • Una carta será revelada y todos deberemos buscar la solución para esta.
  • El ganador se quedará con la carta mostrada a modo de trofeo.
  • Cualquiera que haya errado al coger o decir un objeto debe pagar una carta que haya ganado en rondas anteriores al ganador como penalización.

Así, el juego se conforma por una secuencia de cartas reveladas, segundos de tensión y desenlace. Como podéis ver, no habrá descanso durante el trascurso, por lo que la tensión será mantenida en esos 15 minutos de partida, sin margen para que los participantes se distraigan.

Pero…¿qué debemos coger? Pues ahí está la gracia del juego. A muchos os sonará, de otras entregas de Fantasma Blitz, una mecánica común a todos ellos: debemos coger aquello que aparezca en la carta que coincida en color y forma o, en su defecto, lo que no aparezca ni en color ni en forma. Esta premisa se mantiene en esta entrega, con el añadido del fez rojo que viste nuestro querido fantasma.

Pero mejor mostrarlo con unos ejemplos, ¿verdad?

25705367904_44fc642ea2_z

Aquí tenemos el ejemplo más sencillo de todos: si hay un objeto de los cinco, con su color correspondiente deberemos cogerlo, a excepción del fez que ya comentaremos al final.

De este modo, vemos que en la carta hay un ratón que coincide en color con su figura sobre la mesa. No lo pienses más, ¡cógelo!

26217874142_7f0f5d6f71_z

En este caso, no hay ningún objeto representado que coincida en color y forma.

Hay una botella, pero no es verde. Hay un barril, pero no es azul. Hay algo gris, pero no es el ratón. Hay algo rojo, pero no es el fez. ¿Qué nos falta? Efectivamente, ¡el FANTASMA BLANCO! Como veis, no hay ni un fantasma ni nada blanco dibujado en la carta.

Pero ¿cómo funciona el fez? Este sombrero rojo ha venido a este juego para molestar. Es el encargado de jugarte malas pasadas y hacer que, aunque sepas qué tienes que hacer, te equivoques por no estar atento. En definitiva, es el elemento que añade originalidad a esta entrega.

25705303544_5febfce71b_z

Siguiendo las reglas que hemos tenido en cuenta más arriba, en esta carta ni hay nada gris ni está nuestro ratón dibujado, ¿verdad? Pues vayamos a por él… Al estar bajo el fez, en lugar de cogerlo, debemos coger en silencio el sombrero y revelar el ratón al resto de jugadores. Hemos ganado, pero, al hacerlo, debemos colocar el fez sobre un objeto distinto al que acabamos de revelar, para darle un poco de variedad al asunto.

Ahora ya viene el caso que todos estamos esperando…

26217694762_a14d122dae_z

En esta carta tenemos de todo excepto el color rojo y el sombrero. Si no os dijera nada, apuesto a que muchos iríais corriendo a coger el fez a la velocidad de la luz… ¡y perderíais la ronda!

En este caso, y como ya sabemos que si cogemos el fez es para poder enseñar el objeto que oculta, lo que debemos hacer es nombrar lo que hay en su interior: la botella.

Sí, es lioso. Es tan divertidamente confuso que os hará sonreír cada vez que os equivoquéis.

Así, iremos jugando hasta consumir el mazo de cartas. Tras esto, pasaremos a contar cuántas cartas ha ganado cada participante. Quien tenga un número mayor será el ganador. Recordemos que, si nos equivocamos en alguna ronda, deberemos cederle al ganador de la misma una de nuestras cartas conseguidas en rondas anteriores. ¡Cuidado con no pensar nuestros actos!


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

No es un juego que necesite mucho espacio. Una mesa pequeña donde los jugadores puedan sentarse equidistantes a los objetos de madera será suficiente para ponernos manos a la obra.

Los objetos pueden distribuirse por la mesa de modo que, a mayor espacio, mayor distancia entre ellos. De este modo, todos los jugadores tendrán unos objetos más cercanos que otros.

26218340552_c39019c55e_z

Si caben estos componentes en la mesa, ya podemos jugar.

Cabe destacar que si estamos codo con codo habrá algún que otro rifirrafe a la hora de coger los objetos, pero las partidas más reñidas siempre son divertidas.


¿QUÉ ME PARECE?

El juego nos ofrece unas reglas sencillas para que podamos ponernos a jugar en menos de diez minutos. Dicho sea de paso, el añadido del sombrero dará lugar a más de una duda. Obviamente, la confusión que genera la mecánica del sombrero es intencionada, y creo que es la guinda de esta entrega, razón por la que la recomiendo por encima de las anteriores.

Se trata de un juego de habilidad, de ser rápido. Como en otros del estilo (Jungle Speed, Gobbit), no solo debemos ser rápidos, sino que antes debemos asociar qué es lo que la carta nos está pidiendo. Me refiero a que a veces es más importante saber inhibir esas ganas irracionales de coger cualquier objeto, porque los errores se pagan caros.

25707947553_a9d240860f_z

El fez: el objeto que no siempre deberemos coger.

Una de las cosas más positivas de este juego es que en el reglamento lo recomiendan a partir de 8 años. Sí, creo que un niño de 8 o 10 años puede jugar a este juego y divertirse más que nadie, pero la afirmación tiene trampa. Es un juego que disfrutará todo tipo de público, siempre que la mezcla de edades no sea muy determinante. Y es que si invito a mis primas a echar una partida, prefiero verlas jugar, tomándose su tiempo tras levantar una carta, que ponerme a jugar con ellas y ganar de forma apabullante, ¿me entendéis? No todas las edades, ni públicos, jugarán a un mismo ritmo. Es por eso que, aunque sirve para un gran abanico de edades, no sería mi primera elección para jugar en la sobremesa de una comida familiar, donde un juego que no se base en reflejos y velocidad puede hacer disfrutar a tu abuela, así como a la más pequeña de la familia.

26284643496_f518338ba6_z

El ratón, mi objeto preferido por su mezcla de materiales y atractivo acabado.

Sí, el juego tiene una curva de aprendizaje, pero esta se limita a entender bien la mecánica del fez e interiorizar la asociación forma-color de cada objeto. Superada esta corta fase de aprendizaje, empezaremos a notar que habrá gente buena y gente que, como yo, no es tan rápido como debería. De este modo, y dependiendo en gran manera del grupo de jugones con el que quedemos, habrá fans y detractores de este juego, como pasa en otros de ser rápido. Sobra decir que esto no solo nos sirve para Fantasma Blitz, sino para todo juego dentro de esta categoría de «juegos rápidos y de habilidad».

26244383451_31580bb439_z

Balduino, el protagonista del juego.

Si nos metemos dentro de la categoría propiamente dicha, creo que Fantasma Blitz ¡Menudo susto! puede tener cabida en muchas estanterías. Creo que, al lado de Jungle Speed, la mecánica de un sombrero que va cambiando de sitio durante la partida y que es la excepción a tener que coger lo que la carta diga, dan un soplo de aire fresco al juego.

Hay muchos juegos de encontrar diferencias o ver un patrón de una forma rápida, y este también entra en ese conjunto. A diferencia del primer Fantasma, en éste, la vuelta de tuerca que comento arriba creo que le da el punto diferencial frente a otros juegos y que hace que, pese a tener otros juegos parecidos en la ludoteca, pueda convivir felizmente y tener muchas oportunidades de salir a mesa.


PUNTOS POSITIVOS

  • Juego rápido: realmente se puede jugar en 15 minutos una vez se supera la dificultad de ver el objetivo de las cartas y aprender las formas y colores que lo conforman.
  • Componentes atractivos: es un juego con una presentación impecable. Viene en una lata metálica y cuenta con figuras de madera con un acabado sobresaliente. Todo ello está muy por encima de lo que podemos encontrarnos en juegos del mismo rango de precios.
  • Ejercita tu velocidad de asociación: debemos ser rápidos para ver la solución. Además, no solo debemos saber qué hay o falta en la carta, sino qué acción requiere el objeto en cuestión. De este modo no solo debemos clavar nuestras zarpas en el objeto, sino que hemos de usar el lóbulo frontal para inhibir las ganas de coger el fez cada vez que la carta lo indique.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Muy dependiente de tu habilidad: hay gente con un don que será imbatible en el juego, os guste o no. Aunque podemos mejorar tras varias partidas, es un juego de habilidad, estáis avisados.
  • Poca variabilidad: como toda la colección de Fantasma Blitz, el juego se basa en la mecánica de «coge lo que salga o lo que falte, ¡rápido!». No aporta grandes malabarismos en las reglas, así que puede que si ya tenéis varios juegos de la colección no os ofrezca gran novedad. Vale la pena añadir que, en mi opinión, la serie ha sabido renovarse y, si tuviera que quedarme con un Fantasma Blitz, éste sería de los más recomendables.

Este juego ha sido cedido por Devir Iberia para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. 13 febrero, 2018

    […] que debemos hacer es meramente visual. Aquí no hay un fez como en Fantasma Blitz ¡Menudo susto! (aquí su reseña) que nos obligue a usar nuestro lóbulo frontal, aquí es todo […]

  2. 19 febrero, 2018

    […] Sí, es el mismo problema que podemos encontrar en cualquier juego de agilidad al uso como Fantasma Blitz o Hexx & Hopp, pero puede que los números sean menos atractivos para algunos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: