Essen SPIEL ’17 – Diario del día 3

Seguimos con falta de horas de sueño pero con exceso de ganas de feria y paseos. Hoy venía el día duro. Hoy hemos podido comprobar la importancia de organizarse bien dentro de la feria según el día. Habiendo cubierto el Hall 7 y 3, hoy estábamos algo más tranquilos, escapando de la marabunta de visitantes que hoy rozaba lo agobiante.

37964440842_11e118bc13_z

Esto es solo la cola de la puerta sur, y aun faltaba más de media hora para la apertura. ¡No somos pocos los que disfrutamos con los juegos!

Al entrar no tardamos ni dos segundos en plantarnos frente al stand de Fog of Love. Puede que sea el que más hemos visitado estos días, puesto que los ejemplares parecían llegar con retraso. Por miedo a perdernos la oportunidad de adquirir una copia, hemos ido día tras día a primera hora y hoy se nos informó de lo que nos temíamos: el juego no va a llegar para Essen. Aun así y con cierta tristeza, pudimos disfrutar de un buen rato con Jacob, su diseñador, y ver como se llevaban a cabo varios turnos. Nos encanta la propuesta, desde su tema hasta su mecánica. Sin duda, el juego es originalidad en su máxima exponencia. Con la excusa de tomar el rol de una pareja que inicia una relación, se esconde y subyace un juego de deducción y caracterización. De forma aleatoria conformaremos la personalidad, el trabajo y otras características de nuestro personaje. A raíz de esto, empezaremos a establecer una relación que puede desembocar en una amistad duradera, una relación de amor verdadero o algo menos espiritual… ¿quién sabe? Como bello detalle, las parejas no tienen porque formarse entre dos personas del sexo opuesto, sino que podremos conformarlas a nuestro libre albedrío.

¡Nos encanta la pasta! Aunque no sea muy fan del marisco, Frutti di Mare de Blackbox Adventures es un proyecto que nos ha parecido atractivo. Bajo una temática de productos de mar sobre un gran plato de pasta, se esconde un juego de confrontación de peso medio, a mucho tirar, pero con una variedad suficiente de unidades para poder generar estrategias muy variadas. Acompañando a la temática, el juego incluye una carta de menú en la que aparecen las 12 unidades que podemos ir comprando a medida que avance la partida. Con la excusa de no conocer todas las unidades, haremos uso de esa carta que nos recordará a los momentos previos de pedir la cena en cualquier trattoria. En cuanto a las mecánicas, las unidades presentan un sistema sencillo de atributos basado en movimiento, fuerza y defensa. No cuentan con vida, sino que serán destruidas con un simple éxito del atacante. Por otra parte, sí incluye un sistema de críticos que activarán unas habilidades concretas, dando variedad a los distintos animalitos.

No podíamos irnos sin saludar a Pak en GDM. ¿Que cómo le iba la feria? Pues quedando solo un par de docenas de unidades de Ticket to Mars denotan que las cosas funcionan como deberían, y nos alegramos de sobremanera. Metal Mania también está vendiéndose a un ritmo contundente, llegando a vender algunas manos metaleras que los asistentes lograban llevarse a casa. Estaremos atentos a las futuras expansiones del mismo, con black metal y otros estilos musicales dentro del metal. Parece que le augura un buen futuro a este juego, y nos alegramos. Sobra decir que, antes de marchar del lugar nos compramos Pocket Ops. Nadie debería dejar de probar un tres en raya como éste, especialmente con un tamaño tan diminuto y con la rejugabilidad que ofrece. Si seguís leyendo veréis que no es el único juego de colocar tres fichas en fila, aunque su aproximación y mecanismo difiera tanto.

Por fin pudimos ver a Jon de Burning Games tras entretenernos demasiado en la UK Games Expo. Tras contarnos la desafortunada campaña de mecenazgo que no salió adelante y la genial idea para producir un juego tan interesante bajo el sello editorial, pudimos probar unos turnos de Ether Wars. Sin duda es el juego perfecto para aquellos que adoran recolectar materias en Stone Age pero notan que se les queda corto. ¿Qué nos ofrece? La épica batalla entre distintas facciones para convertirse en los guardianes eternos del éter, materia que da nombre al juego. Adoramos el diseño artístico con esas zonas coloridas, pero nos quedamos con los dados como nuestro componente favorito. Pronto podremos probar a fondo este interesante proyecto que nos otorga mayor complejidad y una interacción marcada para que nadie pueda desconectarse de la partida ni olvidar que todos estamos en peligro.

El proyecto que menos esperaba que fuera a llamarme la atención es Cover Me. Cuando hablamos con Tom acerca de este juego de Jumping Turtle Games, nos comentó que no éramos los únicos que de entrada se sorprendían por su temática. En el juego tomaremos el control de los editores de revistas de moda y elegiremos las mejores modelos para nuestras portadas. Bajo esta idea, se nos presenta un juego moderadamente abstracto en el que se observa una base de juego de gestión de valor de bienes. Los bienes, en este caso, serán las características que estarán de moda en la estación del año actual. ¿Se lleva el pelo corto o largo? ¿Pelirroja o rubia? Entre todos podremos modificar lo que los lectores opinan. Por suerte, si alguien consigue ir en contra de los cánones estipulados también puede intentar colocar en sus portadas al estereotipo contrario, ganándose el favor del sector más independiente de la moda.

The Sanctuary es un juego con un par de ideas interesantes a destacar. Bajo una mecánica de worker placement, el objetivo es construir una reserva para los animales que están en peligro de extinción. Los animales que debemos salvar son especies que realmente peligran en nuestro planeta. Lo más interesante, siendo ésta una de las cosas que diferencian éste del resto de colocación de trabajadores es una línea de visión en las cartas de acciones. Por esta razón, algunos rivales deberán colocarse en acciones que no les interesan en su totalidad, pero así bloquearán a otros. Atractivo pero con un diseño que no me acaba de convencer y aportando pocas novedades.

Medusa Games, editorial de Richard Denning, organizador de la UK Games Expo, presentaba Sagas and Treasures, una expansión para Nine Worlds. Aunque aun no hemos podido hablar en detenimiento del juego en el blog, hemos tenido la suerte de poder traducir el reglamento y probarlo en nuestra mesa, y os aseguramos de que se trata de un juego sin azar que promete estrategia a raudales. Un juego de asignación de puntos de acción con una temática acerca de la mitología nórdica y puntuación en forma de control de área. Con la expansión se añaden dos módulos que incluyen objetos mágicos y una serie de objetivos ocultos que otorgan nuevas fuentes de puntos de victoria. En el stand no solo había mesas de demostración sino que contábamos con la presencia del ilustrador del juego, cuyo arte es claramente singular y atractivo, bajo mi punto de vista. Aunque no es Nine Worlds, os podemos adelantar que uno de sus juegos va a pisar nuestro país gracias a la distribución de una editorial española.

Era imposible pasar por CGE y no echar otra partida al That’s a Question del amigo Vlaada. Un party que no va a faltar en nuestra estantería en cuanto alguien se decida a traducirlo. ¿Juegazo revelador? Puede que no, pero funciona bien y propone decisiones dicotómicas que pueden generar risas y dudas para el preguntado.

A medio día habíamos quedado con Kuba de NSKN para poder hablar acerca del nuevo proyecto de la editorial, Dragonsgate, diseñado por Thomas Vande Ginste y Wolf Plancke, diseñadores del remarcable Yedo. Podemos definir el juego como euro medio con ganas de convertirse en durillo por su variedad de posibilidades durante la partida. Un juego de gestión de dados que funciona y sabe estabilizar las acciones. Temáticamente nos llama la atención lo mucho que se acerca al mundo de Harry Potter sin pisarlo. Una escuela de magia y otras artes, dividida en casas que compiten entre ellas… A todos los que les guste ponerle la cara del chico con gafas y una cicatriz en la frente, seguro que lo disfrutarán aun más.

No queremos opinar más de algo que no conocemos, pero os avanzamos que tenemos su tremenda caja y su tablero de seis alas listo para ser jugado a la vuelta. Sin duda, NSKN está haciendo las cosas muy bien. Desde el ya lejano Mistfall de Błażej Kubacki, que no entendemos como no ha subido al Top 1000 de la BGG, todos los juegos de la editorial se envuelven de una producción excelente y un apartado artístico cuidado, a nivel de grandes editoriales internacionales. Sin duda, creemos que su relevancia en el mundo lúdico seguirá en alza, incluida su ahijada Strawberry Studios en el que publican microjuegos y otros proyectos de corte filler.

26218731179_aed1c1237b_z

Brain Games, los chicos que tuvieron la genial idea de ICE COOL, presentaban un juego que merecía ser probado, Doodle Rush. En esta ocasión su propuesta es un party game de palabras y de una duración muy específica: seis minutos. Pese a su dependencia de idioma, hemos podido jugar con otros compañeros en inglés y ver que la fórmula funciona. El juego se basa en unas pizarras en las que debemos dibujar lo que nos muestran las cartas y luego descifrar lo que los otros han dibujado. El problema es el tiempo, como en esta vida. Con solo un minuto de tiempo para seis dibujos, las cosas se ponen feas. Tras dibujarlo, empieza, sin pausa alguna, una ronda de intentar adivinar los dibujos. En esta fase no habrá turnos, sino que de forma simultánea, todos los participantes harán sus deducciones y los artistas de las obras dirán si lo han adivinado. Este proceso se repetirá en tres ocasiones, pero seguimos sin pausas. Cada vez que el reloj se agote debemos girarlo de nuevo hasta que se lleven a cabo las rondas descritas. Seis minutos de locura creativa e imaginativa. Sencillo pero tremendamente adictivo. Sin poder hablar de la rejugabilidad que puede generar el hecho de incluir tres palabras en una misma carta, con la probabilidad de aprendernos algunas de las cartas tras decenas de partidas, sí que se agradece que cada carta tenga dos caras, con palabras más o menos sencillas, haciendo el juego apto para niños de 10 años o para reuniones familiares de gente más añosa que puede dejar volar la imaginación para intentar dibujar un suspiro o la envidia. ¿No os pica la curiosidad? Por si esto fuera poco, Līga nos adelanto que, sin poder entrar en detalles, ICE COOL 2 ya está siendo engendrado. Un juego independiente pero con ganas de ser combinado con su antecesor, pudiendo así permitir que jueguen 8 pingüinos. No conocemos muchos más detalles, pero sabemos que habrá mecánicas nuevas y la probabilidad de conformar un recorrido más tortuoso. ¡Menudas ganas!

Tras adivinar palabras y darnos cuenta de que somos peores dibujantes que Klemens Franz, nos dirigimos al stand de Kickstarter para recoger una copia de Beast of Balance. ¿No conocéis el juego? Pues es otro juego de apilar componentes con una producción cuidada y una aplicación indispensable para poder ser jugada. Nos gusta el arte del mismo, nos encantan las especies que pueden salir tras los cruces entre animales, y nos alegramos enormemente de poder ver el juego en Europa, así como poder contar con una aplicación ya traducida al español. Ha sido el juego de esta noche y, tras ver un tutorial algo incompleto en la aplicación, seguimos con ganas de montar torres de animales y vigilar que estos no se extingan de nuestro mundo. Beast of Balance no es tan infantil como puede parecer por su colorido aspecto, ya que las torres se desmoronan con facilidad si no piensas cuidadosamente cada movimiento. El sistema de puntuación, aunque no es la experiencia central del juego, sí es importante para los más jugones y no es sencillo de ver como a cada turno que pasa, la aplicación calcula nuestros puntos. Solamente echamos de menos un reglamento físico en el que sostenernos si queremos revisar qué hace cada uno de los componentes que la base reconoce por tecnología NFC. Por suerte, la aplicación puede actualizarse e incluir un reglamento propiamente dicho que, por el momento, no contiene, más allá de poder repetir el tutorial. No nos malinterpretéis, pero es uno de esos juegos que nos gustan tanto que quisiéramos poder hacerlo aun mejor.

37285279834_e7dccfd1d6_z

Antes de acabar la sudorosa jornada, nos dirigimos a Mind Fitness Games, la editorial rumana que presentaba dos nuevos proyectos. Empezamos describiendo a Cuckooo! un juego de cartas con mecanismos de colección de sets y gestión de mano para poder vencer a las urracas. Os contaremos más detalles cuando lo probemos para poder reseñarlo, pero nuestra atención se centró en Hacktrick, el juego con el que he estado casi una hora jugando en la feria. El juego es exclusivo para dos jugadores y se presenta como un tres en raya hipervitaminado, con información oculta y dotes de deducción. Por suerte o por desgracia, en el stand programé una cita con József, el diseñador de ambos juegos. Tras una explicación detallada me di cuenta de que Hacktrick era un juego sencillo en cuanto a reglas, pero con un componente de deducción imprescindible. Con la sinceridad por delante, pese a que no soy el más rápido comprendiendo las consecuencias y repercusiones que pueden tener las distintas acciones, el juego te deja apreciar que, sin necesitar más de dos acciones y tres especiales, se pueden generar un juego muy sólido. En este juego todo se basa en deducir la mano de nuestro rival, basándonos especialmente en las cartas reveladas sobre la mesa y las acciones de espionaje que nos permiten saber la suma de todas las cartas de su mano. Aunque en la caja ponga que la partida puede durar 15 minutos, os recomiendo que no corráis en el turno o menospreciaréis la importancia de controlar todas las posibilidades que puede esconder nuestro rival en la mano. Sin dudarlo demasiado, podría decir que es uno de los descubrimientos más inesperados y que, pese a sus dos columnas de reglas, me va a costar acabar de coordinar el tempo y la estrategia que propone. El diseñador, como buen padre, me enseñó a jugar con su hijo, pero os aseguro que quedé muy lejos de poder vencerle y satisfacerle con mi forma de jugar, cosa que me da que pensar que el juego esconde una profundidad que aun no he aclarado pero que aclararé pronto.

Y, en resumen, este fue nuestro tercer día en la feria. Ha sido el día más agobiante y claustrofóbico, por lo que recomendamos saber en qué zonas pasear y que zonas evitar, siempre que podamos estar por la feria el resto de días. En nuestro caso hemos podido disfrutar de varias mesas de juego pese a las miles de personas que asistieron hoy. Aun así, no hemos dudado en salir una hora antes y guardar las pocas fuerzas que nos quedan para mañana recorrer los pasillos que nos faltan por explorar sin la exagerada compañía de hoy. ¡Prometemos más impresiones mañana, no lo dudéis!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Pepitogrillo dice:

    Vaya puta mierda de juegos que probáis…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: